La Justicia investiga dos nombramientos en tres meses de la misma funcionaria para ser alto cargo de la Agencia Tributaria en Granada

CSIF denuncia que se ha producido "desviación de poder" nombrando a la misma funcionaria en dos puestos distintos en menos de tres meses

El doble nombramiento en menos de tres meses de la misma persona como responsable en la Agencia Tributaria de Andalucía en Granada, dependiente del Gobierno andaluz, ha llegado hasta el juzgado. La Justicia investiga qué motivos hay detrás del hecho de que la misma funcionaria lograse ser jefa de Coordinación Tributaria primero y jefa de Inspección Tributaria después en un periodo tan breve de tiempo y cuando mediaban varias denuncias del sindicato CSIF pidiendo explicaciones sobre la designación en ambos cargos de la misma persona. Según la central sindical, se aprecian indicios de prevaricación y tráfico de influencias.

Según la denuncia presentada por CSIF ante la Fiscalía el pasado mes de diciembre, y a la que ha tenido acceso este medio, los hechos se precipitaron el pasado verano. El 10 de julio se publicó en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) la salida a concurso de la plaza de jefe del Servicio de Coordinación Tributaria. Si bien se trata de un puesto de libre designación, la ley recoge que al mismo pueden concurrir todos los funcionarios de carrera que así lo estimen oportuno ya que se cuenta con quince días para presentar solicitudes. Sin embargo, solo dos días después de que el cargo se publicase en el BOJA, la funcionaria que hasta ese momento estaba ocupando el puesto de la Jefatura de Relaciones con el Contribuyente se despide de sus compañeros comunicándoles que iba a ser nombrada como jefa del Servicio de Coordinación Tributaria.

Tras ese anuncio, CSIF presenta un escrito ante la gerente de la Agencia Tributaria de Granada en Andalucía solicitando información sobre el procedimiento llevado a cabo para el nombramiento de la nueva jefa de Coordinación Tributaria, teniendo en cuenta que el plazo finalizaba el 31 de julio. Sin respuesta y tras las vacaciones de agosto, algunos funcionarios de la Agencia Tributaria descubren que la jefa de Coordinación aparecía ya como tal el día 19 de julio cuando aún quedaban doce días para que expirase el plazo previsto en el BOJA para presentar solicitudes que permitiesen cubrir dicho puesto. Sin embargo, el nombramiento no se hace oficial hasta el 17 de septiembre y, pese a que CSIF presentó un recurso contra el mismo, la gerencia de la Agencia Tributaria lo rechazó alegando que la jefa de Coordinación había sido nombrada ya en julio "provisionalmente".

Dos cargos en tres meses

Cuando apenas habían pasado unas semanas desde el nombramiento oficial de la jefa de Coordinación, un nuevo puesto de libre designación fue publicado en el BOJA a principios de octubre. En este caso, los aspirantes podían optar por ser jefes de Inspección Tributaria. Como en el anterior caso, el plazo para presentar solicitudes expiraba en quince días hábiles tras la publicación en el BOJA, es decir, el 30 de octubre. Esta fecha es clave porque en este caso vuelve a producirse lo sucedido tres meses antes. La misma funcionaria que acababa de acceder al puesto de jefa de Coordinación vuelve a despedirse de sus compañeros anunciando que iba a pasar a ser la jefa de Inspección Tributaria.

CSIF denuncia de nuevo este nombramiento argumentando que se hace antes de que expire el plazo legal establecido para que cualquier aspirante pueda presentar su candidatura. Sin embargo, este hecho no detiene la consolidación del puesto y el 10 de diciembre la misma funcionaria que en julio era jefa de Relaciones con el Contribuyente vuelve a cambiar de puesto y pasa de jefa de Coordinación a jefa de Inspección Tributaria. Tras esta sucesión de nombramientos, la central sindical de CSIF decide presentar una denuncia ante la Fiscalía y mantiene abierto un procedimiento que se encuentra en el Juzgado de lo Contencioso número 1 de Granada contra la designación del puesto de jefa de Coordinación.

Desviación de poder

CSIF denuncia que con lo sucedido en la Agencia de Tributaria de Andalucía en Granada se podría estar produciendo una "desviación de poder" y culpa de ello a la gerencia del organismo público porque los nombramientos se producen de manera que son "una forma de vestir una decisión tomada anticipadamente de forma presuntamente arbitraria". Ignorando, según el sindicato, los principios de "igualdad, mérito, capacidad y publicidad" que deben cumplirse cuando se promueven nuevos puestos de trabajo en la Administración Pública. Además, CSIF sostiene que se vulnera la ley 6/85 de Ordenación de la Función Pública en varios de sus artículos.

"La libre designación no puede ser al libre albedrío, ni arbitrariedad", sostienen en el sindicato. "Este tipo de actuaciones es una demostración de la llamada 'dedocracia' que, por desgracia, se ha venido haciendo también en el ingreso de personal en las agencias y acceso a los Puestos de Libre Designación de la Junta de Andalucía", añaden. No en vano, CSIF asegura que para cubrir los puestos no se le dio publicidad a la convocatoria y que en estos casos se requiere de un informe previo que debe firmar la gerencia y que no parece que se haya llevado a cabo dado el nombramiento "presuntamente arbitrario".

Este medio se ha puesto en contacto con la Agencia Tributaria de Andalucía para conocer su versión de los hechos. Desde el organismo reconocen que el caso ha llegado hasta el Juzgado de lo Contencioso Administrativo 1 de Granada, pero aseguran que se ha seguido "el procedimiento que marca la normativa reguladora en materia de función pública". Además, fuentes de la Junta de Andalucía recuerdan que "los puestos de libre designación son puestos políticos que pueden ser elegidos por el director de turno y que cesan cuando hay un cambio en el poder".

Etiquetas
Publicado el
26 de enero de 2020 - 21:14 h

Descubre nuestras apps

stats