La portada de mañana
Acceder
La nueva guía de Sanidad sitúa a 11 comunidades en riesgo alto o extremo
Pablo Casado busca una segunda oportunidad por el centro
Opinión - Señor Casado, ¿y ahora qué?, por Neus Tomàs

¿Cuánto sabes sobre el clítoris? Mitos a derribar si quieres disfrutar de orgasmos

Una mujer en la cama.

E. García

Llegó la hora de acabar con los prejuicios, el desconocimiento y los tabúes relacionados con el sexo y, sobre todo, con los juguetes eróticos. Y para ello vamos a derribar unos cuantos mitos y a aclarar unas verdades de las buenas, de la mano de Monica Branni, psicóloga y sexóloga de Platanomelón, la marca líder en juguetes eróticos, cuyas expertas atienden virtualmente las dudas de la Comunidad del Sofá, que cuenta con una comunidad en redes de más de un millón y medio de seguidores. Se basan en sus demandas para crear ad hoc toys sexuales de ultimísima generación, como el recién lanzado Mambo, un succionador de clítoris que promete ofrecer orgasmos en mayúsculas.

¿Sabías que el pene y el clítoris son órganos homólogos?

De hecho, según la sexóloga, “nacen de las mismas estructuras anatómicas y, a partir de un momento de la gestación, empiezan a diferenciarse y se desarrollan en pene o vulva”. 

Te sorprenderá saber que el clítoris y el pene tienen dimensiones parecidas (algunos pueden ser más grandes inclusive) y su respuesta sexual es casi idéntica: “ambos se vasocongestionan y se erectan tras la excitación sexual, incluso en el sueño”. Increíble, ¿no?

Te lo explica la experta: “cuando se siente excitación, el clítoris se pone erecto llenándose de sangre arterial, con alto contenido de oxígeno (lo cual produce una gran actividad fisiológica)”. Aunque ojo, que hay una gran diferencia: el clítoris tiene 8.000 terminaciones nerviosas y el pene solo unas 4.000. “En cuanto a sensibilidad, ¡el clítoris gana por goleada!”, celebra Branni.

¿Se erecta sólo por excitación?

No necesariamente. Son habituales tanto la erección como la lubricación vaginal cuando se está durmiendo, seguro que te suena, ¿verdad? Y lo más curioso es que se trata de una especie de puesta a punto del cuerpo, en opinión de la psicóloga: “en estado de reposo, nuestros genitales reciben poco oxígeno, por lo que su función y vitalidad es limitada, como si estuvieran en letargo”.

Esto sucede porque, por lo general, nuestra vida sexual es discontinua y pasa por épocas donde no hay mucha actividad sexual, con lo cual los tejidos no funcionan como deberían. Por esta razón, argumenta la sexóloga, “¡el sueño, concretamente la fase REM, se encarga de que nuestros genitales funcionen de forma óptima! Un gimnasio en total reposo”.

Curiosamente, el clítoris es muy parecido al pene, pero cada clítoris es muy diferente entre sí y, por lo tanto, no existe una técnica sexual “definitiva” y válida para todas. Hay personas que disfrutan más del roce, a otras les gusta un contacto más delicado… Incluso algunos juguetes pueden causar auténtica sensación en contacto con los genitales, pero también puede no acabar de agradar a otras personas. 

A todas luces, cada quien es un mundo y lo más interesante es hacer turismo, empezando por una misma. Hay que probar diferentes presiones, texturas, movimientos, succiones, temperaturas… y lenguas. Y así comprobar en qué estado se queda el propio clítoris tras el orgasmo, pues algunos se quedan hipersensibles, otros requieren de ciertos minutos de reposo y algunos pueden volver a la carga al momento.

¿Y tú, eres clitoriana o vaginal?

Según los últimos estudios, el 49,6% de personas con vulva consideran que tienen orgasmos vaginales y el 50,4% cree que los suyos son clitorianos. Pues bien. No. Esto es un mito tan grande como toda la bibliografía de Freud, que consideraba que la mujer siempre era vaginal, por no decir frígida. 

Pero claro, en aquellos tiempos no podía saber que en realidad el clítoris abraza las paredes de la vagina, por eso también resulta estimulado a través de la penetración vaginal aunque no se toque directamente desde el exterior. O sea, si no hay estimulación del clítoris, ya sea por dentro o desde fuera, no hay orgasmo. El clítoris es el órgano específicamente diseñado para producir placer.

Mambo, el succionador que satisface todas las demandas 

Por eso en Platanomelón se han empeñado en sacarle el máximo partido y en mejorar cualquier tipo de succionador ya presente en el mercado a demanda de todas sus clientas y consultoras de la Comunidad del Sofá, que pedían un succionador de clítoris sin contacto directo, sensitivo y progresivo, que les abocara nivel tras nivel hasta la multiorgasmia.

Para satisfacerlas, se han servido de la tecnología Clitorial Orgasm Control Technology, también llamada Oh!Tech, para crear Mambo, un magnífico juguete sexual de diseño ergonómico con dos boquillas intercambiables y doce niveles de succión que procura orgasmos más intensos, envolventes y duraderos.  

La principal diferencia con otros succionadores y otros juguetes eróticos es que Mambo provoca ondas de presión alrededor del glande del clítoris. Para que te hagas una idea, estimula el clítoris por fuera, por dentro y profundamente, para unos orgasmos más intensos. Sus sexólogas creen que “Mambo es clitorialmente explosivo” y, además, le ven la gran ventaja de que es el succionador de clítoris más silencioso del mercado.

En cuanto al importantísimo punto de la higiene, está totalmente recubierto de silicona hipoalergénica de alta calidad, lo que lo convierte en muy fácil de limpiar, además de tener una textura suave ultrasedosa y agradable al tacto. Y lo mejor de todo, se sostiene de pie, por lo que la parte clave no entra en contacto con ninguna superficie, garantizando así máxima higiene (que de sobra sabemos lo difícil que es encontrar el lugar donde colocarlos después de lavarlos). “Seas como seas, Mambo encontrará tu punto”, garantiza Branni.

Etiquetas
Publicado el
23 de septiembre de 2020 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats