eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

El 22% de las muertes en prisión es por sobredosis y el 11% por suicidio

"Yo se lo entregué a ellos para que pagara sus errores y ha salido en una caja de madera", lamenta la madre de un joven de 25 años que falleció recientemente en una cárcel sevillana.

APDHA aboga por que los presos drogodependientes no cumplan las penas en prisión sino en centros adecuados de rehabilitación.

- PUBLICIDAD -
La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) se ha concentrado esta mañana a las puertas de los Juzgados de Prado de San Sebastián de Sevilla para denunciar las numerosas muertes que tienen lugar dentro de las cárceles andaluzas

Familiares y miembros de la APDHA se han concentrado a las puertas de los juzgados de Sevilla para denunciar las numerosas muertes que tienen lugar dentro de las cárceles andaluzas

José Manuel Jurado García tenía 25 años cuando ingresó el pasado mes de noviembre, por primera y última vez, en la prisión de Sevilla I. Había robado cuatro móviles, dice su madre. Tenía un cuadro médico de trastorno de personalidad por abuso de sustancias psicoactivas. Al entrar en la cárcel, fue incluido en el protocolo de prevención de suicidios. Al morir, tres meses después, no estaba en dicho protocolo ni en el programa de metadona ni recibía tratamiento alguno por su drogodependencia.

Su madre, que hoy se ha concentrado en los juzgados de Sevilla junto a otros familiares y víctimas al hilo de la convocatoria de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), desconoce las causas exactas de su muerte. Pero exige una explicación de por qué su hijo podría ser uno más a engrosar en la estadística de Instituciones Penitenciarias que pone de manifiesto que las muertes por sobredosis suponen el 22,3% del total de fallecidos en las cárceles españolas y que las muertes por suicidio se elevan al 11,3% de los casos. Hoy declaraban varios testigos en el juicio por la muerte del joven. "Yo se lo entregué a ellos para que pagara sus errores y ha saldio en una caja de madera", lamenta su madre.

Durante la concentración se han denunciado las numerosas muertes que tienen lugar dentro de las cárceles andaluzas y se han exigido responsabilidades al organismo dependiente del Ministerio del Interior, responsable de velar por la seguridad de los presos. La coordinadora general de APDHA, Maribel Mora, ha señalado que "es una realidad bastante común" y ha denunciado que "los tratamientos a drogodependientes son prácticamente inexistentes", un "sinsentido absoluto" que "la sociedad no puede permitir". De los diferentes tipos de tratamientos existentes para la rehabilitación de la drogodependencia, en el interior de las prisiones casi solo se desarrolla "el de dispensación de metadona, que no deja de ser una droga, y el resto de tratamientos de deshabituación son prácticamente anecdóticos", señalan desde APDHA.

Situación "extrema y dramática" en las prisiones

"En las cárceles haya más droga que en la calle", por lo que ha abogado por que los presos drogodependientes "no cumplan las penas en prisión sino en centros adecuados de rehabilitación", si bien ha lamentado que la crisis y los recortes ha provocado que la situación en las cárceles sea "extrema y dramática". APDHA denuncia que casos como el del joven José Manuel ocurren con abrumadora frecuencia en las prisiones del país cada año. Actualmente, hay 68.890 internos en las cárceles españolas, lo que supone 54.905 presos drogodependientes; y en Andalucía esa cifra se sitúa en 12.586, de un total de 15.792 presos. Según datos de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias aportados por APDHA, cada año mueren unos 200 internos en las cárceles españolas. Aproximadamente, 80% de los presos son drogodependientes. Durante la concentración se ha leído un manifiesto contra este tipo de situaciones:

Según APDHA, la coordinación existente entre los servicios médicos de las prisiones con los servicios de salud del Servicio Andaluz de Salud es muy escasa desde que se suspendió el convenio de coordinación en esta materia por parte del Ministerio del Interior el pasado año. Los especialistas han dejado de acudir a las prisiones y los recortes están provocando que Interior ponga 'cupos' para la prescripción de fármacos que le resultan caros y los enfermos estén en lista de espera para ser tratados según la disponibilidad presupuestaria. Se están eliminando, además, las guardias de 24 horas del servicio médico y desde el 1 de enero algunas prisiones prescinden de los facultativos por las tardes.

El Defensor también alerta de las muertes por sobredosis

El Informe Anual 2012 del Defensor del Pueblo Andaluz ofrece estadísticas similares a las aportadas hoy por APDHA. Destaca el dato de que más de la cuarta parte de los fallecimientos en prisiones durante el año 2011 se debieron al consumo de drogas. Tanto en el año 2010 como en el 2011, el número de muertes por sobredosis ha ascendido a 39 casos. Resulta llamativo, según dicho informe, que en 22 de los fallecimientos debidos a esta causa, los internos no se encontraban incluidos en el programa de mantenimiento con metadona pese a lo cual, en dos tercios de los análisis toxicológicos con los que se ha contado, se detecta la presencia de esta sustancia en el cuerpo del fallecido. También resalta el dato que pone de relieve que de los 39 fallecimientos por sobredosis, 17 estaban incluidos en el programa de mantenimiento con metadona, detectándose en todos los casos en los que ha sido posible acceder al análisis toxicológico la presencia de benzodiacepinas en sus cuerpos, dato que ha de ser matizado por el hecho de que solo se pudo disponer de la mitad de los informes toxicológicos relativos a los fallecimientos habidos en los centros penitenciarios a causa de sobredosis.

El Defensor también alertaba de que, por lo que se refiere a los fallecimientos por suicidio acaecidos durante 2011, se pasó de 23 casos en 2010 a 15 en 2011, lo que representa el tercer año consecutivo de descenso, tanto en número absoluto como en tasa anual. Si bien los fallecimientos accidentales, 2 casos en 2011, han disminuido hasta cifras más próximas a la media de los últimos diez años (2,5 casos), las muertes por agresión se han elevado hasta 4 casos, frente a la media de 2,5 casos habidos en el último decenio.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha