La portada de mañana
Acceder
El búnker judicial: quién es quién en el gobierno de los jueces del PP
La semana en que Lesmes echó un pulso al Gobierno y arrastró a Felipe VI
OPINIÓN | Una conjura para los necios, por Elisa Beni

Urkullu declara de nuevo la "emergencia sanitaria" en Euskadi por el repunte de casos de COVID-19

Urkullu, en una reciente reunión con la consejera de Salud, Nekane Murga, y con su 'número dos', Iñaki Berraondo

El lehendakari, Iñigo Urkullu -todavía en funciones hasta el 3 de septiembre-, va a declarar nuevamente la situación de "emergencia sanitaria" en Euskadi debido al incremento exponencial de positivos por COVID-19 en las últimas jornadas (más de 1.000 en 48 horas) y al repunte también, aunque de menor calado, de hospitalizaciones, casos graves y fallecidos. Según fuentes del Gobierno vasco, la medida entrará en vigor desde este lunes, 17 de agosto, y el martes se celebrará ya una primera reunión de la mesa de crisis, en la que Urkullu ejerce de "mando único".

La crisis del coronavirus: mapas y gráficos de su expansión en Euskadi

La crisis del coronavirus: mapas y gráficos de su expansión en Euskadi

El Ejecutivo de PNV y PSE-EE está "trabajando" para que el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV) publique la "triple normativa" para regresar a la situación que Euskadi vivió entre marzo y mayo: la declaración formal de la alerta, la activación del denominado LABI (plan de protección civil de Euskadi, en el que está representado también el delegado del Gobierno de España, Denis Itxaso) y la asunción del lehendakari del mando único. El Gobierno ha convocado una rueda de prensa para mañana a las 12.30 horas en Bilbao en el que las consejeras de Salud, Nekane Murga, y de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia -fue la comisionada para gestionar la desescalada y es una de las manos derechas de Urkullu- ofrecerán "todos los detalles" y valorarán la situación sanitaria.

Esta normativa ya se aplicó en Euskadi el 13 de marzo, horas antes de que entrara en vigor en toda España el estado de alarma, con el que se solapó en la práctica. Permite adoptar medidas extraordinarias que pueden llegar incluso a confinamientos, aunque desde el gabinete de Urkullu solamente se alude a que se trabaja en la aplicación "a la mayor brevedad posible" y "de acuerdo con el resto de comunidades autónomas" de las medidas anunciadas este viernes por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, relativas a la reducción del ocio nocturno y a mayores restricciones para fumadores. Eso sí, deja caer que sobre la mesa hay "otras complementarias" que están "estudiadas" y que se activarían "si así fuere necesario". Este marco otorga más capacidades al Ejecutivo y evitaría varapalos como el del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco en relación con los horarios de discotecas y salas de baile. La primera emergencia sanitaria estuvo vigente hasta mediados de mayo, ya que Urkullu la levantó para poder convocar elecciones autonómicas el 12 de julio. El estado de alarma continuó vigente hasta el 18 de junio en Euskadi, que como Galicia y Cantabria adelantaron su final.

¿Cuáles son los números que llevan a este escenario?

La incidencia media del coronavirus se ha disparado en Euskadi, singularmente en Bizkaia aunque también en Vitoria en los últimos días. Con 322 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días -hace un mes eran aproximadamente 15-, es una de las zonas de Europa con mayor afección de los rebrotes. La consejera Murga habla ya a las claras de una "segunda ola". Es cierto que se realizan miles de PCR diarias y que parte de los positivos son asintomáticos o personas que ya estaban aisladas por ser contactos, pero las autoridades sanitarias asumen que ha regresado la transmisión comunitaria, que está empezando a haber focos en residencias de mayores y que cada día hay más ingresos hospitalarios y en UCI. El R0 -que mide los positivos derivados de cada caso- lleva por encima de 1 desde hace semanas. Se pueden consultar los datos sobre todos los focos, la evolución de casos y la situación centro a centro de las residencias en el especial interactivo de elDiario.es/Euskadi.

"Nos ha cegado la idea de que era posible una nueva normalidad después de un duro confinamiento. Debemos vivir socialmente diferente. No debe haber normalidad en la relación física entre las personas. Hay que mantener despierta esa conciencia y, en la medida de lo posible, extenderla, porque cada persona es parte de la solución. Con nuestra actitud, manteniendo la distancia, extremando la higiene de manos y usando la mascarilla, cuya utilización es cierto que se ha generalizado, pero que debemos seguir extendiéndola aún más", sostiene Murga sobre la situación en Euskadi. Como dato: desde que empezó agosto, se han detectado más de una docena de focos vinculados a la hostelería.

Etiquetas
Publicado el
14 de agosto de 2020 - 20:12 h

Descubre nuestras apps

stats