eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Susana Díaz advierte de que las urnas determinarán la investidura tras su tercera derrota en el Pleno

Los cuatro grupos de la oposición niegan por tercera vez la investidura de Susana Díaz, sin que se haya fijado fecha para el siguiente Pleno.

La candidata socialista dice a los suyos que "si hay que ir a unas nuevas elecciones, se irá".

22 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El Parlamento andaluz rechaza por tercera vez la investidura de Susana Díaz

Susana Díaz, durante el Pleno del Parlamento.

Tres llamamientos al voto y tres derrotas. Susana Díaz tampoco logró en el pleno de esta mañana la mayoría del Parlamento andaluz para ser reelegida presidenta de la Junta. Será pues la primera candidatura a la Presidencia que se someta a una cuarta votación en la historia de la autonomía. Aún sin fecha para el próximo pleno, Díaz reunió a su grupo parlamentario para infundirles ánimos a la vez que les vaticinaba que saldrán reforzados en las próximas elecciones municipales. Las urnas dictarán sentencia, a juicio de Díaz. "Los andaluces valorarán muy pronto quiénes hemos sido responsables y quienes han elegido el no", dijo la presidenta en funciones. Susana Díaz además planteó ya como opción probable una segunda convocatoria electoral autonómica: "Si hay que ir a elecciones, iremos".

Una vez confirmado el voto del no de los grupos de la oposición, queda en manos del presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán, la siguiente convocatoria. De momento no hay fecha, todo apunta que será después de las municipales una vez aclarado el mapa de las mayorías en ayuntamientos y diputaciones. En el PSOE mantienen que la próxima semana retomarán los contactos para desencallar la situación, mientras que el resto de los grupos coinciden en demandar más tiempos y una nueva actitud ante el diálogo.

El Estatuto de Autonomía da un plazo de dos meses desde la primera votación de la Cámara para la elección de presidente de la Junta. En caso de no lograrlo, habría que convocar nuevas elecciones a celebrar en septiembre, ya que la ley electoral andaluza establece que no puede haber convocatorias entre el 1 de julio y el 31 de agosto.

El planteamiento de unas nuevas elecciones se ha valorado como poco probable hasta ahora por todos los partidos, aunque tampoco se ha descartado como un escenario posible. Susana Díaz lo ha vuelto a rescatar en la reunión con su grupo parlamentario previa a la tercera votación. Allí les dijo que "Andalucía no será cromo de cambio" en los pactos previstos tras las elecciones autonómicas y municipales dentro de dos domingos. "El PP-A no se ha recuperado del resultado del 22 de marzo; Podemos está mirando de reojo a Ciudadanos y viceversa, e Izquierda Unida no se sabe ni a dónde mira", dijo la presidenta convencida de que ha demostrado "suficiente generosidad" en el proceso negociador de estas semanas. Todo bajo la presión del auto judicial que ha puesto en duda el proceso de adjudicación de la mina de Aznalcóllar.

Del surrealismo al esperpento

Si lo que ocurre en el parlamento es "surrealista" para Susana Díaz, para Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente del PP-A, es "esperpéntico". Moreno Bonilla reclamó a Susana Díaz que interprete los resultados de las elecciones autonómicas, "Baje del pedestal y demuestre que no pertenece a la vieja política". El presidente del PP-A opta por que no haya nuevas convocatorias de pleno hasta que no esté asegurada la investidura y dijo no temer a una nueva convocatoria de las urnas.

La misma opinión comparte Teresa Rodríguez, que espera no haya nuevas votaciones en el Parlamento hasta que se cierre el acuerdo. Desde Podemos achacaron al PSOE "no haber ejercitado lo suficiente el músculo del diálogo". Rodríguez definió la postura de Podemos como "flexible y exigente" y dijo no tener miedo a una nueva convocatoria electoral, aunque no lo valore como el mejor de los escenarios. "Susana Díaz está echando cuentas otra vez, poniendo en marcha su máquina demoscópica y demostrando quién de verdad tiene intereses electoralistas en el debate de investidura", dijo.

Juan Marín, de Ciudadanos, reiteró que seguirán votando no hasta la firma del pacto anticorrupción por parte del PSOE. "Andalucía necesita un gobierno en el que se pueda confiar", dijo a la salida del Pleno. Marín denunció además el mensaje que transmite el PSOE andaluz culpando a Ciudadanos y Podemos de estar bloqueando la investidura. "Nosotros no nos ponemos de perfil y nunca nos hemos levantado de una mesa de negociaciones", dijo.

EL coordinador andaluz de Izquierda Unida, Antonio Maíllo, salió del Pleno demandando a Susana Díaz que "abandone la arrogancia para cumplir con el mandato de los andaluces, que es hacer del diálogo algo viable". Maíllo se mostró convencido de que en las próximas semanas se producirá la abastención del PP para que se produzca la investidura, por lo que descartó que se lleguen a convocar nuevas elecciones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha