La portada de mañana
Acceder
La nueva versión de Sánchez provoca fisuras con sus socios de coalición
150 días de guerra entre el Gobierno y las eléctricas
OPINIÓN | La consulta anticonstitucional de Batet, por Javier Pérez Royo

Urkullu estrena una legislatura con mayoría absoluta y con una vicepresidencia segunda socialista

Momento de la investidura de Urkullu en 2016 con la bancada del PNV en pie

El lehendakari, Iñigo Urkullu, afronta este jueves la sesión de investidura en el Parlamento Vasco con la tranquilidad de tener detrás una mayoría absoluta, la de los 41 votos de PNV y PSE-EE que harán que ni siquiera sea necesaria una segunda sesión. Es algo que nadie desde José Antonio Ardanza había disfrutado. Lejos queda el fantasma del adelanto electoral de la legislatura 2012-2016, cuando fue incapaz de aprobar los primeros presupuestos, o la escasa producción legislativa de la 2016-2020, en la que a la coalición de PNV y PSE-EE le faltó un escaño para tener 38 de 75 en la Cámara.

La socialista Sonia Pérez, consejera de Turismo desde 2019, se despide del Gobierno vasco y regresa al Parlamento

La socialista Sonia Pérez, consejera de Turismo desde 2019, se despide del Gobierno vasco y regresa al Parlamento

Los socialistas, sabedores de que sus 10 escaños ahora son clave para esa mayoría absoluta, han logrado un mayor peso político en el nuevo Gobierno aunque la estructura final y los nombres del nuevo gabinete (ocho nacionalistas y tres socialistas) sigan guardados bajo siete llaves. Idoia Mendia, secretaria general del PSE-EE, no sólo será consejera de un área de Empleo y prestaciones sociales con importante dotación presupuestaria sino que ejercerá de vicelehendakari. El PNV, eso sí, ha situado otra vicepresidencia primera por encima para remarcar su peso (el triple de escaños) y que la 'número dos' y lehendakari en ausencia de Urkullu no sea socialista. Hasta ahora, 'de facto', Josu Erkoreka había sido 'número dos' sin ese rango inexistente en Euskadi desde 2009. Es el mismo modelo con el que Pedro Sánchez minimizó el impacto de la entrada de Pablo Iglesias.

La sesión parlamentaria de investidura, sin embargo, no arrancará con Urkullu, sino que la abrirá Maddalen Iriarte, de EH Bildu, que no ha renunciado a su posibilidad de presentarse a pesar de saber que parte sin opciones. La coalición abertzale asegura que lo hace por "responsabilidad". Aspira a hacer visible una alternativa a Urkullu después de haber crecido en votos y en escaños en las últimas elecciones. Tiene un máximo de 90 minutos para exponer su programa de Gobierno y luego tomará la palabra el líder del PNV.

Urkullu ha preparado un discurso de 70 minutos, aproximadamente, y con tres grandes bloques, la situación generada por la pandemia de la COVID-19, la exposición del programa de Gobierno que han pactado PNV y PSE-EE -cien folios que no se han hecho públicos- y una reflexión sobre el autogobierno vasco tras cuatro años marcados en la distancia por Catalunya y en los que no se ha completado la reforma del Estatuto, aunque sí se ha arañado al Gobierno central un calendario para completar las transferencias pendientes desde 1979, incluidas Prisiones y la gestión del régimen económico de la Seguridad Social. El todavía lehendakari ha pedido a sus actuales consejeros unas notas sobre la situación en sus áreas -una costumbre en sus grandes discursos parlamentarios- y ha esbozado su alocución con Manu Castilla, con Txus Peña y con Jonan Fernández, todos ellos asesores o altos cargos de la Presidencia desde que accedió al cargo.

El candidato del PNV no se apartará de los ejes del pacto entre PNV y PSE-EE. "Lo urgente" es hacer frente a la pandemia y atender sus consecuencias económicas y sociales. El "no ha de quedar nadie atrás" es ya un mantra para Urkullu, que incorporará además un componente generacional de respeto y cuidado de los mayores y de atención a las necesidades de la juventud. En el plano económico, volverá a recuperar el objetivo de bajar del 10% de paro, algo que logró en la pasada legislatura pero que el coronavirus truncó. También retomará la reforma de la renta de garantía de ingresos. El 'green deal' y la defensa del "planeta" será otra de las ideas-fuerza de Urkullu, que ya declaró la emergencia climática en 2019 pero que no sacó adelante las prometidas leyes verdes que se anunciaron. En el apartado de "lo pendiente" se quedan los flecos de la gestión del final de ETA y el marco estatutario.

La sesión, tras las exposiciones de los 'presidenciables', se suspenderá para comer y se retomará por la tarde con turnos para la oposición -será el estreno de Vox en la tribuna parlamentaria- y posibilidad de réplica por parte de Iriarte y Urkullu. Se estima que a las 19.00 horas se pueda celebrar la votación que reelegirá a Urkullu por tercera vez como lehendakari. Ya el sábado jurará el cargo en Gernika, bajo el tradicional árbol. En ambos casos, Parlamento y Casa de Juntas, se han limitado aforos y establecido protocolos por la pandemia.

Etiquetas
Publicado el
2 de septiembre de 2020 - 20:54 h

Descubre nuestras apps

stats