eldiario.es

Menú

“El uso continuado de internet debilita el pensamiento profundo”

Los expertos alertan sobre el uso continuado por parte de los adolescentes de los dispositivos móviles porque termina conduciendo a la “pereza mental” y “si no hay creatividad, no hay libertad”

- PUBLICIDAD -
Foto: Pixabay

El uso continuado de los dispositivos móviles puede conducir a la pereza mental.

La conectividad no es mala ni las tecnologías. El problema radica en el uso o el abuso que se hace de ellas. Esta es la idea que ha planeado en el curso ‘Educar en los tiempos del Selfie: pautas y consejos para familias con adolescentes conectados’, organizado por los cursos de verano de la Universidad del País Vasco. Teresa Torrecilla Lacave, profesora de la Universidad CEU San Pablo, ha insistido en la importancia de que exista una coherencia y, sobre todo, consciencia por parte de los padres a la hora de imponer normas a sus hijos sobre el uso de dispositivos digitales. “Los padres deben adquirir ‘sabiduría digital’ si no, es difícil que tomen una decisión libre”.

Si los hijos perciben que los móviles o tabletas están siempre presentes o que sus padres priorizan responder un whatsapp a una conversación con ellos, por ejemplo, interpretarán esta actitud como algo habitual. “Los  hijos no solo perciben la dependencia de los padres sino que la ven normal”. Por ello, ha recomendado a los “padres adictos al móvil” que eviten mirarlo delante del hijo.

Para esta experta, en la mayoría de las ocasiones los padres no son conscientes de los riesgos que acarrea el uso continuado de este tipo de dispositivos. “Con el auge de las nuevas tecnologías, el tiempo que los niños dedican a la creatividad es menor”. Su uso reiterado también podría delimitar la memoria del niño y “algo tan básico como la capacidad de abstracción”. De hecho, según la profesora, hay expertos que afirman que el uso continuado de Internet debilita el pensamiento profundo.

“Antes, cuando se hacía un viaje en coche, los niños iban pensando y ponían en funcionamiento sus neuronas. Pero hoy van todo el trayecto con la tablet. Esto afecta al fin último de los padres que es crear un niño consciente, responsable y libre y,  si no hay creatividad,  no hay libertad”.

Así, aunque el uso de las nuevas tecnologías no es perjudicial, el uso continuo de internet puede debilitar funciones cerebrales, como la memoria o la creatividad, importantes para el desarrollo de los niños.

Riesgos y oportunidades

Para la doctora en Comunicación Audiovisual, Estefania Jimenez, “en internet hay muchos riesgos, pero también oportunidades”. Jiménez entiende que los padres deben repensar su estrategia como educadores y asumir que internet no va a desaparecer”.

La experta no cree que los menores estén ofuscados con las nuevas tecnologías. Sin embargo, habla del  “postureo” y de la necesidad de los jóvenes de hacerlo todo público en las redes. “No es operativo prohibir el uso de redes, pero sí el consumo. Hay un desafío ético: debemos tener en cuenta la huella digital que van desarrollando nuestros hijos e hijas, porque esto atañe en su futuro. Más que control, se debe convertir en una oportunidad para dialogar”.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha