eldiario.es

9

El PSOE-A protege como aforados a cuatro exconsejeros señalados por Alaya en los ERE

Los 47 votos del Grupo Parlamentario Socialista consiguen que Carmen Martínez Aguayo, Antonio Ávila y Francisco Vallejo entren como miembros de la diputación permanente cuando se disuelva la cámara

Mantendrán así su condición de aforados y no podrán ser llamados a declarar por la jueza, si bien la causa en lo que a ellos respecta ya está camino del TSJA, quien no moverá ficha hasta la constitución del nuevo Parlamento

Fuentes judiciales apuntan que el movimiento estratégico de los socialistas no hubiese sido necesario porque el exconsejero Manuel Recio, que ya es miembro de la diputación permanente y, por tanto, aforado, hubiera "arrastrado" a los otros exconsejeros al estar investigándose "delitos conexos", por lo que, de momento, se les juzgaría igualmente, lejos de Alaya, en el órgano previsto para ello, el TSJA

Un posible adelanto electoral no influirá en la situación judicial de los exconsejeros

El exconsejero de Empleo Manuel Recio seguirá como miembro de la Diputación Permanente

Carmen Martínez Aguayo, Antonio Ávila y Francisco Vallejo no 'mancharán' la campaña electoral del PSOE-A. El Grupo Parlamentario Socialista ha terminado proponiendo, y consiguiendo, que estos tres exconsejeros de la Junta entren a formar parte de la diputación permanente del Parlamento de Andalucía. Ellos tres, y el exconsejero de Empleo Manuel Recio, que ya era vocal suplente, tendrán así la condición de aforados y no podrán ser imputados directamente por la jueza Alaya en el caso de los ERE.

Pero la causa, en lo que a ellos respecta, ya está camino del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Las circunstancias políticas y judiciales se han cruzado prácticamente en el tiempo. El pleno extraordinario que valoraba esta propuesta se ha celebrado este lunes. La exposción razonada fue enviada el viernes por la jueza y aún no ha sido recibida en el TSJA, según indican fuentes del alto tribunal. En cualquier caso, el TSJA no va a mover ficha, ni lo hubiera hecho. Esperará a que se constituya el nuevo Parlamento, momento en el que los exconsejeros (que presumiblemente no formarán parte de las listas socialistas para las elecciones del 22 de marzo) dejarán de ser aforados y podrían ser llamados por Alaya. Eso sí, su nombre, el del PSOE-A y su vinculación con los ERE no aparecerán en la campaña electoral

Será entonces cuando, previa consulta a la Cámara autonómica para confirmar que han dejado su aforamiento, el TSJA devolverá el caso al juzgado instructor. Pero quizás no esté ya como titular la jueza Alaya, que podría haber sido sustituida por otro juez y ella estar ya ocupando su nueva plaza en la Audiencia, a la que podría tener acceso desde marzo aproximadamente. O no. Alaya podría estar disfrutando de una primera comisión de servicio de seis meses para acabar alguna de las macrocausas, entre ellas, claro, la de los ERE. Habría que aclarar que ella no puede pedir la comisión, sino que sería a propuesta, precisamente, del propio TSJA, en concreto de su Sala de Gobierno, con un informe no vinculante, y sobre ella decidiría siempre el CGPJ.

Pero fuentes judiciales aseguran que el movimiento estudiado por los socialistas tiene la laguna de que no hubiera sido realmente necesario. Los hechos que se investigan en el caso de los ERE se refieren a "delitos conexos" que relacionan a unas personas con otras. En este sentido apuntan que Manuel Recio hubiera "arrastrado" a los otros exconsejeros y se les juzgaría igualmente, lejos de Alaya, en el órgano previsto para ello, es decir, el TSJA. Pero eso ya no será posible ya que, de cualquier forma, ya han obtenido condición de aforados en pleno extraordinario de este lunes con 47 votos (los del PSOE-A) cada uno al ser designados miembros de la diputación permanente.

La votación para renovar a los miembros de la diputación permamente se ha realizado, por primera vez, con papeleta en urna, a petición de PP e IU. Solo existía la posibilidad de votar afirmativamente o en blanco. Nunca se había dado el caso, según fuentes parlamentarias.  El resto de nuevos miembros sometidos a votación (Micaela Navarro, Raquel Arenal y María Luisa Bustinduy) por parte del PSOE-A y Rafael Carmona, del PP-A, han contado con el apoyo de los tres grupos parlamentarios.

Antes de la votación se ha producido un rifirrafe entre el presidente del Parlamento, Manuel Gracia, y el portavoz del PP-A, Carlos Rojas, quien pedía la palabra para explicar el posicionamiento de su grupo, ante un asunto que tildado como "auténtica vergüenza". Gracia le ha negado la palabra argumentando que en las votaciones secretas no está permitido, según el Reglamento de la Cámara, que los grupos ofrezcan una explicación de su voto. "Su voluntad va a quedar expresada con su votación", añadía el presidente del Parlamento ante la insistencia de Rojas y también de la secretaria del grupo parlamentario, Macarena O'Neill, quien también pidió sin éxito la palabra.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha