eldiario.es

9
Menú

La Junta acelera la futura Ley de Bienestar Animal para que pueda tramitarse en otoño

Contempla prohibir circos con animales salvajes, el 'sacrificio cero' en las perreras y multiplicar por diez las sanciones por maltrato animal

Se ha retrasado su tramitación, prevista para antes del verano, debido al rechazo a los Presupuestos regionales de 2017

El objetivo de la Consejería de Medio Ambiente es que pueda tramitarse en otoño, de forma paralela a la nueva Ley de Caza

- PUBLICIDAD -
Refugio Acción del Sol en Facebook

Refugio Acción del Sol

Aunque en un principio estaba previsto que la futura Ley de Bienestar Animal de Castilla-La Mancha se tramitara en las Cortes regionales antes del verano, los presupuestos fallidos de 2017 y otros temas de urgencia han provocado el retraso de esta nueva normativa. De momento, el Gobierno regional ya ha sacado el borrador a información pública, para que ciudadanos y asociaciones puedan realizar las alegaciones pertinentes, con la intención de acelerar el proceso y que pueda remitirse al Consejo de Gobierno lo antes posible. El objetivo es ahora que pueda iniciar su tramitación parlamentaria en otoño, probablemente al mismo tiempo que la reforma de la Ley de Caza, con la que es transversal en algunos aspectos.

La nueva Ley de Bienestar Animal es uno de los objetivos prioritarios del consejero de Medio Ambiente, Francisco Martínez Arroyo, básicamente porque actualmente rige en la comunidad autónoma una norma de 1990 totalmente desfasada y donde hasta las multas vienen en pesetas y son las más bajas del país. Con esta norma, quiere que la región se ponga a la vanguardia en cuanto al trato con los animales.

Así, la intención primera es aumentar considerablemente todas las sanciones e incluso cambiar la categorización existente entre leves, graves y muy graves. En el texto se encuentra la posibilidad de que las agresiones o el abandono, consideradas ahora en segundo término, pasen a ser sancionadas al máximo. De hecho, en infracciones muy graves, donde se incluye matar y envenenar animales, el máximo vigente de 6.000 euros se multiplicaría por diez, hasta los 60.000 euros.

Es una normativa referida a los animales domésticos y en los que no entrarían los festejos taurinos (en cuyo reglamento ya se han incluido multas por utilizar animales en espectáculos crueles), la actividad cinegética, de gran importancia económica en la región y que la Junta considera compatible con esta norma, y la producción ganadera, regulada a nivel europeo.

Europa Press

Toda la propuesta de la nueva ley está basada en las denominadas ‘Cinco Libertades del Bienestar Animal’ elaboradas en el Reino Unido y que contemplan: estar libres de hambre y sed, estar libres de incomodidad, estar libres de dolor, lesiones y enfermedades, libres para expresar un comportamiento normal, y libres de miedo y de la angustia. Entre las propuestas más novedosas se encuentra prohibir la utilización de animales salvajes en los circos. Sería dar rango autonómico a medidas ya impulsadas por muchos municipios de todo el país. Al incluirlo en la nueva Ley, se obligaría a todos los ayuntamientos a acatarlo.

El borrador también incluye la regulación de la cría y venta de animales, que no lo había estado hasta ahora. Es decir, todos deberán estar registrados por lo que se prohibirían prácticas muy extendidas como la venta de animales por Internet. La filosofía en este punto está en la línea de lo que plantean las organizaciones animalistas: hay animales en adopción a los que se debe dar prioridad sobre la venta. Se trataría de una medida complicada ya que afectaría a los negocios de venta, pero desde el Gobierno regional lo consideran compatible.

La apuesta por la adopción de animales se complementa con la prohibición del sacrificio en las protectoras, salvo en casos de enfermedad. En esta cuestión, el objetivo es consensuarlo de manera que afecte lo menos posible a los ayuntamientos, titulares en la mayoría de los casos de los centros de acogida. Enlazado también con el ámbito local se incorpora la creación de colonias felinas para controlar la población de gatos, sustituyendo el sacrificio por la esterilización, y promoviendo además la salud pública. Estas dos medidas son las únicas que supondrían coste adicional.

Prohibición de embargar animales y el tiro al pichón

Otras novedades importantes son que en el caso de embargo de una empresa, los animales no puedan ser objeto del mismo, no siendo considerados bien material sino ser vivo; además de realizar una mención expresa a la zoofilia y prácticas sexuales animales, cuya prohibición está recogida en el Código Penal pero no en la ley de 1990.

Finalmente, la intención de la Junta con la actualización de esta ley es también prohibir el tiro al pichón, realizado en Castilla-La Mancha como actividad deportiva. Hay algunas asociaciones y ferias de pueblos que siguen realizando una tira al año, pero se trata de una práctica que ni siquiera apoya la Federación de Caza y que se puede sustituir por unas hélices que se asemejan al pichón, que copian su vuelo y que son igual de predecibles para el tirador. En el borrador se incorporan asimismo actualizaciones sobre la prohibición de peleas de animales, mutilaciones y exposición de animales en escaparates.

En cuanto a la reforma de la Ley de Caza, desde el Gobierno reiteran que no hay ningún “choque” con la de Bienestar Animal. Sostienen que la actividad cinegética es una de las más importantes en la región y además el objetivo es impulsar los cotos sociales. El punto de fricción se encuentra en los denominados ‘animales asilvestrados’ y en la utilización de perros para la caza. En este punto, la Junta estipula que mientras estén cazando, estos animales quedan acogidos a la normativa cinegética y cuando no, a la de Bienestar Animal. Será en la práctica cuando se vea si ambas leyes son compatibles en cuanto al uso y al trato que dan los cazadores a los animales domésticos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha