Banco Sabadell mantiene su plan de 1.800 bajas en la plantilla al margen de la negociación con BBVA

Banco Sabadell.

Banco Sabadell comenzó hace unos días una negociación con los representantes de los trabajadores para acometer un plan de bajas voluntarias que afectaría a 1.800 empleados. La motivación de este plan de ajuste, como se explicó desde la entidad, era para adaptarse a las circunstancias y seguir como una entidad independiente. Poco tiempo después de iniciarse estas conversaciones con los sindicatos, se anunció que BBVA y Sabadell negocian la creación del segundo mayor banco español. Pese a este cambio en las circunstancias, la entidad mantiene sus planes de reducción de costes sin esperar al resultado del proceso de fusión, según confirman fuentes del grupo.

La operación se conoció este lunes cuando cerró la Bolsa y ambas entidades informaron en sendos comunicados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que había comenzado el proceso de 'due diligence', por el cual cada grupo investiga a fondo las cuentas del otro para culminar posteriormente con las condiciones del acuerdo. De concretarse, sería una pieza más en el dominó de las nuevas fusiones del sector bancarios tras la anunciada por Bankia y CaixaBank y Liberbank y Unicaja.

Pocas horas después de aquel anuncio estaba convocada la quinta reunión de la mesa de negociación entre Sabadell y los sindicatos. Las conversaciones entre BBVA y Sabadell cambiaban las circunstancias con las que había comenzado este proceso de recorte de costes. El mismo fue anunciado por el consejero delegado de la compañía, Jaime Guardiola, en la presentación de resultados, avanzando un plan de reducción de oficinas, centrando su actividad en canales telemáticos y digitales, lo que supondría la salida de 1.800 empleados. Era un plan diseñado para un Banco Sabadell independiente y sin hacer mención a una posible fusión.

El banco ha propuesto a los sindicatos 1.800 bajas entre prejubilaciones y salidas incentivadas. La última propuesta, realizada la pasada semana, consistía en el 72% de salario hasta los 63 años y el convenio especial con la Seguridad Social con un tope de 270.000 euros, mientras que en el caso de las bajas incentivadas ofrecía el pago de 35 días por año trabajado hasta un máximo de 18 mensualidades. Los sindicatos habían rechazado esta propuesta.

Tras este cambio de circunstancias, distintos sindicatos pidieron este martes en la reunión con la dirección del banco suspender unos días las negociaciones para valorar la situación que se abría. Se espera que esta negociación se retome la próxima semana. Al igual que la empresa, los sindicatos mayoritarios, consultados por este medio, apuestan por seguir adelante con el proceso sin esperar a ver qué sucede con la negociación entre BBVA y Sabadell.

"Lo paramos porque considerábamos que era algo distinto, el escenario había cambiado", señala Mario Rifaterra, secretario general de CCOO en Sabadell, el sindicato mayoritario en el banco con el 42% de representación. Rifaterra defiende retomar la próxima semana las negociaciones para poder lograr un acuerdo. "No lo vemos mal, pero queremos que nos expresen cuál es el planteamiento" con la nueva situación, profundiza el representante de uno de los 10 sindicatos que se sientan en la mesa de negociación.

Los sindicatos prefieren salidas voluntarias ahora que forzosas tras la fusión

Rifaterra profundiza en la idea de la voluntariedad. El plan de bajas es voluntario, con el objetivo de alcanzar las 1.800, aunque sin obligación de llegar a esa cifra para que se ejecute. La diferencia, es que una vez culminada la fusión con BBVA, estas salidas podrían ser forzosas, mediante un ERE. "Todo lo que sean salidas ahora que se puedan reducir tras la fusión, es bueno", añade. "Lo que venga en el futuro es incierto", subraya, señalando que incluso a la dirección del banco que negocia las salidas, la situación les ha pillado "a contrapié".

El segundo sindicato en el banco es la UGT, quien también apuesta por seguir con la negociación. "Nos preocupa sobremanera la duplicidad de oficinas que en caso de realizarse cierres saldrá un número importante de trabajadores", señalan fuentes de la dirección del sindicato en el banco. "Si ahora pueden salir personas de manera voluntaria, este proceso beneficiaría", aseguran. Confían en que finalmente se llegue a un acuerdo con la "práctica totalidad" de los sindicatos, pese a que algunos plantearon sus dudas de seguir con la negociación cuando se conoció la posible fusión de BBVA y Sabadell. Otros sindicatos relevantes en la mesa, como Sicam-Aprobas, ya han avanzado también que seguirán con las negociaciones pese a haber solicitado una pausa para estudiar la situación. Rafael Meoro, representante del sindicato señala que tras este "periodo de reflexión", se ha optado por "no coartar" a aquellos trabajadores que prefieran poder salir ahora con medidas incentivadas y voluntarias que esperar a lo que pueda llegar con la nueva fusión. Además, defiende que la propuesta del banco se "mejore" en la próxima reunión. "Son capaces de ceder para cerrarlo antes de fin del ejercicio y mejorar sus cuentas", añade.

Entre los sindicatos ha habido también críticas. La CGT defendió en un comunicado que ha habido "mala fe" por parte de la dirección del banco. "En ningún momento nos ha comunicado que hubiera negociaciones, contactos o acuerdos con BBVA para dicha fusión, teniendo que enterarnos por la prensa y un día antes de finalizar el proceso de negociación", señaló el sindicato en la nota. "El cambio de escenario es evidente , debido a que las condiciones ofrecidas por la dirección de banco Sabadell son claramente inferiores a las ofertadas en BBVA —en otros procesos—, convirtiéndose las mismas en una referencia mínima obligada para las negociaciones en curso", concluía. Pese a las críticas, fuentes del sindicato defienden que si se vuelve a convocar la mesa, estarán presentes.

Sabadell cuenta con 16.890 empleados, según el dato de sus cuentas del tercer trimestre. De concluir este proceso de salidas antes del acuerdo con BBVA, la entidad llegaría a la fusión con un 10% menos de empleados y el cierre de numerosas sucursales. BBVA tiene 29.475 trabajadores en plantilla tras haber dado salida a más de 800 empleados en lo que va de año. Los bancos todavía no han planteado los datos del futurible recorte en empleo y sucursales, aunque en el sector se manejan estimaciones de analistas que rondan las 1.200 oficinas cerradas.

Este es solo uno de los procesos de negociación entre la banca y los sindicatos que se ha abierto en las últimas semanas. Banco Santander ha abierto esta semana la mesa de negociación del ERE con los sindicatos, con una propuesta inicial que supone 4.000 despidos y 1.100 recolocaciones, así como el cierre de 900 sucursales. A ello se suma el ERE de Ibercaja, cuya negociación también ha arrancado en los últimos días con una propuesta inicial de 790 salidas y la clausura de 220 oficinas. Por último, la patronal AEB —Santander, BBVA, Sabadell y Bankinter, principalmente— y los sindicatos se encuentran negociando el convenio colectivo del sector. Las antiguas cajas de ahorros (CECA), cerraron el acuerdo para el convenio hace unas semanas.

Etiquetas
Publicado el
19 de noviembre de 2020 - 22:21 h

Descubre nuestras apps

stats