La portada de mañana
Acceder
La derrota en el Eurogrupo anticipa problemas para lograr un fondo anticrisis ambicioso
El Gobierno redobla la presión sobre Juan Carlos I para salvar la imagen de Felipe VI
OPINIÓN - Nadia Calviño y la cuota masculina, por Ana Requena

Solo un 10% de los residentes extranjeros podrá ejercer el derecho a voto en las municipales

Cabinas de votación en un colegio electoral

Importantes comunidades de inmigrantes siguen teniendo en España vetado el derecho al voto en elecciones municipales. Se trata de comunidades tan numerosas como la marroquí o la china, con casi un millón de habitantes censados en nuestro país. La Constitución española permite en comicios locales el voto de extranjeros europeos y de aquellos nacionales de otros países cuyos estados hayan firmado con España un acuerdo de reciprocidad. Es decir, los ciudadanos españoles también puedan ejercer el voto en aquellos países si cumplen con lo establecido en el convenio.

El Gobierno retrasa la campaña para el voto inmigrante

El Gobierno retrasa la campaña para el voto inmigrante

Sin embargo, esos acuerdos internacionales son limitados y en algunos casos se hacen imposibles, según las reglas del juego planteadas por la legislación española. Los vecinos provenientes de aquellos países que no han firmado un acuerdo con España poco pueden hacer para participar en política. Tienen acuerdo con España Bolivia, Cabo Verde, Chile, Colombia, Corea del Sur, Ecuador, Islandia, Noruega, Nueva Zelanda, Paraguay, Perú y Trinidad y Tobago.

El caso de Marruecos es uno de los más significados por el tamaño de la población originaria de este país y que reside en España. Son 770.735 personas residentes, la comunidad más grande entre los países no europeos y la segunda después de Rumanía, según datos de la Observatorio Permanente de Integración (OPI). Los marroquíes censados en ayuntamientos españoles no podrán votar porque su gobierno ha denegado a los españoles que residen en el reino alauí participar en sus procesos electorales.

España exige reciprocidad a los estados con los que firma convenios para permitir el voto de ciudadanos de terceros países Como en el caso de Marruecos no la hay, el Gobierno les ha cerrado la puerta a la participación política que sí tienen europeos (más de 2,5 millones) o ciudadanos de países como Bolivia, Ecuador, Noruega o Islandia.

La colonia china también tiene vetada la integración por la vía de la participación política. Al no haber en el país asiático procesos electorales equiparables a la democracia española, la reciprocidad se hace imposible y España les deniega el derecho al sufragio en las elecciones municipales.

En España residen según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) 4.538.503 extranjeros a uno de julio de 2014, un 6,67% menos que en la misma fecha del año anterior. Una cifra que el Observatorio Permanente de la Inmigración (OPI) eleva hasta las 4.925.089 personas, con fecha 31 de diciembre del pasado año.

En total 464.074 inmigrantes podrán ejercer el derecho a sufragio activo en las próximas elecciones. Son aproximadamente un 10% de los inmigrantes que residen en España. Para poder ejercer el voto, los ciudadanos extranjeros han tenido que solicitarlo a través de un proceso no exento de trabas.

David Moya, profesor agregado de Derecho Constitucional en la Universitat de Barcelona y especializado en Derechos de los Extranjeros, cree que el sistema "hace aguas en varios puntos, y uno es la necesidad de registrarse para poder votar".

Las asociaciones de inmigrantes reclaman que los plazos son cortos y en épocas en las que se dispone de menos días hábiles. La fecha límite para solicitar el voto para estos comicios municipales finalizó el pasado 31 de diciembre de 2014. Además, el Gobierno retrasó la campaña de publicidad institucional hasta mediados de mes, cuando el plazo había dado comienzo el uno de diciembre.

Etiquetas
Publicado el
3 de mayo de 2015 - 19:10 h

Descubre nuestras apps

stats