eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Lo que teme Merkel es que Syriza pacte con Bruselas

Hay dos asuntos que empiezan a inquietar bastante más que Grecia: uno es la deflación en Europa, que en buena medida es heredera de la política de austeridad, y el otro es la posibilidad de que Gran Bretaña abandone la UE en un plazo de dos o tres años

22 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Syriza lucha contra la campaña del miedo y recalca que Grecia seguirá en euro

El lider de Syriza, Alexis Tsipras, durante un discurso en Atenas el pasado sábado. / Efe

Un titular del Financial Times de este miércoles resume el nuevo planteamiento que se está abriendo paso en los últimos días: "La eurozona", dice el diario británico, "teme más un acuerdo con Tsipras que una salida de Grecia". Dicho con otras palabras, los poderes fuertes de la Europa del euro, y a la cabeza de ellos, Alemania, temen que la Comisión Europea y una Syriza a la cabeza del Gobierno griego terminen entendiéndose, tras ceder cada uno por su parte. Y que ese acuerdo constituya el principio del fin de la política de austeridad. Porque otros países, empezando por Italia y Francia, tratarían de entrar por esa ranura abierta en el hasta hoy impenetrable muro levantado por Angela Merkel y contra el cual cada día se levantan más voces, no pocas procedentes del propio establishment europeo. No por cierto las de Mariano Rajoy y el Gobierno español.

No son pocos los analistas que empiezan a considerar que un acuerdo no es imposible. Pero lo más relevante es que también este miércoles y en unas declaraciones a Le Monde, el propio comisario de Economía de la UE, el francés Pierre Moscovici, dejaba caer que "aunque la deuda contraída por Grecia debe ser reembolsada, eso puede hacerse a un ritmo o a otro". Es decir que, en su opinión, existe espacio para una negociación. Y esa sugerencia, hecha cuando aún no se han celebrado las elecciones griegas, es poco menos que un desafío a Berlín. Sobre todo tras de que el Gobierno alemán haya venido a decir que una victoria de Syriza supondría la salida de Grecia del euro. Y por si no estaba claro que en los más altos niveles de la UE empieza a haber una disensión de fondo, Moscovici, socialista francés y partidario como François Hollande de un replanteamiento de la política de austeridad, ha añadido: "Las elecciones griegas no van a ser el desencadenante de una crisis". Justo lo contrario de lo que suponen las amenazas de los dirigentes alemanes.

La posibilidad de un entendimiento entre Syriza y Bruselas es nueva. La eventualidad de una renegociación de la deuda griega, no. Es una hipótesis que se viene planteando desde hace meses entre los analistas. Y que seguramente hasta el Gobierno alemán veía como algo que podía ocurrir más tarde o más temprano. Lo que que Angela Merkel y buena parte de los líderes conservadores europeos no están dispuestos a aceptar es que sea un Gobierno de izquierdas y más el de un país al borde del hundimiento el que propicie el giro de la política económica europea. Eso es lo que supondría un acuerdo, por mínimo que fuera, para renegociar la deuda. Por sí mismo y porque detrás de ese paso vendría otro que figura en el lugar más alto del programa de Syriza: el apoyo por parte de Europa a una política de expansión económica. Que es por lo que están clamando François Hollande y el líder italiano, Matteo Renzi.

"Alexis Tsipras está planteando a los líderes europeos un problema político, no uno económico", añade el citado artículo del Financial Times: "¿Pueden llegar a una acuerdo con alguien que ha amenazado con abandonar los compromisos de reforma? ¿Pueden pactar con Syriza sabiendo que eso va a animar a otros partidos radicales como el español Podemos?"

Hace unos meses la respuesta a esas preguntas habría sido un contundente "no". Hoy ya no está claro. Primero, porque el establishment europeo no quiere una nueva crisis financiera. Y como se está viendo por la histérica reacción de los mercados a las amenazas de Berlín, ésta podría venir más por la tozudez de las autoridades europeas que por los actos de un Gobierno griego presidido por Syriza. Segundo, porque los radicales griegos, aunque la mayor parte de la prensa española parece no haberse enterado, está dispuesto a negociar, no quiere romper la baraja. Y tercero, porque otros dos asuntos empiezan a inquietar bastante más que Grecia: uno es la deflación en Europa que en buena medida es heredera de la política de austeridad y que este miércoles, cuando se supo que los precios de la eurozona habían caído un 0,2 % en diciembre, se convirtió ya en oficial. El otro, es la posibilidad, cada vez más sólida, de que Gran Bretaña abandone la UE en un plazo de dos o tres años. Y esa sí que sería una crisis.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha