La portada de mañana
Acceder
Las dudas con el suministro dejan en vilo la vacunación de los mayores antes de abril
La mitad de las provincias desconoce el origen de al menos el 50% de los casos
Análisis - La calculadora de Illa para ser president, por Neus Tomàs

Así votarán los valencianos en las próximas elecciones si se aprueba la nueva ley electoral

El hemiciclo de las Corts Valencianes durante el último debate parlamentario.

Listas desbloqueadas, presencia paritaria de hombres y mujeres en los tramos y un 3% de votos mínimo para poder entrar al parlamento autonómico. Los grupos parlamentarios del Pacte del Botànic -PSPV, Compromís y Unides Podem- han registrado este jueves su propuesta de reforma de la ley electoral valenciana, la segunda vez que estos grupos intentan modificar la norma para conseguir un parlamento más proporcional.

La propuesta de los partidos incluye algunas novedades a la hora de rellenar la papeleta como el voto preferencial y las listas desbloqueadas. Los votantes no tendrán listas abiertas para elegir a los parlamentarios a su antojo, pero podrán alterar la composición del orden marcado por los partidos. Escogerán la papeleta que consideren y, si quieren, podrán marcar hasta tres diputados para ascenderlos en la lista. Sólo escalarán posición quienes obtengan el 10% del total de votos válidos obtenidos por su candidatura en su circunscripción y la movilidad interna no afectará a cabezas de lista y suplentes.

Los electores también se encontrarán con una presencia paritaria entre hombres y mujeres en las papeletas. Hasta la fecha, la ley electoral valenciana -data de 1987- no contempla requisitos de igualdad para las candidaturas y se aplica lo previsto en la Ley Orgánica de Régimen electoral. Para avanzar hacia una democracia paritaria las candidaturas se deberán confeccionar de forma que estén integradas, como mínimo, un 50% de mujeres, respetando la proporción en cada tramo de dos candidaturas y en el marco de lo estipulado por la LOREG, de un 40% en tramos de cinco. En otras palabras, la ley valenciana permitiría que las listas se confeccionaran siguiendo el criterio mujer-mujer-hombre-mujer-mujer, frente a la lista cremallera (géneros alternados) actual. La paridad se hará según la identidad de género expresada, de acuerdo con la 'Ley trans' valenciana.

En lo que respecta a la barrera parlamentaria, se aprobarse la medida se rebajaría el listón electoral del 5%, de los más altos de España, al 3% de los votos válidos obtenidos en el territorio para conseguir representación. De esta forma se evitarían casos como el de Esquerra Unida que quedó sin posibilidad de obtener representación con el 4,17% de los votos (111.617) o el del Bloc, que con el 4,6% y el 4,7% se quedó fuera del Parlamento en 1999 y 2003.

La norma pretende favorecer la democracia interna de los partidos y para ello opta por aumentar en un 5% la subvención electoral a las formaciones que acrediten haber realizado un proceso de primarias abiertas mediante voto directo. En materia de incompatibilidades, el proyecto establece que no podrán ser diputados autonómicos los miembros de corporaciones locales, el Consell, presidencia o dirección general de alguna caja de ahorros o titulares de autoridades portuarias nombrados por el Gobierno valenciano.

Otro de los objetivos son las primarias abiertas para favorecer la democracia interna de los partidos. Así, se incrementará un 5% el importe de la subvención electoral para candidaturas que acrediten este procedimiento, siempre que sea democrático y mediante voto directo. La norma también establece la obligatoriedad de realizar debates en la televisión pública valenciana, una medida que À Punt ya ha realizado por su propia iniciativa en elecciones anteriores y prevé un envío conjunto de propaganda electoral para ahorrar en costes medioambientales.

La norma necesita del apoyo de tres quintas partes de la cámara, lo que hace imprescindible el voto favorable de cualquier otro partido al margen del Botánico. Ciudadanos negoció la norma en la pasada legislatura pero un cambio de posición alejó toda posibilidad de aprobar la reforma para los últimos comicios. Desde hace meses el partido que dirige Toni Cantó ha manifestado su intención de acercar posturas con los partidos progresistas, tras perder un notable apoyo electoral en el Congreso de los Diputados, y negocia de manera informal con PSPV, Compromís y Unides Podem. En un principio, la formación naranja llegó a plantearse firmar conjuntamente la proposición de Ley, aunque finalmente ha optado por realizar enmiendas. La presentación de la norma sin terminar de negociarla no ha sentado del todo bien en la formación. En palabras de su portavoz adjunta, Ruth Merino, ha criticado haberse "desayunado esta propuesta" en medio de las negociaciones.

Ciudadanos, que no ha valorado el proyecto presentado por los tres partidos, mantiene su insistencia en conseguir un parlamento más proporcional mediante la reducción de parlamentarios por la circunscripción de Castellón, una provincia que cuenta con 24 representantes para poco más de medio millón de habitantes. El PP, por su parte, no tiene pensado participar en la negociación.

Etiquetas
Publicado el
22 de octubre de 2020 - 22:58 h

Descubre nuestras apps

stats