Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Israel se prepara para una ofensiva en Rafah mientras el mundo mira a Irán
EH Bildu, una coalición que crece más allá de Sortu y del pasado de ETA
Opinión - Pedir perdón y que resulte sincero. Pro Esther Palomera

Protestas en 23 municipios de la Comunitat Valenciana contra la proliferación descontrolada de placas solares en entornos naturales

Concentración de protesta en Vilafamés.

elDiariocv

0

Representantes de las diferentes plataformas locales y comarcales han participado este domingo en diferentes protestas en más de 23 municipios valencianos en los que se ha escuchado un clamor en favor de la ubicación racional de las energías renovables, que pasa por rectificar el decreto ley 14/2020; una normativa que se ha evidenciado incapaz de planificar y ordenar racionalmente el despliegue de las renovables en nuestro territorio y que conduce a unos resultados contradictorios con los objetivos de la propia regulación.

Según la Coordinadora Valenciana por la Ubicación Racional de las Energías Renovavles, se trata de “un texto tan mal hecho, que él mismo se contradice”. El resultado es “cualquier cosa menos la sostenibilidad”.

“No es eficiente, no es justo, no es equitativo, no ordena nada y no salvaguarda adecuadamente ni el medio ambiente, ni la agricultura, ni el paisaje. En definitiva, es un error. Hay que rectificar y modificar el decreto, cosa realista y factible con la que todos y todas ganaríamos, excepto algunas empresas especuladoras que, simplemente, menguarían lo que pretenden ganar. La administración tiene que escuchar este clamor que pide la rectificación de un decreto que se ha hecho de prisas y mal y origina graves ineficiencias”, afirma la organización. 

A las 12.00 horas de este domingo en los municipios de Alcalà de Xivert-Alcossebre, Alzira, Ayora, Borriol, Buñol, Camporrobles, Carcaixent, Catadau, Chella, Chiva, Elda-Petrer, la Vall d'Uixò, les Coves de Vinromà, Monóvar, Montesa-la Costa, Requena, Sant Joan de Moró, Siete Aguas, Utiel, Vilafamés y Villar se han concentrado representantes de las diferentes plataformas locales y comarcales que se oponen “a esta equivocada normativa y pésima regulación, y sus consecuencias con proyectos que destruyen el territorio”, para manifestar su rechazo y exigir su modificación.

Todos ellos han desplegado pancartas y carteles y han manifestado la necesidad de dialogar y rectificar. Con el acto, la Coordinadora exige del gobierno valenciano que se siente a habla y modificar el decreto, en beneficio de todos y todas: “Queremos que las promesas de transparencia, participación y diálogo sean una realidad”.

La Coordinadora está “innegablemente a favor de la necesaria e inaplazable transición energética mediante el despliegue de las energías renovables, pero que esta tiene que ser planificada desde lo público, con la participación de la sociedad y las entidades locales y no desde los intereses especulativos, y tiene que ser justa, equitativa y sostenible y únicamente pide que se ubiquen allá donde más consumo y necesidad hay, de una manera ordenada, racional y dimensionada y dónde menos impactos negativos tengan, cosa que ahora, lamentablemente, constatemos que no se está cumpliendo; más bien todo el contrario”. 

La mala regulación del Decreto favorece que “la inmensa mayoría de proyectos presentados, sean grandes instalaciones, siguiendo un modelo de concentración y de producción eléctrica para evacuar en la red de transporte y no a la de distribución próxima, y hace que vayan a parar a los suelos baratos y económicos por las empresas promotoras”. Justamente “los lugares donde más mal pueden hacer y dónde menos falta hacen, exigiendo después la construcción de centenares de km de tendidos eléctricos que multipliquen los daños”.

La organización asegura que “este modelo no deja beneficios en el territorio donde se implanta, de hecho, los impactos son muy graves contra la agricultura, el paisaje y el medio ambiente, pero también tendrán negativas consecuencias sociales y económicas, que perjudican seriamente las posibilidades de un desarrollo sostenible en las comarcas de interior”. A la larga “esto se transformará en más paro, más despoblamiento, pérdidas de rentas y degradación del capital natural de nuestro territorio, con grave perjuicio de la biodiversidad y la sostenibilidad”.

Los concentrados, en cada caso, han hecho llegar estas reivindicaciones a los alcaldes de las respectivas poblaciones, pidiéndoles que defiendan los intereses de la ciudadanía y no de los especuladores: “Los ayuntamientos no deben renunciar a su capacidad de ordenar el territorio y defender los valores propios. Tienen que estar siempre junto a su gente y pedir también mejorar un decreto ineficiente e insolvente, así como presentar mociones solicitando la modificación de aquellos artículos del decreto que vulneren la autonomía municipal”, comenta la Coordinadora.

Además de organizar actos de protesta como este, la organización continuará presentando enmiendas a la avalancha de proyectos desmesurados, inadecuados e impactantes que afectan en muchos municipios de todas las comarcas de interior valencianas.

A parte, se está estudiando otras acciones de tipo legal y político para evitar los daños inmensos que se originarán de seguir adelante los centenares de proyectos que, de manera provisional e incompleta afectan, al menos hasta ahora a 15.000 hectáreas.

“Proyectos que pretenden instalarse siempre en suelo no urbanizable, cosa que tendría que ser la excepción y se ha convertido en la regla y que afectan a valores que se tendrían que preservar y que ahora quedan totalmente agredidos, como por ejemplo tierras agrícolas productivas, zonas de gran valor ecológico y paisajes de alto interés y referentes culturales. Todo esto implica segar desde la base las posibilidades de desarrollo futuro por las comarcas afectadas, a mayoría de las más pobres y marginadas, en proceso de despoblamiento, y deficitarias de servicios y dotaciones. Una desigualdad y una injusticia histórica que hay que corregir y rectificar”, asegura.

La Coordinadora cursará en breve peticiones de entrevista dirigidas a la Conselleria de Agricultura, a la de Economía Sostenible y a la de Política Territorial, solicitando una cosa elemental: “Diálogo y participación. Cosas que han faltado en todo el proceso, de manera contradictoria con las grandes palabras que se lleva el viento. Hasta ahora: ni participación, ni transparencia ni diálogo. Solo imposición de una normativa mal hecha y manifiestamente muy mejorable. Por una transición energética verdaderamente justa y sostenible. Pedimos rectificar el decreto ley 14/2020”.

Puig afirma que hay que poner las placas “donde proceda”

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado que las instalaciones fotovoltaicas tendrán que instalarse donde proceda, en lugares que no supongan afectación al territorio o al paisaje, pero ha insistido en que “hay que ponerlas” porque son “garantía de desarrollo económico y de un estado de bienestar mucho más fuerte”.

Ximo puig ha hecho estas afirmaciones al ser preguntado por las protestas desarrolladas en una veintena de municipios de la Comunitat Valenciana por la Coordinadora Valenciana por la ubicación racional de las energías renovables, que se opone a los megaparques solares y que solicita una modificación del proyecto que regula estas instalaciones para conseguir una despliegue racional en el territorio.

Durante un receso del PSPV-PSOE de la provincia de Valencia, Puig ha comentado a los periodistas que lo que se pretende es conciliar “intereses diversos que tienen que ver, por una parte, con la sostenibilidad y la defensa del territorio y el paisaje, y por la otra con la defensa de una energía renovable y limpia”.

“La Comunitat Valenciana -ha afirmado- puede tener mucha más energía verde, producida por renovables, y nosotros somos partidarios de ella, siempre teniendo en cuenta que se tiene que instalar con unas determinadas condiciones”.

Ha añadido que la energía solar, al igual que la eólica, produce energía verde, que es fundamental en el proceso de descarbonización. Al mismo tiempo tenemos que hacer posible un crecimiento económico que nos dé prosperidad social. Queremos un estado del bienestar potente y para ello necesitamos un crecimiento económico que sea capaz de generar recursos“.

Para Ximo Puig es necesario “conciliar distintas puntos de vista, hay que poner las instalaciones fotovoltaicas donde procedan, pero hay que ponerlas, porque es evidente que queremos que exista una energía limpia, y que además la Comunitat Valenciana sea soberana en términos energéticos”.

“Si nosotros, que somos importadores netos habitualmente de energía, podemos ser autosuficientes, eso será garantía de un desarrollo económico y de un estado de bienestar mucho más potente”, ha concluido el president de la Generalitat.

Etiquetas
stats