Elkarrekin Podemos-IU rompe la negociación presupuestaria con el Gobierno y presentará una enmienda de totalidad

Miren Gorrotxategi, en el Parlamento Vasco

La coalición Elkarrekin Podemos-IU había dejado claro este martes a las 10.00 horas que no atisbaba ninguna posibilidad de acuerdo presupuestario de cara a 2022 con el Gobierno de Iñigo Urkullu, quien por otra parte tiene garantizada la aprobación de las cuentas por la mayoría absoluta de PNV y PSE-EE en el Parlamento Vasco. Miren Gorrotxategi ha enfatizado las diferencias insalvables en materia de educación, de salud o de energía y, apenas unos minutos después, a las 10.23, han recibido un mensaje del consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, que está confinado tras haber dado positivo en COVID-19, de que no seguirá con las negociaciones. Así las cosas, la coalición de izquierdas irá a la enmienda de totalidad como PP+Cs y Vox, que ni siquiera ha participado en la ronda de contactos. Formalmente, EH Bildu sigue hablando con el Ejecutivo, pero las posiciones también son muy distantes, según los últimos pronunciamientos públicos de Maddalen Iriarte.

La exconcejal del PNV Ana Helguera será la presidenta del Tribunal de Cuentas, en el que estará el 'número dos' de Seguridad

La exconcejal del PNV Ana Helguera será la presidenta del Tribunal de Cuentas, en el que estará el 'número dos' de Seguridad

Desde determinados ámbitos políticos y comunicativos se había dado por sentado que podría haber un acuerdo económico con Elkarrekin Podemos-IU. En 2020 ya se pactaron las cuentas con ellos aunque con muchos matices. La dirección de Podemos era diferente -y la nueva hizo de estos pactos 'casus belli'-, IU se desmarcó y el Gobierno de Urkullu no tenía mayoría absoluta. En 2021 fue la formación que más lejos llegó en las conversaciones, sí, pero ya no hubo entendimiento, aunque unos meses después sí pactaron las medidas de la ley antipandemia. En esta ocasión, tanto el lehendakari como los portavoces de Podemos e IU habían marcado las distancias existentes desde un inicio, pese a lo cual ha habido dos reuniones. Urkullu llegó a decir que las propuestas de Elkarrekin Podemos-IU no eran "realistas".

Sin embargo, la formación de izquierdas se había resistido a romper las negociaciones incluso hasta minutos antes del 'no' definitivo del consejero Azpiazu desde su cuarentena. Y eso que Gorrotxategi había enfatizado que no había entendimiento para caminar hacia un modelo "inclusivo" en materia educativa, con un refuerzo de la enseñanza pública, o para recuperar las 4.000 plazas de sanitarios de refuerzo en la pandemia ya perdidas y que se lo había explicado en un mensaje. Además, habían presentado una ley para crear una sociedad pública de energía que impulse las renovables y abarate los costes después de que el Gobierno rechazara incorporarla en el proyecto presupuestario. Urkullu replicó a la coalición que ya existen el EVE y Shesa, pero Elkarrekin Podemos-IU critica que son organismos que hacen transferencias de dinero público al sector privado, "un oligopolio que chantajea" a la sociedad y no garantiza suministros a precio de coste.

En una segunda rueda de prensa en menos de una hora, Gorrotxategi ha detallado el final de las conversaciones. Ha asegurado que el Gobierno ha sido más generoso con EH Bildu -"lo que para nosotros era imposible, para otros ha sido posible", ha dicho en relación a propuestas políticas más allá de los números- y también que tienen la sensación de que el veto estaba decidido de antemano. "El Gobierno vasco tenía la decisión de no acordar con nosotros los presupuestos tomada desde hace bastante tiempo", ha señalado la portavoz de Elkarrekin Podemos-IU, quien con todo ha confiado en retomar el diálogo de cara a los presupuestos de 2023, que serán los penúltimos de la legislatura.

Etiquetas
Publicado el
23 de noviembre de 2021 - 10:43 h

Descubre nuestras apps

stats