eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¿Será también Felipe VI "el mejor embajador de las empresas españolas"?

Como en los viejos tiempos, la opacidad rodea la venta de corbetas a Arabia Saudí que el rey facilitará con su polémico viaje

43 Comentarios

- PUBLICIDAD -
IU exige cancelar la visita del Rey a Arabia Saudí, una "dictadura criminal"

La venta de cinco corbetas y el remate del AVE a La Meca quizás son un negocio demasiado gordo como para dejarlo en manos de un comercial junior, todavía con poca experiencia. Ya sé que el comercial senior, antes de jubilarse, traspasó a su sucesor la cartera de clientes, y que el nuevo viene muy preparado. Pero quienes se dedican a vender saben que el buen comercial se hace pateando la calle, comiendo con clientes y alargando esas sobremesas donde se firman los mejores tratos.

Y ahí es donde era un maestro nuestro anterior representante. Se conocía no solo al jefe sino a toda la familia, y además de viajes de trabajo compartían vacaciones, intercambio de regalos, cacerías y amigos comunes. El grado de intimidad se medía en resultados: cada vez que aparecía por allí, les colocaba alguna infraestructura en el desierto. Las empresas españolas podían presumir de tener el mejor embajador.

Ahora llega el turno de su hijo. Sabemos que se ha pasado años haciendo prácticas al lado de su padre, y confiamos en que algo se le haya pegado. Por si acaso, no lo enviamos solo, sino acompañado a la vieja usanza: una treintena de directivos de grandes empresas, los mismos que siempre iban con su padre: constructoras, petroquímicas, renovables, tratamiento de aguas. Y la pública Navantia, que es la que justifica el viaje.

La venta de las cinco corbetas por 2.000 millones está al parecer casi cerrada, a la espera de la decisiva sobremesa. Digo "al parecer", porque en realidad no sabemos gran cosa del contrato, dado el secretismo que siempre rodea los negocios con la familia saudí: ni ellos son de convocar concurso público con folletos explicativos, ni nuestros gobernantes sueltan nunca prenda de cómo se negocian esos contratos. Y como dan trabajo a los exhaustos astilleros, tampoco por aquí nos preocupamos mucho.

Cinco barcos de guerra que se venden solos, porque el país anda necesitado de flota para reforzar el bloqueo ilegal a Yemen, y además los saudíes ya conocen la calidad del producto español, tras décadas siendo nuestro mejor cliente en armamento y material bélico, que imaginamos también le ha venido muy bien en sus bombardeos sobre la población yemení. Digo "imaginamos", porque cuando algún grupo parlamentario pregunta al Gobierno sobre el uso de armamento español en aquella guerra en Defensa no saben, no contestan.

Está también lo de los Derechos Humanos, sí. Aunque no es un tema que ayude mucho en los negocios, hay quien espera que el nuevo comercial marque perfil propio haciendo una "evocación" de tales derechos en un país que los viola sistemáticamente. Como mucho hará eso, evocar, que tampoco se trata de incomodar al cliente mentando la soga en casa del ahorcado.

En fin, que vaya con cuidado. La intimidad con los saudíes y la continua intermediación en negocios (incluida aquella "amiga especial") dejaron sobre su antecesor una pesada sombra y alimentaron todo tipo de rumores sobre su patrimonio, nunca confirmados, pues si algo han tenido siempre en común ambas familias es la opacidad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha