El plan de contingencia hospitalaria de Andalucía pasa por eliminar los descansos del personal sanitario: "Hemos pasado de ser héroes a esclavos"

Los sindicatos defienden que se está produciendo "un atropello" a los derechos del personal sanitario

Los aplausos no curan el agotamiento. Las palmas cesaron y el cansancio se mantiene. Desde la pasada primavera, el personal sanitario viene bregando con las necesidades de la crisis sanitaria de la Covid-19 y, de nuevo, los centros hospitalarios vuelven a estar en el punto de mira por el incremento de las hospitalizaciones.

El plan de contingencia hospitalaria de la Junta de Andalucía "no tiene personal que lo soporte"

El plan de contingencia hospitalaria de la Junta de Andalucía "no tiene personal que lo soporte"

Cuando la pandemia vuelve a recrudecerse –Andalucía ha sumado este miércoles 95 muertes por Covid-19 en 24 horas, la cifra más alta de esta segunda ola, y 2.845 casos positivos–, el Gobierno andaluz ha autorizado una batería de "medidas urgentes de carácter extraordinario" para mitigar la situación "crítica" del sistema sanitario.

Con la orden del pasado 8 de noviembre, la Consejería de Salud y Familias da potestad a las gerencias de los centros sanitarios dependientes del Servicio Andaluz de Salud (SAS) para suspender las vacaciones y permisos, la reducción de jornada y los periodos mínimos de descanso entre las jornadas, entre otros. La clave es que la cobertura del servicio quede "suficientemente garantizada", así que han establecido estas medidas que son aplicables para todo los profesionales adscritos a los centros sanitarios dependientes del SAS.

El cuidado, "excepcional"

Los profesionales no se podrán acoger a una flexibilización o reducción de jornada si el servicio no queda cubierto, con lo que también se dificulta la conciliación familiar y laboral, denuncian los sindicatos. La excedencia para el cuidado de los hijos o familiares sólo se podrán conceder "con carácter excepcional".

Las medidas promueven la movilidad del personal a unidades distintas así como a centros sanitarios fuera de su destino. La movilidad además es funcional, es decir, se le pueden asignar al personal tareas distintas a las correspondientes a su puesto de trabajo, categoría o especialidad, dentro de su grupo de clasificación. Las orden, y con vistas a encarar el déficit de personal sanitario que sufre Andalucía, autoriza la reincorporación de personas jubiladas que hayan prestado servicio para el SAS que sean menores de 70 años.

Un plan "sin personal"

En su comparecencia tras el Consejo de Gobierno, el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha expresado que las medidas son para cimentar el Plan 4500. "En caso de que la pandemia evolucione a más, [hay que] tener no sólo el continente del Plan 4500 sino también el contenido, es decir intentar tener la capacidad de fidelizar al máximo de trabajadores", ha dicho.

Este plan de contingencia fue activado hace dos semanas por la Junta de Andalucía para albergar 4.500 ingresos por Covid-19. Sin embargo, el dispositivo genera "serias dudas" entre los sanitarios debido a la falta de personal y a la sobrecarga del sistema. La Consejería sigue sin aportar datos sobre cuántos profesionales son necesarios para llevar a cabo dicho plan. Aguirre ha admitido que "no sólo es poner un 4500 a nivel de camas sino crear un entorno propicio para que aumente la contratación del sistema sanitario público de Andalucía".

Pese a la suspensión paulatina de todas las intervenciones quirúrgicas no urgentes y la reubicación de los especialistas en plantas hospitalarias dedicadas a la Covid-19, el delegado del Sindicato Médico de Sevilla, José del Valle, no cree que el plan de la Consejería cuente con "el personal sanitario necesario" para soportarlo. Ahora al déficit de personal y al cansancio arrastrado por los profesionales desde la pasada primavera se le une la implantación de unas medidas que "dan ganas de quitarse del medio", como recalca el secretario regional de Sanidad de UGT, Antonio Macías.

"Un ataque directo"

Aguirre, en su comparecencia ha agradecido a los sanitarios su "labor encomiable" y su "esfuerzo extremo". Para ellos fue el "máximo reconocimiento" en su intervención, pero estas loas cuentan con otra respuesta por parte de los sindicatos sanitarios. Se quejan de que llevan ocho meses "dándolo todo" para que ahora reciban un "tratamiento indigno" por parte de la Junta de Andalucía.

"Es una barbaridad. Hemos pasado de los monumentos a esto. De ser héroes a esclavos", dice Macías. Y añade: "La orden se produce por la incapacidad de gestión del Gobierno andaluz ante la pandemia. La tendencia de la curva se veía venir. Es cierto que se ha adelantado un mes, pero no han sabido reaccionar. Ahora quieren solucionarlo con una orden".

Los sindicatos de la Mesa Sectorial de Sanidad, el Sindicato de Enfermería (SATSE), el Sindicato Médico de Andalucía (SMA), la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), Comisiones Obreras (CC.OO.) y la Unión General de Trabajadores (UGT) exigen la derogación de las medidas aprobadas ya que las consideran "un ataque directo" a los derechos los 120.000 profesionales del Sistema Sanitario Público de Andalucía (SSPA). Las organizaciones sindicales se quejan de la falta de consenso en una orden que se ha aplicado "de forma unilateral". 

"Una excusa" para reducir derechos laborales

Para los sindicatos la pandemia es "una excusa" para menoscabar sus derechos laborales. Por ello han convocado movilizaciones todos los martes y jueves en los distintos centros hospitalarios y de atención primaria de toda Andalucía hasta que no se retiren las medidas.

"Se convoca una mesa a posteriori de la publicación de la orden. No ha habido consenso. Esto es pisotear todos los derechos de los profesionales sanitarios de Andalucía", dice Del Valle. Ante las medidas establecidas por la Consejería, el Comité Ejecutivo del SMA hizo público un escrito en el que denunció que el SAS ve a los profesionales "como números". Se sienten "despreciados" por su propia administración. Además, desde el SMA recalcan que están "estresados y exhaustos". Carmen Castilla, secretaria general de UGT Andalucía, ha pedido a la Consejería que dé marcha atrás: "Estamos en una segunda ola y como haya una tercera no sé ni lo que vamos a pedir ya a los profesionales sanitarios, hay 1.188 ya de baja".

Derecho al descanso

Desde CSIF califican la orden de "atropello a los trabajadores de la sanidad pública". "Los profesionales tienen que cuidar de la ciudadanía, pero también tienen derecho a velar por su salud y cuidar de los suyos", ha dicho el presidente de CSIF Sanidad Andalucía, Victorino Girela "Y lo peor es que se nos echa a la gente encima porque se piensa que protestamos por las vacaciones. No va de eso, va de tener derecho al descanso, a la conciliación", ha rematado Macías.

Etiquetas
Publicado el
10 de noviembre de 2020 - 20:15 h

Descubre nuestras apps

stats