La portada de mañana
Acceder
Exclusiva - Amazon utilizó a un hombre de Villarejo para espiar a sindicalistas
Buscar la vacuna sin cobrar por ello: "Lo fácil sería dejarlo todo"
Opinión - Cuatro estúpidos y la ilustrada de Ayuso, por Esther Palomera

Sobre este blog

El caballo de Nietzsche es el espacio en eldiario.es para los derechos animales, permanentemente vulnerados por razón de su especie. Somos la voz de quienes no la tienen y nos comprometemos con su defensa. Porque los animales no humanos no son objetos sino individuos que sienten, como el caballo al que Nietzsche se abrazó llorando.

Editamos Ruth Toledano y Concha López.

3N Antiespecista: cuatro años consecutivos de respeto y libertad para los animales

Pancarta en la manifestación del 4N Antiespecista de 2017

Este sábado 3 de noviembre se celebrará, por tercer año consecutivo, una gran manifestación antiespecista en la ciudad de Madrid. La convocatoria surge a raíz del día internacional del veganismo, el 1 de noviembre, y busca llevar a las calles las realidades de abuso y explotación que los animales no humanos experimentan en nuestra sociedad.

Hace unos años, el concepto de veganismo era desconocido por gran parte de la sociedad española. En los últimos tiempos hemos visto un aumento del uso del concepto, que actualmente ha ganado presencia en el imaginario colectivo. No obstante, el origen rotundamente ético del veganismo -el respeto a los animales no humanos- acuñado en 1944 por Elsie B. Shrigley y Donald Watson, fundadores de la primera Vegan Society (Sociedad Vegana) del Reino Unido, en ciertos discursos parece difuminarse. La convocatoria del 3 de noviembre hace especial hincapié en esta cuestión: el veganismo no es una moda, ni una dieta, es lucha. Lejos de la conceptualización tendenciosa del término, interpretado como una elección dietética de ingredientes que no sean de origen animal, el veganismo trasciende nuestros platos y se caracteriza por ser un posicionamiento ético y político que se opone al uso de los demás animales en cualquier ámbito de nuestras vidas.

El uso de animales para alimentarnos es el más extendido y mayoritario: sólo en el Estado español se asesina a más de 6 millones y medio de animales terrestres y 964.554 toneladas de peces, que ni siquiera son contabilizados como individuos. Otros tantos millones de vacas, cabras y gallinas viven en cautiverio para la producción de leche y huevos, y serán asesinadas cuando dejen de ser “productivas”. Sin embargo, la explotación animal se pone de manifiesto también en otros ámbitos de la vida cotidiana: se utilizan las pieles o el pelo de los animales como vestimenta, se les encierra para entretenimiento en zoológicos y acuarios, se les fuerza a realizar actividades contra su voluntad en circos o espectáculos taurinos con el fin de entretener a unos pocos o se experimenta con sus cuerpos con fines cosméticos, académicos, científicos o militares.

Los animales no humanos, incluso los más cercanos con quienes convivimos, son considerados propiedades o mercancías. Son vendidos y comprados; como si sus vidas, sus deseos, su personalidad única, sus habilidades y vínculos no importasen. Interesa más cuánto dinero puedan obtener con ellos, vivos o muertos según convenga, las grandes industrias que se lucran con su sufrimiento.

Ante esta inconmensurable violencia, y como respuesta ante la supremacía humana que hemos llegado a normalizar como sociedad, este sábado personas activistas de todas partes del territorio español irán a Madrid para mostrar su rechazo a las prácticas de (ab)uso de los demás animales y demostrar que otras formas de relacionarnos son posibles: un acercamiento a los demás animales desde la apreciación de su diferencia sin que signifique inferioridad, un compromiso con su integridad física, con el respeto a sus vidas, sus intereses básicos y su merecida libertad históricamente arrebatada.

En palabras del colectivo Noviembre Antiespecista, que convoca la manifestación:

“Queremos seguir transmitiendo un mensaje que cuestione ante la sociedad el porqué los humanos nos ponemos por encima de los demás animales. Por qué disponemos de sus cuerpos y de sus vidas. Por qué les utilizamos para divertirnos a su costa, para vestirnos con sus pieles o para alimentarnos con su carne. Les dominamos, explotamos, encerramos y asesinamos. Les usamos a nuestro antojo. Les consideramos mercancía; recursos. No son nada. Es crudo, pero esta es la realidad que viven millones de animales todos los días de su vida. Nuestra meta es acabar con esta jerarquía y con todo este sistema de opresión que es el especismo”.

La convocatoria 3-N Antiespecista busca visibilizar en las calles la explotación animal, pero va más allá: en su web, al igual que años pasados, conmemora a las personas humanas reprimidas, presas, asesinadas o que han muerto luchando por la liberación de los demás animales, resaltando la importancia de la memoria histórica y el compromiso contra la represión para la construcción de movimientos sociales fuertes y duraderos. También se da una relevancia central al papel de los santuarios de animales en este movimiento, siendo éstos el único espacio en que algunos animales domesticados que previamente estaban bajo explotación pueden ser ellos mismos y vivir sin ser considerados recursos. Organizativamente, en esta ocasión se han vinculado esfuerzos individuales y colectivos emergentes, con el trabajo de años anteriores, que se caracterizó por la autoorganización como forma de plantar cara al especismo y construir la respuesta social ante este sistema de opresión.

El sábado 3 de noviembre será un día que pasará a la historia del movimiento por la liberación animal, un día en que las personas comprometidas con un futuro no especista estamos llamadas a salir a la calle para hacer visible este sistema de opresión a la sociedad, y seguir promoviendo un debate social al respecto.

La manifestación comenzará en Plaza de España a las 17 horas y finalizará en la Plaza del Museo Reina Sofía.

Sobre este blog

El caballo de Nietzsche es el espacio en eldiario.es para los derechos animales, permanentemente vulnerados por razón de su especie. Somos la voz de quienes no la tienen y nos comprometemos con su defensa. Porque los animales no humanos no son objetos sino individuos que sienten, como el caballo al que Nietzsche se abrazó llorando.

Editamos Ruth Toledano y Concha López.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
2 de noviembre de 2018 - 20:18 h

Descubre nuestras apps

stats