Las obras en el centro de Valencia sacan a la luz un refugio de la Guerra Civil desconocido

Refugio de la Guerra Civil en la plaza de la Ciudad de Brujas de Valencia.

Las obras de remodelación del centro de Valencia para la peatonalización de las plazas de la Reina y de la Ciudad de Brujas, detrás del Mercado Central, han sacado a la luz varios vestigios enterrados durante décadas. Un refugio de la Guerra Civil, probablemente de una vivienda particular, ha aparecido detrás del Mercado Central.

La plaza de la Ciudad de Brujas no existía durante la contienda, había viviendas privadas, por lo que los especialistas en el mapa de refugios de la guerra no lo tenían localizado. El refugio, de pequeño tamaño, ha sido tapado para continuar las obras de peatonalización de la zona del mercado y sólo ha trascendido una foto de las escaleras de la entrada.

La ciudad se llenó de refugios, tanto públicos como privados, para que los vecinos pudieran protegerse de los bombardeos, la mayoría de la aviación italiana. Actualmente, el de la calle de Serranos, tras su restauración, se puede visitar en una visita guiada. Además del refugio del Ayuntamiento de Valencia también se ha abierto al público el del Palau de Benicarló, que alberga las Corts Valencianes, y que fue sede de la Presidencia del Gobierno de la II República entre noviembre de 1936 y octubre de 1937.

El Instituto Lluís Vives, cerca de la Estación del Norte, también cuenta con un enorme refugio, cuyo acceso da al patio del centro educativo y que también se puede visitar. El colegio Balmes, en la calle del Maestro Aguilar del barrio de Russafa, conserva el refugio escolar construido durante la Guerra Civil y con capacidad para albergar hasta un millar de niños, aunque sólo se abre un par de veces al año. En aquella época se construyeron hasta 26 refugios escolares en la ciudad.

Las obras en la plaza de la Reina también han propiciado que salgan a la luz las vías del antiguo tranvía que recorría las calles del centro de la ciudad y que fueron enterradas cuando la zona, a los pies de la torre del Micalet, se convirtió en una enorme rotonda con un aparcamiento en el subsuelo. Tanto en la foto actual de las obras como en una conocida foto antigua del tranvía, se observa precisamente el punto en el que las vías giraban en la esquina con la calle de San Vicente y la calle de La Paz.

Etiquetas
Publicado el
9 de junio de 2021 - 21:58 h

Descubre nuestras apps

stats