La portada de mañana
Acceder
España sigue a la cabeza de Europa en infracciones ambientales
¿Cuándo vacunar a niños? Claves sobre el grupo que se queda fuera de la estrategia
Opinión -El aviso, por Antón Losada

La Comunitat Valenciana cierra enero con más de la mitad de contagios y el 38% de las muertes por COVID de toda la pandemia

Sanitarios atienden a un paciente en la UCI COVID.

Si 2020 fue un año trágico y diciembre un mes negro, el mes de enero está siendo dramático en la Comunitat Valenciana en lo que a la evolución de la pandemia se refiere, como demuestran los testimonios de los sanitarios que apuntan que se debería haber sido mucho más restrictivo y haber decretado un confinamiento domiciliario hace semanas: "Salvar la Navidad ha sido un torpedo en nuestra línea de flotación". Con una incidencia acumulada a catorce días de 1.431 casos por cada 100.000 habitantes el pasado viernes -diciembre se cerró con 390 y el máximo se produjo el pasado miércoles, con 1.459, y la tendencia, aunque muy poco a poco, parece que es a la baja-, muy por encima de la media española (889), los datos que ofrece cada día la Conselleria de Sanidad son más que preocupantes.

Con las cifras del domingo, que arrojaban 95 fallecimientos y 3.993 contagios, la COVID deja un balance global de 4.802 muertes y 309.965 personas contagiadas desde que se desató la pandemia en la Comunitat Valenciana (aunque el primer caso reconocido en la Comunitat Valenciana es del 25 de febrero, una muerte que se produjo el día 13 es la primera defunción atribuida al virus en València). Los datos que ofrece este mes de enero son alarmantes y demuestran que la presencia del virus está desbocada en el territorio valenciano: en los últimos 31 días han muerto 1.907 personas (han fallecido más de 61 al día y en once días de las últimas dos semanas se han superado los 90 muertos en una jornada, mientras que la media en todo 2020 fue de 9) y han dado positivo 161.661 valencianos (lo que supone una media de 5.215 contagios diarios, con varias ocasiones en las que se han bordeado los 10.000 positivos en una jornada).

En enero se han producido el 38% de todas las defunciones registradas -de forma oficial- a causa del SarsCov2 desde enero de 2020 y el 52% de todos los positivos registrados por la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública. Y de todo el mes de enero, esta última semana ha sido la que ha presentado peores registros, con 671 fallecidos (una media de más de 95 al día) y 53.998 contagios (7.714 diarios).

Todo ello ha tenido una enorme incidencia en la presión hospitalaria. Si los hospitales valencianos tenían, a fecha 31 de diciembre, 1.713 pacientes COVID ingresados, en la actualidad los enfermos hospitalizados son 4.494, un 162% más (la cifra más alta de hospitalizaciones se produjo el pasado lunes, cuando había 4.777 ingresados por coronavirus), lo que se traduce en que el 41% de las camas hospitalarias están ocupadas por pacientes de coronavirus, según los datos del Ministerio de Sanidad. Y si crecen las hospitalizaciones, aumentan de igual modo las personas que tienen que estar en cuidados intensivos, 670 a fecha de 31 de enero, lo que supone un 137% más que hace un mes, cuando los hospitales valencianos tenían a 283 pacientes de coronavirus en cuidados intensivos -con una ocupación de las UCI por encima del 80%, el 63% de ellas están con pacientes COVID-.

Pero hay datos para la esperanza. Parece que se está llegando a la 'meseta' de contagios, la incidencia acumulada está bajando muy poco a poco y, tal y como explicó la consellera de Sanidad, Ana Barceló, el pasado viernes en el pleno del Consell, el índice de reproducción del virus ha bajado después de muchas jornadas de 1.

Aumento de las restricciones

La compleja situación epidemiológica de la Comunitat Valenciana, con el incremento constante de contagios y muertes desde hace semanas, ha obligado al Gobierno valenciano a ir endureciendo las restricciones, unas medidas que se han demostrado insuficientes hasta la fecha. Desde el cierre perimetral decretado en octubre de 2020 hasta el cierre de la hostelería decretado hace 10 días, el cierre perimetral durante los fines de semana de las dieciséis ciudades de más de 50.000 habitantes durante los fines de semana, la prohibición de las reuniones de más de dos personas al aire libre o extender el uso de la mascarilla a la práctica deportiva en el exterior, entre otras cuestiones. Estas medidas estarán vigentes, al menos, hasta el próximo 15 de febrero.

Etiquetas
Publicado el
31 de enero de 2021 - 22:31 h

Descubre nuestras apps

stats