La portada de mañana
Acceder
La nueva guía de Sanidad sitúa a 11 comunidades en riesgo alto o extremo
Pablo Casado busca una segunda oportunidad por el centro
Opinión - Señor Casado, ¿y ahora qué?, por Neus Tomàs

Binéfar apuesta por la energía solar y ahorra un 60 % en la factura eléctrica

El concejal de Desarrollo Sostenible, José María Isábal, en la azotea del Ayuntamiento de Binéfar.

El edificio del Ayuntamiento de Binéfar se ha convertido en uno de los primeros edificios institucionales de la provincia de Huesca en apostar por la energía limpia. Desde hace unas semanas es autosuficiente, al obtener toda la potencia que necesita del sol. Lo hace a través de la generación eléctrica de las placas fotovoltaicas del edificio; se trata de una iniciativa que se incluye en el plan de eficiencia energética de la formación Cambiar Binéfar en las instalaciones municipales y que está recogiendo sus frutos en forma de un considerable ahorro en los costes.

Las políticas de transición energética, en busca de la aplicación completa de las renovables, se han convertido en una de las señas de identidad de la agrupación política que desde 2015 gobierna en coalición junto al PSOE en el municipio literano, y se ha llegado incluso a ahorrar hasta un 20 % en la iluminación de las vías públicas. A finales de diciembre se instalaron dos grupos de placas con 46,44 kilovatios (Kw) de potencia en la azotea del Ayuntamiento con una inversión de poco más de 46.000 euros que revertirán en un ahorro del 60 % en el gasto anual en electricidad, “por lo que se amortizará en menos de seis años”, explica el concejal de Desarrollo Sostenible de Cambiar Binéfar, José María Isábal. Además, estas características han permitido la instalación de un punto de carga para vehículos eléctricos.

Los trabajos de ubicación de las 172 placas solares en la azotea del edificio comenzaron en diciembre del año pasado con un precio inicial de licitación de 56.023 euros, IVA incluido. El promedio de vida útil de estas placas es de 30 años.

Cambiar Binéfar pide ahora que se abra un debate sobre la modificación del llamado “impuesto al sol”, pues “criminaliza iniciativas como esta e impide el almacenamiento y vertido a la red de la energía no consumida, por lo que el modelo contractual usado en Binéfar actualmente hace que las placas se adecúen en su producción a la necesidad del edificio, aunque podrían generar más en época de mayor insolación”.

¿Qué es el impuesto al sol? La aprobación, en 2015, del decreto por el que se regulan las condiciones del suministro de energía eléctrica y de producción contenía un apartado, todavía vigente, que grava la energía autoconsumida y que colisiona con el Plan de Energías Renovables 2020 europeo. La presión pública ha logrado que en las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo menores de 10 kW el decreto no sea aplicable. A principios de año se intentó cambiar la ley a través de una proposición promulgada por la oposición en el Congreso de los Diputados, pero el Gobierno la mantiene vetada.

Además de las placas del Ayuntamiento, el plan de ahorro energético y sostenibilidad puesto en marcha en todas las instalaciones deportivas dependientes del Consistorio ha supuesto un ahorro de 10.000 euros anuales para las arcas municipales en este capítulo. Unos fondos que se destinarán, según explica el edil de Deportes, Carlos Arroyos, “a una nueva partida para inversiones en instalaciones y material deportivo”, y que en 2018 se reflejará en “nuevas porterías en el campo de fútbol, una nueva zona de mini-basket o renovación del material” de diversas instalaciones.

Entre las principales medidas ya puestas en marcha para modernizar las instalaciones, hacerlas más eficientes energéticamente y más respetuosas con el medio ambiente se encuentra la sustitución del sistema de tratamiento de agua de las piscinas municipales. Se ha reemplazado el filtrado físico y químico dado que tenía más de 20 años de antigüedad y era ineficiente. El viejo sistema obligaba a renovar a diario grandes cantidades de agua y el nuevo consigue una mayor calidad y un ahorro del 90 % del gasto durante la temporada. Además, se arreglaron varias zonas de la piscina donde se encharcaba el agua y se obró una nueva acometida de agua para evitar las molestias que sufrían los vecinos del barrio de El Segalar en la época de llenado de piscinas.

Asimismo, se han sustituido las viejas calderas de gasóleo por nuevas calderas mixtas de gas y apoyo de plazas solar-térmicas tanto en el pabellón El Segalar como en el Centro Deportivo Municipal Los Olmos. La previsión de amortización de esta inversión es de siete años en cada caso con ahorros anuales de aproximadamente 2.000 euros. 

“No solo es eso, sino que, complementando las inversiones, también se han revisado todos los contadores, contratos y potencias de cada instalación. Todo ello gracias al personal de la brigada municipal que ha elaborado el estudio y que ha permitido reducir potencias o realizar contratos más ventajosos”, apunta Isábal. Otro ejemplo se encuentra en que, pese a que ya hacía más de ocho años que el antiguo campo de fútbol de El Segalar quedó sin uso deportivo y se transformó en zona verde multiusos, la potencia contratada para las torres de iluminación del antiguo campo aún estaba vigente, lo que provocaba un derroche inútil de luz.

Etiquetas
Publicado el
7 de mayo de 2018 - 23:37 h

Descubre nuestras apps

stats