Andalucía Blogs y opinión

La portada de mañana
Acceder
El Gobierno afronta el 'segundo asalto' en la batalla por subir el salario mínimo
Mapa del mayor éxodo de la última década: así se mueve la población en pandemia
Opinión - Lo que se vende y se compra con la información manipulada, por Rosa María Artal

Sobre este blog

Desdeelsur es un espacio de expresión de opinión sobre y desde Andalucía. Un depósito de ideas para compartir y de reflexiones en las que participar

Atajos antidemocráticos

Varios migrantes esperan para que se les tome la filiación en el muelle de Arguineguín, Gran Canaria.

1

La “actualidad mediática” nos zarandea e impone sus temas. Ahora toca la pelotera de Madrid por la “armonización fiscal”, toca alivio por el covid contenido y porque hay que echarse a comprar para Navidad. Campana sobre campana porque, al menos, Biden ganó a Trump. Y, sobre todo, Maradona. Los fogonazos ocultan una evidencia que no podemos pasar por alto: la irrupción neofascista no ha sido pandemia pasajera, sino podredumbre del sistema. Y si, en España, el gobierno de coalición PSOE-UP y, en EEUU, los demócratas desaprovechan estos cuatro años, lo pagaremos caro.

El lúcido escritor angloindio Pankaj Mishra se ha atrevido a aguar la fiesta desencadenada por los nombramientos estadounidenses recordando que «Con Biden vuelven al poder quienes allanaron el camino a Trump». Es una frase antipática porque los progresistas del mundo, hasta demócratas de derecha, sienten esperanza ante el perfil profesional y multilateralista de un gabinete que, además, integra a latinos, afroamericanos, muchas mujeres... Pero lo peor de la frase es que es verdad.

Las razones por las que 62 millones de norteamericanos auparon, en 2016, a un Trump que alardeaba de abusón antidemocrático son múltiples y complejas. Pero destaca que los demócratas de Hillary Clinton, herederos de Obama, no eran ejemplo de vivificación democrática. Eran el establishment, la casta alejada del pueblo, que ni cuestiona ni reforma ese capitalismo voraz que se lleva las fábricas a países sin derechos, dejando en el primer mundo legiones de parados. Eran el poder que ante su mayor desafío político, la amenaza terrorista, en vez de juzgar a Bin Laden optó por su ejecución extrajudicial.

Creer en la democracia o socavarla

¿Democracia y derechos humanos o no?, esa es la cuestión. Tras el holocausto nazi el mundo lo tuvo claro. Por eso los juicios de Núremberg, por eso la ONU y los treinta derechos sagrados que consigna la declaración Universal de Derechos Humanos.

Ya sé que una cosa es llegar al gobierno y otra gobernar. Como parir y criar un hijo. Pero hay que tener principios. No de adorno, para aplicarlos. En cambio, hoy se emprender atajos antidemocráticos.

¿Que los jueces -elitistas porque su preparación no la costea cualquiera- son en su mayoría conservadores? Pues el gobierno reforma la ley para que la instrucción la hagan los fiscales que, tengan la ideología que tengan, dependen jerárquicamente del Fiscal General... y del gobierno. ¿Qué será esa ley cuando gobierne la oposición de PP y Vox?

¿Que se difunden noticias falsas? El gobierno publica una orden en el BOE para “monitorizar la desinformación” y dice que su propósito no es censurar, sino evitar injerencias extranjeras. La norma queda, los propósitos vuelan. ¿Y el gobierno que venga?

¿Que por la crisis económica postcovid -y por nuestros expoliadores pactos pesqueros-, los llegados en cayucos a Canarias son, en 2020, 19.000? Pues el gobierno, primero deja malvivir meses, en el muelle de Arguineguín, hasta a 2.600 hacinados y, ahora, que la lluvia lo fuerza, pone carpas para 7.000. O sea, que Barranco Seco será la réplica canaria del inhumano campamento de Moria en la isla griega de Lesbos.  

Sin libertad de información en Canarias

Con una gran diferencia. Que, en Grecia, el 2015-2016 de la llamada "crisis humanitaria de los refugiados" y los años siguientes, los periodistas hemos podido entrar en los campamentos, entrevistar a migrantes e informar a los ciudadanos. Lo digo porque lo he vivido. Con el gobierno progresista de Syriza, con el conservador Nueva Democracia y con el local más a la derecha de Griegos Independientes.

Aquí, en cambio, fotoperiodistas con experiencia en conflictos y guerras, como Gervasio Sánchez y el Pulitzer Javier Bauluz denuncian escandalizados que se impide informar. Algo que se ve en crónicas tan impactantes como la de María Martín sobre el rescate por vecinos de una patera naufragada donde se impide que los supervivientes hablen.

Asociaciones de prensa, sindicatos, colegios y ONG de periodistas deben exigir al gobierno respeto a la libertad de prensa o defenderla en los tribunales.

El alcalde de Sevilla desea la muerte a unos ecologistas

Todo poder tiende a evitar el control, judicial, periodístico, de todo tipo. Pero ramalazos autoritarios como el reciente del alcalde de Sevilla, el socialista Juan Espadas, escandalizan. Nada menos que en un pleno del Ayuntamiento y al ir a hablar la portavoz de los ecologistas Ni un árbol menos, Isabel Camargo, Espadas la llamó “peligro público” y sentenció: “Había que haberlos matado”.

Con el mismo estilo con que, esa semana, el portavoz de Vox Alejandro Hernández mandaba “a tomar por culo” a la presidenta del Parlamento Andaluz y el líder de Vox Ceuta Sergio Redondo decía de los periodistas locales: “son muertos de hambre que no tienen donde caerse muertos” y, una vez en el gobierno, “se les quitarán las subvenciones y todos a la puta calle”.

La disculpa posterior de Espadas indigna ya que, encima, se victimiza y critica “un mundo donde la falta de respeto se ha instalado” como si desear la muerte fuera ejemplo de civismo.

Los gobiernos progresistas deben actuar con compromiso democrático en fondo y forma. Porque cada vez que toman un atajo antidemocrático, los candidatos fascistas se frotan las manos. 

Sobre este blog

Desdeelsur es un espacio de expresión de opinión sobre y desde Andalucía. Un depósito de ideas para compartir y de reflexiones en las que participar

Etiquetas
Publicado el
30 de noviembre de 2020 - 22:45 h

Descubre nuestras apps

stats