La huelga del metal de Bizkaia detiene la producción en Mercedes-Benz, la principal factoría vasca

Un trabajador en la planta de Mercedes-Benz Vitoria.

Los efectos de la huelga del metal de Bizkaia, que cumple este jueves su cuarto día, están empezando a tener 'daños colaterales' en otras empresas fuera del territorio. Es el caso de Mercedes-Benz de Vitoria, que ha anunciado a la plantilla que deberá parar parte de su producción este viernes y el sábado por problemas de suministro derivados de la huelga en la provincia vecina.

Los sindicatos tensan la relación con Osakidetza con cuatro días de huelga en el Centro de Transfusiones

Los sindicatos tensan la relación con Osakidetza con cuatro días de huelga en el Centro de Transfusiones

Según ha trasladado la dirección de la empresa automovilística a los trabajadores, se ve obligada a cerrar parte de la producción por falta de suministro “ajenos” a causa de la afección del paro a varios de sus proveedores principales que están en Bizkaia, como es el caso de Gestamp. Por ello, este viernes día 2 se ha suspendido la producción de los tres turnos en el sector de montaje bruto y mientras que no se trabajarán en los turnos de tarde y noche en los sectores de montaje final y pintura. Además, ha decidido desconvocar el sábado 3 de diciembre en los sectores de montaje, pintura y montaje bruto. Estas cancelaciones no afectarán al personal que desempeña su actividad en prototipos.

Los paros en la automovilística parten de las dificultades que están teniendo varias empresas de Bizkaia para sacar adelante su producción con motivo de la huelga convocada, por un lado, por CCOO, UGT, LAB, ESK, CGT y CNT, y por otro, por ELA. Pese a que la patronal del sector, la Federación Vizcaína de Empresas del Metal (FVEM), minimiza en cada jornada el seguimiento de los paros -este jueves lo cifra en no más del 15%, frente al 85% del que hablan los sindicatos convocantes- lo cierto es que en las grandes empresas la huelga está teniendo un impacto importante.

Entre estas empresas está Gestamp, cuya dirección comunicó a Mercedes-Benz, y también a su propia plantilla, la imposibilidad de cumplir sus compromisos de suministro con la planta alavesa por carecer de suficientes piezas en stock y tener parada la producción con motivo de la huelga. Una situación que el fabricante de piezas de automoción vizcaíno considera que es “muy grave”, con repercusiones aún por determinar y que genera “riesgo e incertidumbre” respecto al futuro, en un momento “importante”, según ha trasladado la dirección de la empresa a la plantilla. Hay que tener en cuenta que Mercedes-Benz será la receptora -si no hay cambios de última hora- de una inversión de 1.200 millones para posicionarse en el mercado de los coches eléctricos y esa inversión será muy importante para que sus proveedores habituales opten a nuevos contratos. Un contexto en el que consideran que la “pérdida de imagen” puede tener un peso fundamental.

No es la primera vez que Mercedes-Benz, la principal factoría de Euskadi, tiene que parar parte de su producción por el conflicto del metal de Bizkaia. El 29 de octubre la planta alavesa también tuvo que detener varias líneas por falta de componentes como consecuencia de los paros. CCOO, UGT, LAB, ESK, CGT y CNT han advertido a la patronal esta cuarta jornada de huelga esta semana que “no abandonarán la lucha por sus derechos”, aunque han reiterado su apuesta por la negociación.

Los piquetes informativos más numerosos se han dado cita frente a la empresa Arteche, de Mungia, que pertenece a la junta directiva de FVEM y “una de las principales responsables del bloqueo de la negociación”, han señalado las centrales, que han destacado que “igual que en días anteriores la presencia policial ha sido numerosa y ha habido momentos de tensión”. Ya en la jornada del miércoles se produjeron incidentes entre los trabajadores y la Ertzaintza, de los que los sindicatos responsabilizaron directamente al PNV con una concentración ante su sede. Este jueves se ha celebrado una “multitudinaria” manifestación en Erandio, donde los trabajadores han exigido a la FVEM un “convenio digno” . Al paso de esta manifestación se han quemado un total de siete contenedores de basura, segñun ha informado el departamento de Seguridad. El sindicato ELA, que realiza sus manifestaciones por separado, ha realizado una manifestación entre Iurreta y Durango después de que los piquetes informativos haya recorrido empresas del Duranguesado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats