eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Felonía, golpismo, alta traición

Tras calificar al presidente del Gobierno de golpista ilegítimo felón y traidor, ¿qué es lo siguiente para Pablo Casado? ¿Pedir al Ejército que haga algo?

179 Comentarios

"El presidente del Gobierno es el mayor traidor que tiene ahora mismo nuestra propia legalidad".

"El Partido Popular quiere liderar a la España sensata a la que ya solo le queda el recurso de salir a la calle para pedir que se cumpla la ley y que no se siga humillando a nuestro país"

"El presidente está cometiendo un acto de felonía, está siendo un felón contra la propia continuidad histórica de la democracia española".

"Es lo más grave que ha vivido la democracia española desde el 23 de febrero de 1981".

"Pedro Sánchez tiene 84 escaños. Es un presidente ilegítimo a partir de hoy. Como ilegítimo es un presidente que cometa delitos de narcotráfico".

"Cada día que pasa Pedro Sánchez al frente de España es un escarnio a la historia democrática de este país".

"Que ayuden a España a echar a este okupa, a este incapaz".

"Pedro Sánchez es el mayor felón de la historia democrática de España, un irresponsable, un incapaz para gobernar, un desleal que está cometiendo alta traición, un mentiroso compulsivo"

"Ahora empezarán con que crispamos".

Pablo Casado, presidente del PP, 6 de febrero de 2019.

Tras una declaración así, y si aceptamos como premisa que Pablo Casado realmente dice lo que piensa, ¿qué más queda? ¿Cuál es el siguiente paso? ¿Pedir la intervención del Ejército contra el Gobierno golpista y felón? ¿Buscar el apoyo de Donald Trump contra la alta traición de Pedro Sánchez? ¿Proclamarse presidente legítimo de España este domingo en la manifestación?

La decisión del PSOE de sentarse a dialogar con otros partidos catalanes, incluyendo a los independentistas e invitando a todos los demás, no solo es legal, legítima y democrática. Es imprescindible, salvo que creamos que los problemas políticos se arreglan solos.

Sin duda fue una enorme torpeza que fuese el Gobierno y no el PSC quien confirmase que en esa mesa de partidos asistirá un relator, un mediador, un observador, un moderador, un independiente o como lo quieran llamar. Fueron más torpes aún las explicaciones de la vicepresidenta Carmen Calvo, incapaz de aclarar cuestiones básicas sobre las funciones de ese relator. Tampoco está claro en qué mesa mediará: si en la de partidos o, como dice Elsa Artadi, en las reuniones bilaterales con el Gobierno. Son muy escasas las posibilidades de éxito de ese diálogo, que tiene muy poco recorrido si en él no participa la derecha española, y es obvio también que todo esto se cruza con la negociación de los Presupuestos. Pero nada de todo esto justifica un discurso así por parte de Pablo Casado, una soflama irresponsable más propia de un espadón del XIX que del presidente de un partido de gobierno en la Europa del siglo XXI.

Si esta es la respuesta ante la idea de que varios partidos se sienten a dialogar, imaginen qué habría dicho Casado si el presidente del Gobierno español hubiese propuesto exactamente lo mismo que decidió el conservador David Cameron en Reino Unido ante el independentismo escocés: un referéndum pactado con reglas y condiciones claras.

¿Un relator independiente? ¿Un mediador? Sí. Igual que hizo Rajoy en sus diálogos discretos con el independentismo catalán. Lo mismo que hizo Aznar con la Iglesia en su intento de negociación con el "movimiento nacional de liberación vasco". Lo mismo que ha enviado la ONU a España ante otros problemas, como recuerda Elisa Beni en su artículo de hoy. Lo mismo que se hace en todo el planeta Tierra siempre que intenta abordar un problema político.

Que el nacionalismo español –hay que llamarlo así porque es la exacta definición– vea todo esto como "una humillación" recuerda a cuando los franquistas cantaban eso de "si ellos tienen ONU, nosotros tenemos dos". España tiene un serio problema con la integración de Catalunya. Un problema político, que como todos solo se resuelve con política. Sentándote a dialogar con el que no piensa como tú.

Hay otras opciones, claro. Pero no son las que se espera de una democracia europea.

Porque lo de Catalunya es un problema político, no un problema judicial o de delincuencia común. Y la solución que propone Casado –ilegalizar a los representantes de una mayoría de los votantes catalanes, encarcelar a sus principales líderes y abolir las elecciones al parlamento catalán con un 155 permanente hasta que ganen los suyos– es el verdadera discurso golpista, autoritario y antidemocrático.

"Alta traición", dice Pablo Casado. Es un delito muy grave que está en el Código Penal y que se castiga con elevadas penas de prisión. Si realmente el líder de la oposición dice lo que piensa, debería plantear un proceso penal en el Tribunal Supremo contra el presidente español siguiendo el artículo 102 de la Constitución. No convocar una manifestación.

Todo esto por un relator. Imaginen, es un suponer, qué habría argumentado Pablo Casado si Pedro Sánchez dijera sobre los independentistas catalanes la mitad de lo que dijo sobre los terroristas de ETA José María Aznar.

En eldiario.es queremos hacer las cosas de otra forma, pero no lo podemos hacer solos. Hazte socia, hazte socio.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha