La portada de mañana
Acceder
La debacle del 4M hace saltar las alarmas en el PSOE
Las multas por el primer estado de alarma
Opinión – Sánchez, esto sí va de libertad, por Elisa Beni

Rivera apela a la remontada de la derecha recordando Andalucía: "Ni una encuesta daba posibilidades al cambio"

De izquierda a derecha, Marín, Giménez, Rivera, Imbroda y Bal, en Málaga | N.C.

Albert Rivera ha vuelto a insistir en Málaga en su ofrecimiento a Pablo Casado para formar un gobierno de coalición si ambos partidos suman escaños suficientes tras las próximas elecciones generales del 28 de abril: "En este momento lo importante es sumar, tener fuerza para echar a Sánchez y tener un gobierno constitucionalista. Llevo 15 días tendiendo la mano a Casado, se lo he dicho cada día".

Rivera, su arranque de campaña en Pedraza y el holograma, un plan concebido "hace meses" porque le encanta el pueblo

Rivera, su arranque de campaña en Pedraza y el holograma, un plan concebido "hace meses" porque le encanta el pueblo

Las encuestas de momento no avalan esa hipótesis, pero Albert Rivera ha apelado al ejemplo de Andalucía, donde contra pronóstico PP y Ciudadanos se hicieron con el gobierno, con el apoyo de Vox. "Ni una sola encuesta, ni las nuestras, daba posibilidades a ese cambio. Había una sensación de que todo iba a seguir igual", ha recordado en Málaga. "Me preocupa que [Casado] haya tirado la toalla, porque está más pendiente de sus problemas internos que de forzar un cambio de gobierno. Yo sí creo en la victoria. Hasta el último minuto se puede dar la vuelta al partido", ha dicho.

Rivera ha desvelado algunos ejes programáticos, pero ha centrado su discurso en atacar a Pedro Sánchez a cuenta de la supuesta intención de este de indultar a los políticos independentistas en el hipotético caso de que hubiera una sentencia condenatoria. "También nos jugamos si este es el país del privilegio o de la igualdad, porque yo no quiero un presidente que prometa a indultos", ha dicho, antes de asegurar que Sánchez "dijo que va a indultar a los que han dado un golpe de Estado". "¿Por qué a unos señores que han intentado romper mi país les tengo que perdonar que hayan intentado romper mi país?", se ha preguntado Rivera.

"Si nos está viendo el señor Puigdemont, o Torra, recen para que siga Sánchez. Me comprometo a no indultar, si hay sentencia condenatoria", ha dicho Rivera, que también ha anticipado que en el debate televisado del próximo 23 de abril preguntará a Sánchez si "está con el Estado de Derecho o con los que han dado un golpe de Estado".

Impulso de una tarjeta sanitaria única

Entre sus propuestas, el candidato de Ciudadanos ha anunciado que impulsará una tarjeta sanitaria única. "El estado autonómico ha fragmentado derechos, ha puesto trabas y dificultades", ha dicho, aludiendo a las diferencias entre sistemas autonómicos de salud y las supuestas trabas a la atención a personas de otras autonomías. "¿Usted no me puede hacer una receta en otra comunidad autónoma? ¿Usted no me puede atender, que estoy en urgencias? Yo me comprometo a impulsar una tarjeta sanitaria única".

Rivera también ha prometido un plan contra la despoblación de la zonas rurales y una ley "para derogar los obstáculos lingüísticos en toda España" que, según ha indicado, impiden que los funcionarios se desplacen por el Estado para trabajar en igualdad de condiciones. Además, ha avanzado que propondrá un plan educativo, que ha vinculado a la lucha contra el separatismo. "Unos pocos señores mandan sobre todos los españoles. Y Sánchez les dice: "¿Qué necesitáis? ¿Un indulto? ¿Poner los jueces vosotros? ¿Más dinero? Necesitamos un plan para derrotar al nacionalismo, no solo en las urnas, sino ideológicamente", ha dicho.

El candidato de Ciudadanos se ha definido como "el presidente de todas las familias españolas". "En lugar de hablar de los huesos de Franco y del aborto, ¿por qué no hablamos de natalidad?", se ha preguntado.

Imbroda promete ocho centros de bachillerato internacional

Después de arrancar la campaña electoral en forma de holograma proyectado sobre la sede del partido, Albert Rivera ha elegido Málaga y los Baños del Carmen para su primer acto con público. Fue aquí donde Juan Marín arrancó la campaña para las elecciones andaluzas. Se trata de un lugar con encanto, en el limbo administrativo desde hace años, y que Ciudadanos viene eligiendo sistemáticamente para sus actos electorales. El problema si no se alquila el lugar en exclusiva, como esta vez, es que algunos en el restaurante, de viernes, insistan durante todo el mitin en pedir un saludo a Rivera.

Rivera se ha presentado acompañado de Juan Marín, portavoz de Ciudadanos en Andalucía y vicepresidente de la Junta, de Guillermo Díaz (número 1 al Congreso por Málaga), de Javier Imbroda (consejero de Educación y Deporte), Sara Giménez (número 3 por Madrid) y Edmundo Bal (número 4 por Madrid).

A diferencia de los actos electorales de las pasadas autonómicas, en los que Marín se presentaba habitualmente acompañado de una figura nacional (Rivera o Arrimadas), el protagonismo esta vez era solo para el candidato y los teloneros, breves, han dejado todo el campo a Rivera. Guillermo Díaz ha reivindicado la gestación subrogada y Sara Giménez ha contado cómo la fichó Rivera por su "expertise" y porque Ciudadanos, "le pese a quien le pese, es el partido de la igualdad".

Imbroda, consejero de Educación y Deporte, ha avanzado la apertura de ocho centros públicos de bachillerato internacional y ha contado, una vez más, la anécdota de cuando conoció a Rivera en una comida "con sobremesa larga". Una vez más ha dicho que no la cuenta por hacer la pelota y ha relatado que de aquella comida que se alargó salió diciéndole a su amigo Miguel Ángel: "Miguel Ángel, hemos almorzado con el futuro presidente de España".

Etiquetas
Publicado el
12 de abril de 2019 - 20:47 h

Descubre nuestras apps

stats