Móvil, llaves y... mascarilla: así se tiene que guardar tras la flexibilización de su uso en exteriores

Imagen de archivo

Hace poco más de un año que mirábamos el uso de las mascarillas con recelo, sorprendidos por esta práctica que en distintos países de Extremo Oriente era ya habitual desde hace años. Sin embargo, las medidas implantadas para frenar la propagación de la COVID-19 han convertido este utensilio en un arma de defensa cuyo uso ha sido obligatorio desde el pasado verano en nuestro país. Finalmente, este último sábado del mes de junio se ha hecho efectiva la flexibilización del uso de la mascarilla en espacios exteriores.

La mascarilla: un año de amor y odio

La mascarilla: un año de amor y odio

En la capital castellanomanchega se ha podido observar a una moderada parte de la ciudadana paseando este fin de semana por la calle sin hacer uso de este utensilio que ya conocemos en multitud de formatos y diseños. Aunque ya hay más de 680.000 personas en nuestra región -menos del 50% de la población total- que han recibido la pauta completa de vacunación, la prudencia sigue siendo protagonista para contener un virus que ha hecho perder la vida a más de 6.000 personas en la región, donde actualmente hay más de 75 personas hospitalizadas a causa del mismo.

Como decíamos, la flexibilización del Gobierno sobre el uso de la mascarilla ha hecho posible que volvamos a vernos los rostros completos en la vía pública pero aún sigue siendo obligatoria llevarla puesta en cualquier espacio cerrado -de uso público o que se encuentre abierto al público-, así como en cualquier espacio al aire libre en el que no se pueda mantener la distancia de seguridad de, al menos, 1,5 metros, salvo grupos de convivientes, según explica el Ministerio de Sanidad.

Así, cabe recordar que su uso también es obligatorio en los eventos multitudinarios al aire libre, cuando los asistentes estén de pie o si, estando sentados, no se puede mantener 1,5 metros de distancia entre personas. También lo es en el caso de los transportes públicos y de los transportes privados complementarios de viajeros, si los ocupantes de los vehículos de turismo no conviven en el mismo domicilio, así como para entrar en cualquier comercio.

“La mascarilla la tenemos que llevar con nosotros, aunque no siempre la llevemos puesta”, apuntaba la ministra de Sanidad, Carolina Darias, quien también recalcó que se trata de una medida “bien pensada, desde la evidencia científica y desde la base del trabajo de la Ponencia de Alertas del Sistema Nacional de Salud”. Aquí, en este Real Decreto-Ley publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), se puede leer la letra pequeña que regula el uso de la mascarilla actualmente.

¿Cómo tengo que guardar la mascarilla?

Una vez nos es posible transitar por la vía pública sin mascarilla -en los supuestos ya mencionados-, seguramente se va a incrementar la manipulación de la misma para ponérnosla en los espacios que corresponda. Por ello es importante explicar cómo guardarla de la manera adecuada y dónde no se puede dejar pues, tal y como indica Marian García -Boticaria García-, doctora en Farmacia y escritora, “no podemos poner la mascarilla encima de la mesa cuando estemos en un bar o un restaurante, pero tampoco podemos guardarla en el bolsillo o colocárnosla en el codo”.

“Recordemos que las mascarillas usadas son un posible foco de contagio. Cuando te las quites, guárdalas de modo que no puedan contaminar otras superficies”, explica en una publicación que ha compartido en su cuenta de Instagram junto a una ilustración en la que muestra gráficamente las maneras correctas de guardar la mascarilla y las que hay que evitar para prevenir contagios.

Fundas de tela, sobres de papel o fundas de plástico que permitan la ventilación son utensilios adecuados para guardar la mascarilla mientras no la usamos mientras que es inapropiado dejarlas sueltas en el bolso o en el bolsillo, en bolsas o fundas de plástico cerradas, llevarlas colgadas del brazo o con una cadenita como un “cuelga-gafas”. “Lávate las manos después de quitarte la mascarilla y, si tienes que doblarla, hazlo con la parte que ha estado en contacto con la boca hacia adentro”, recuerda García sobre el uso de la mascarilla.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats