Simond Alpinism, una chaqueta de plumón caliente, caliente

simond 00

Por José Antonio Carrascosa López

0

Durante varias semanas de este otoño atípico que vivimos, y no solo debido a las temperaturas benévolas, hemos tenido la oportunidad de probar el modelo Alpinism de Simond, una prenda de alto poder calorífico.

Aunque atrás quedaron los plumíferos de gran volumen, este tipo de prendas, salvo que nos encontremos en circunstancias de muy bajas temperaturas, y a pesar de haber vivido una gran evolución en sus diseños, normalmente no las emplearemos durante actividades aeróbicas intensas. No obstante, siguen siendo ideales para caminar así como otro tipo de actividades más estáticas como aseguramiento en escalada, o para no perder frío en las paradas y descansos ya que, debido a su gran capacidad de compresión y poco peso, se pueden convertir en un elemento muy importante en nuestras mochilas para realizar algunas de las citadas actividades en época invernal.

En primer lugar debemos recordar que el plumón es de una potencia calorífica superior a la fibra sintética a igual peso, y que esa potencia calorífica la consigue a través de su capacidad de expansión, reteniendo así mayor cantidad de aire caliente.

Esta capacidad de expansión, o poder de hinchado del plumón, se mide en Fill Power o Cuins (Cubic inch per ounce) en laboratorios y, a mayor número de Cuins, más calor al mismo peso y volumen, dándonos los Cuins la calidad del plumón. Para esta prenda en particular hablamos de 800 Cuins y con una cantidad de plumón de pato del 90% y un 10% de pluma. Como sabéis, el plumón no tiene cañones, la pluma sí, por lo que estos datos son muy superiores a los ofrecidos por otras marcas.

En cuanto a su aspecto, la prenda que os presentamos en esta ocasión luce un bonito color azul “eléctrico”, pero también está disponible en un llamativo color “calabaza o naranja ladrillo” (según la marca) que será algo menos sufrido a manchas. Ambos colores cumplen a la perfección las medidas de seguridad en lo que a visibilidad se refiere, sobretodo en terreno nevado. También hay disponible un amplio rango de tallas, como viene siendo habitual en la marca, que van de la S a la 2XL. Aunque de corte ergonómico, evitando así la pérdida de calor por convección, debemos ser escrupulosos a la hora de elegir la talla ya que si optamos por una prenda demasiado holgada puede hacernos perder algo de aislamiento térmico y, por el contrario, si queda muy ceñida al cuerpo, podemos ver mermada la libertad de movimientos.

Los detalles

Cuenta con cuatro cremalleras de calidad, todas ellas con tiradores. Robusta la central y de doble cursor, ideal para el empleo de la prenda con arnés, y las tres restantes, para sus dos bolsillos laterales, bien posicionados y de dimensiones adecuadas, y un tercer bolsillo exterior en la parte izquierda del pecho, algo más reducido, pero con capacidad para un teléfono móvil y algún pequeño objeto más.

En la parte superior interna de la cremallera central lleva una zona aterciopelada para evitar el roce de la barbilla, aunque la prenda en sí es de tacto muy suave.

Se puede guardar en su propio bolsillo derecho, lo cual consideramos más práctico que el disponer de una bolsa para su almacenamiento, que casi siempre solemos perder.

Es una prenda de poco más de 300 gramos de peso en la talla M, y que también cuenta con capucha de grandes dimensiones, compatible con el uso de casco, y que consideramos imprescindible en este tipo de prendas, aunque ésta no cuenta con un tensor ajustable. No olvidemos la importancia de cubrir la cabeza, dado el gran número de concentración de células nerviosas.

También nos ha gustado su tabicación, fundamental en el diseño, repartiendo así el plumón por toda la prenda y eliminando puntos fríos y la posibilidad de que se apelmacen

Presenta puños elásticos en mangas, es ajustable en su parte inferior a través de dos tankas, cubriendo acertadamente la zona lumbar, por lo que podemos llegar a decir que la prenda es apta para temperaturas bajo cero sin que sobrepasen los dos dígitos.

En su parte interna cuenta con una trabilla para poder colgar la prenda en una percha, así como dos “bolsillos” interiores formados por el cosido de los propios bolsillos laterales exteriores y donde podemos guardar unos guantes o gafas de ventisca manteniendo la temperatura.

Como consejo, no olvidéis sacar este tipo de prendas de la mochila una vez finalizada la actividad y colgarla de una percha, con ello evitaremos que el plumón se apelmace y pierda propiedades. También hay que, en lo posible, no someterla a lluvia intensa, su mayor enemigo, puesto que no posee tratamiento hidrófugo. Si tenemos la mala suerte de sufrir un enganchón y que se produzca un desgarro, después del disgusto, podremos repararla con una pieza adhesiva incluida, o en su defecto utilizar cinta americana, alargando así su uso.

No me gustaría concluir este test sin tratar la parte ética del empleo de la plumón, que en su día supuso una gran polémica y que a día de hoy, afortunadamente, casi todas las marcas tienen firmados certificados de garantía sobre la trazabilidad del plumón empleado demostrando que proceden de patos criados para el consumo de su carne y que son desplumados después de su sacrificio. De esta forma queda atrás la macabra acción de extraer la pluma de animales vivos justificando su mayor calidad.

En definitiva, calidad, equilibrio térmico y elevado confort a un precio que otras marcas no se pueden permitir.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats