La portada de mañana
Acceder
Estado de alarma a la carta para evitar un cierre como el de marzo
¿Qué pasa con Navidad? Preguntas y respuestas sobre el nuevo estado de alarma
Dolores Delgado: "La reforma del CGPJ tiene que hacerse con un gran consenso"

El Gobierno vasco asegura que las elecciones "podrían perfectamente celebrarse durante el estado de alarma"

Murga, Erkoreka, Tapia y Arriola, este martes

"Unas elecciones podrían perfectamente celebrarse durante el estado de alarma". El Gobierno vasco, por boca de Josu Erkoreka, incorpora a sus peticiones de cara a retomar la normalidad tras superar los momentos más duros de la pandemia de COVID-19 la celebración de las autonómicas antes de agosto y observa que no hay "obstáculos jurídicos" para activar el proceso, que exige una antelación de como mínimo 54 días. Hacerlas a mediados de julio, obligaría a decidirlo a finales de mayo, aun cuando el Estado no haya levantado el estado de alarma.

El portavoz del Ejecutivo de Iñigo Urkullu, ha insistido en que la transmisión del coronavirus podría ser más baja en julio y ha explicado "en la gripe española de 1918 hubo un primer brote en primavera, remitió en verano pero se recrudeció tan fuerte a partir de septiembre que dejó 40 millones de muertes en todo el mundo". "Son datos que están ahí", ha remarcado Erkoreka, ubicado al lado de la consejera de Salud, Nekane Murga. Le ha preguntado a ella: "¿Quieres añadir algo más?". "La autoridad sanitaria te da el visto bueno", ha bromeado Murga. 

Erkoreka ha indicado que posponer "sine die" la convocatoria dejaría en una "situación institucional anómala" la política vasca -ahora mismo ya lo está con el Parlamento disuelto y el Gobierno con plenos poderes-. Y ha recordado que hacerlas después del 25 de septiembre podría ser problemático, ya que habrían pasado más de cuatro años desde las anteriores.

Respecto al paraguas jurídico, ha insistido en que "el estado de alarma ni condiciona ni suspende ningún derecho fundamental y singularmente tampoco el de participación política". Eso sí, "otra cosa es que el estado de alarma contenga limitaciones de movimientos que de hecho lo hagan imposible", pero Erkoreka ha indicado que todo apunta a un descenso de las restricciones de cara al verano. En Euskadi, este jueves Urkullu reunirá a todos los partidos para valorar conjuntamente la situación -la oposición ya se ha mostrado recelosa-. Se les entregará un doble informe, científico y jurídico. En Galicia, el decreto de suspensión electoral previó expresamente la imposibilidad de actuar hasta que finalizase el estado de alarma. En el caso vasco, por el contrario, se vinculó con una declaración de "emergencia sanitaria" que puede levantar el propio Urkullu.

En cuanto al plan de desescalada presentado por el Gobierno de Pedro Sánchez, el Ejecutivo vasco ha sido muy cauto y espera más detalles para valorarlo, lo que contrasta con otras críticas a medidas anteriores, desde el propio confinamiento hasta el parón económico. Y eso que algunas medidas chocan frontalmente con las propuestas propias, como el deseo de Euskadi de que estudiantes de 4º de ESO, Bachillerato y FP regresasen a las aulas físicamente. 

"El Gobierno vasco tuvo conocimiento del contenido del plan en el momento en que se celebraba la rueda de prensa. El plan necesita un desarrollo y concreción. Es muy difícil hacer una valoración", ha dicho Erkoreka. Sí ha ironizado que Sánchez ha pasado de la "plurinacionalidad" a la "pluriprovincialidad" al poner los territorios como base y que en Euskadi la movilidad entre territorios es muy común. Eso sí, ha reconocido que son un ámbito "constitucional" -al PNV le sugería cierta "preconstitucionalidad" en un Estado autonómico- pero ha indicado que apenas tienen competencias en materia sanitaria.

El Gobierno vasco es una coalición de PNV y PSE-EE y en la comparecencia estaba también el socialista Iñaki Arriola, titular de Vivienda y Medio Ambiente. Ha dicho que Osakidetza también separa los datos de la pandemia por provincias y ha añadido que lo mismo que hay que estudiar en profundidad las propuestas de Sánchez también hay que hacerlo con las de Urkullu. El coronavirus ha provocado algunas fisuras entre los dos partidos

15.000 positivos, menos hospitalizados

En cuanto a los datos de la pandemia, Euskadi ha superado la barrera de los 15.000 positivos, exactamente 15.138 personas han tenido ya un diagnóstico de COVID-19 bien con una PCR o bien con un test serológico rápido. Son 334 nuevos casos, 55 de ellos considerados "nuevos contagios" al haber sido detectados con PCR, que mide la carga viral. "La transmisión está disminuyendo", ha destacado la consejera Murga, que ha puesto como ejemplo que "el número de casos notificados a atención primaria está muy por debajo" de los datos del 15 de marzo. Se la circunstancia de que los test rápidos detectaron hasta 483 casos nuevos, más que los casos comunicados.

Por territorios, Álava vuelve a las tres cifras (100 más para un total de 3.764, 3.200 de ellos en Vitoria), Bizkaia casi suma 200 (196 para 8.411) y Gipuzkoa sigue como el lugar menos afectado (38 nuevos positivos, 2.629 en total). Los fallecidos ya son 1.274 tras registrarse 19 nuevos decesos en 24 horas, los de 13 vizcaínos, 4 guipuzcoanos y 2 alaveses. La mayor letalidad se da en las residencias, con al menos 14 centros con más de 10 fallecidos

La estadística de hospitalizaciones da un respiro a Euskadi después de varios días de subidas y vuelve a bajar, concretamente en 42 personas. Son 683 personas en los centros sanitarios -sin hospitalización a domicilio (sin datos desde hace días), hoteles medicalizados (22) y el San Onofre de Vitoria (26)-, 104 de ellas en la UCI por su gravedad -pero menos de la mitad del pico de 232 pesonas, ocurrido el 2 de abril-. Las altas y recuperaciones alcanzan las 10.474, 500 más que en la anterior medición. Son un 69%, según ha destacado la consejera, Nekane Murga. 

Llama la atención que el denominado R0 -los casos derivados de un contagio- sea diferente en función de si el dato de Euskadi lo da el Ministerio de Sanidad o el Servicio Vasco de Salud (0,93 frente a 0,85). Sea como fuere, por debajo de 1 se considera que la pandemia está remitiendo. Murga -que ha sido la última en intervenir en la rueda de prensa a pesar de ser la responsable de Salud- ha vuelto a destacar la importancia de incrementar el número de test para conocer mejor el alcance de la pandemia. Como datos, y sin dar los resultados, ha hablado de 23.000 test en residencias (al 85% de los trabajadores y al 50% de los internos) y de 13.353 entre sanitarios (un tercio de los 35.000 de Osakidetza). Dentro de esta estrategia, la consejera de Desarrollo Económico ha anunciado 2.000 pruebas a trabajadores, 1.000 de la red de ciencia y 1.000 del transporte público.

"En los próximos días la clave es prevenir. Y simultáneamente identificar cuanto antes a las personas con síntomas y sus contactos. Tal y como actuemos hoy dependerán las medidas que  tenemos que tomar en el futuro", ha señalado Murga. 

Etiquetas
Publicado el
29 de abril de 2020 - 14:22 h

Descubre nuestras apps

stats