La portada de mañana
Acceder
Las cifras oficiales de muertes semanales representan poco más de la mitad de las reales
Los hospitales de Madrid no consiguen aliviar el colapso de las UCI
Opinión - Paren de mentirnos, por Neus Tomàs

Los Ayuntamientos reclaman flexibilidad para hacer frente a la crisis de la COVID-19: "Esto ya no es 2007"

guadalajara.es

Imagina tener ahorros en tu cuenta del banco y no poder usarlos. O poder usarlos sólo en un porcentaje que te permita el Estado. Es esta la situación de muchos Ayuntamientos de España, cuyos remanentes y superávit presupuestario están limitados por la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria. Pero ya hay avances para regular esta situación y permitir a los Ayuntamientos dar un paso adelante en esta situación de crisis. Y es algo que los Consistorios quieren hacer.

El Gobierno de España y la Federación Española de Municipios y Provincias, FEMP, llegaron esta misma semana a un acuerdo para "estudiar" cómo se pueden emplear los cerca de 4.000 millones de euros del superávit de 2019, a los que se suman otros 7.000 millones de euros en remanentes presupuestarios de los Consistorios españoles. De este modo, se pretende usar estos fondos para el llamada proceso de desescalada y "reconstrucción" social y económica de la pandemia del coronavirus.

Otros ayuntamientos de la región, como el de Cuenca, se encuentran en una situación "particular", al estar sometidos a un Plan de Ajuste. Sin embargo, desde el consistorio conquense recuerdan que se ha habilitado para la lucha contra el coronavirus el llamado Fondo Covid-19, una partida específica superior a los 100.000 euros en principio, susceptible de incrementarse, para cubrir los gastos concretos que se destinen a este fin, como puede ser la adquisición de material de protección. Con respecto a destinar el superávit a este cometido, la situación del Ayuntamiento de Cuenca es particular puesto que está sometido a un Plan de Ajuste, por lo que sus actuaciones en principio dependen del mismo.

El presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, Abel Caballero, ha celebrado la actitud del Gobierno nacional, que se ha comprometido a reunirse "cada quince días" con la Federación para hacer de los municipios partícipes de lo que ha llamado "arquitectura del Estado". Y es que el uso del superávit y de los posibles remanentes presupuestarios de entidades como los Ayuntamientos precisa de una autorización por parte del Estado español que, según explicó Caballero, debe concretarse en una ley o decreto ley. La Federación continuará con reuniones con otras carteras como el ministerio de Sanidad o la vicepresidencia de Transición Ecológica, para analizar la "dirección" en la que se van a gastar dichos fondos.

Caballero recalcó igualmente al hecho de que es "la primera vez" que un Gobierno se abre a que se empleen los remanentes de las administraciones locales. En el caso de que las corporaciones no tengan superávit o remanente, Caballero ha pedido que se habiliten mecanismos de liquidez a través de las comunidades autónomas.

Postura general en Castilla-La Mancha

"Es difícil explicar a la ciudadanía que no nos podemos gastar los ahorros", explica Lucía de Luz, concejala de Hacienda en el Ayuntamiento de Guadalajara. Los principales Consistorios de la región han sido unánimes a la hora de pedir poder utilizar sus propios recursos para atender las necesidades de la ciudadanía. "Por poder utilizar, se puede, pero las consecuencias son que el Ministerio luego no te deja pedir un préstamo por ejemplo. La regla de gato no nos deja utilizar el remanente en su totalidad", explica la edil alcarreña.

En el caso del Ayuntamiento de Guadalajara, explica, se trata de un Consistorio saneado con un remanente que rodea los nueve millones de euros. De este total, por ahora, podrían utilizar aproximadamente 1.200.000 euros. "Todos los Ayuntamientos estamos todos mirando en el BOE a ver si nos dan más flexibilidad", reflexiona la concejala.

Por eso, lo que piden es muy sencillo: "que se relajen estas medidas, porque todos los Ayuntamientos queremos gastarnos ese dinero ahora". ¿Y en qué? De Luz enumera: mantenimiento del empleo, apoyo a pequeñas y grandes empresas, a quienes han sufrido un ERTE, en definitiva, "las personas de clase media que podrán verse apuradas". "Nosotros ya hemos tomado medidas, como el aplazamiento de impuestos pero intentamos que no sean las únicas", afirma. "Ya no estamos en 2007. Queremos que se relajen. Esto todavía no es una crisis económica y con ocho millones de euros podríamos ayudar a mucha gente. Tenemos músculo para afrontar esto", recalca.

"Nos atenemos al criterio de la FEMP y en este sentido me sumo al sentido grupal de la organización", recalca el alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín. En el caso de la localidad ciudadrealeña, el remanente es de unos cinco millones de euros, "afortunadamente, mientras que el superávit está en torno a un millón. Por ello, explica, podrían derivar unos 200.000 a gasto social. "Entiendo por una cuestión de lógica humana que el Gobierno está a lo que está y hablamos también de que la disponibilidad de fondos está supeditado al día después", afirma. "Por ahora podemos hacer frente a las necesidades que van surgiendo", también gracias a ayudas como la recibida desde la Diputación de Ciudad Real, unos 60.000 euros.

Toledo y Albacete

En el balance de la gestión municipal del primer mes de confinamiento, el alcalde de Albacete, Vicente Casañ, se unió a la demanda de utilizar el superávit del ejercicio pasado. "Queremos pedir flexibilidad al Gobierno de España para nuestras cuentas, para nuestros presupuestos del año 2020, que hay que rehacer de la mano de todos los concejales". "Para a su vez, reactivar la economía, paliar los efectos de la pandemia y compensar las pérdidas de ingresos municipales durante el estado de alarma". El superávit del consistorio albaceteño fue de 5,7 millones de euros, por lo que está "en sintonía con los grandes ayuntamientos que han solicitado un nuevo marco para afrontar la crisis sanitaria".

“Lo único que pedimos, y les puedo asegurar que estamos peleando mucho, es que nos dejen utilizar el superávit para ayudar a las personas que peor lo están pasando y para reactivar la economía. Con ese dinero se podría hacer", aseguró la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón. La socialista es también la vicepresidenta segunda de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), y aseguró que se están llevando a cabo "gestiones muy importantes con el Gobierno de España para que los ayuntamientos dispongamos de más capacidad financiera para hacer frente a las demandas y necesidades de nuestros vecinos". "Nos tienen que dejar que cada ayuntamiento lo utilice para su ciudad", remató.

"Medidas urgentes" para finalidades sociales

Desde el Ayuntamiento de Ciudad Real explican que una "estimación" de lo que se podrá utilizar está entre los 4,5 y 5 millones de euros. El consistorio de la capital ciudadrealeña se adhiere a la petición de la FEMP también para flexibilizar la regla de gasto, prorrogar el destino del superávit de 2019 para 2020, y que, además, se autorice a los Ayuntamientos para realizar gastos en áreas de las que "estrictamente no son competentes", como empleo o educación. Igualmente piden que se aprueben medidas "urgentes" para destinar el superávit a finalidades sociales.

Es la misma postura del Ayuntamiento de Alcázar de San Juan, que ya ha realizado modificaciones presupuestarias para hacer frente a los gastos generados como consecuencia de la pandemia. Entre otras, la desinfección de espacios públicos y edificios de las administraciones o la colaboración con entidades y asociaciones que han necesitado ayuda inmediata. "Se harán las que sean necesarias para ayudar a la población", asegura Rosa Melchor. Localidades "saneadas como la nuestra", explica la alcaldesa, deberían poder disponer de su ahorro de las arcas municipales.

"Siempre si se trata de una economía saneada y haciéndolo con sentido común", puntualiza. "Es necesario modificar la llamada 'Ley Montoro' para poder organizar los gastos desde los ayuntamientos, aunque no deben ser iguales las normas para los que cumplimos que para los que no cumplen con la Ley de Estabilidad Presupuestaria y la Regla de Gasto", señalan desde el Ayuntamiento.

En el caso de Cuenca, se trata de una situación "particular" al estar sometido a un Plan de Ajuste. De todos modos, el Consistorio ha habilitado una partida específica, el 'Fondo Covid-19', para cubrir los gastos concretos que se destinen a este fin, como puede ser la adquisición de material de protección.

Etiquetas
Publicado el
21 de abril de 2020 - 19:43 h

Descubre nuestras apps

stats