Comparativa: las medidas económicas de España, Francia e Italia para combatir el coronavirus

Pedro Sánchez con Emmanuel Macron en el Palacio del Elíseo.

Tres países mediterráneos con el mismo problema, pero en diferentes estadios de evolución y con recetas económicas parecidas. Comparamos las principales medidas adoptadas por España, Italia y Francia para amortiguar los efectos económicos del coronavirus.

Los tres acaban de publicar sus decretos de medidas excepcionales en los respectivos diarios oficiales, después de haber limitado los movimientos de las personas en el espacio público para intentar frenar la curva de contagios y fallecimientos.



Monto total movilizable

Paquete de estímulo disponible en España, según ha anunciado este martes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es de 200.000 millones de euros. Es decir, casi un 20% del PIB –1,3 billones– movilizable para proporcionar garantías de préstamos a empresas, especialmente a pequeñas empresas, que también obtienen una moratoria sobre las obligaciones fiscales; pagos retrasados de hipotecas para familias. De los 200.000 millones, la mitad corresponden a avales; y 17.000 millones, a subvenciones para sobrellevar la crisis. También habrá otros 83.000 millones de inversión privada.

El Gobierno de Italia ha activado este lunes una partida de hasta 25.000 millones de euros para financiar distintas medidas para combatir el impacto del coronavirus, pero con la capacidad de movilizar recursos de ayuda por importe de hasta 350.000 millones de euros. Es decir, casi el 20% del PIB también –1,9 billones–.

El presidente de Francia, por su parte, anunció que su Gobierno pondrá sobre la mesa 300.000 millones de euros –un 12% del PIB, que asciende a 2,5 billones– "para que ni una sola empresa por pequeña que sea caiga en la bancarrota" y pueda recibir créditos para sostener su actividad.

Trabajo

El decreto aprobado por Gobierno prevé que los autónomos que vean reducidos sus ingresos podrán recibir prestación por falta de actividad.

Así mismo, la prestación de desempleo queda garantizada en España para todos: todas las personas despedidas a causa del coronavirus recibirán el paro, incluso aquellas que no tengan los años suficientes de cotización. El paro cobrado mientras dure esta situación no restará del acumulado.

El Gobierno italiano, por su parte, ha prohibido los despidos en marzo y abril. El paquete de medidas, denominado Cura Italia incluye 10.000 millones de euros en ayudas al mercado laboral, desempleo, incluyendo subsidios a trabajadores que pierdan su empleo y a los autónomos, y otros 3.500 millones en medidas para reforzar el sistema sanitario italiano. El Ejecutivo pagará 600 euros en marzo a los autónomos y trabajadores estacionales.

En Francia, los autónomos podrán disponer de un "fondo de solidaridad" sostenido con fondos públicos. Además, hay un paquete de ayuda de 45.000 millones de euros para las empresas y los trabajadores ante la crisis del coronavirus, que se suman a las garantías del Estado francés de 300.000 millones de euros para créditos a las empresas.

Hipotecas y alquileres

Ninguno de los tres países ha previsto, de momento, ayuda a los alquileres particulares. Tan solo en Francia, Macron anunció que el pago del alquiler de la sede y de las facturas de gas, electricidad y agua quedan suspendidos para las pequeñas empresas en apuros.

Sin embargo, los tres han previsto medidas relacionadas con las hipotecas. En España, quienes vean reducirse sus ingresos pueden congelar el pago de la hipoteca. "En esta crisis nadie será desahuciado de su casa por atravesar una situación económica difícil", dijo Sánchez.

En Italia, entre las medidas contenidas en el decreto, la ciudadanía podrá beneficiarse de una moratoria en el pago de sus cuotas hipotecarias en caso de haber perdido el empleo, además de un nuevo permiso parental de 15 días de duración y de un bono de hasta 600 euros para el pago de servicios de cuidado de los hijos –contratar a canguros–.

Impuestos

Las obligaciones fiscales de las empresas italianas se aplazan de momento hasta el 31 de mayo para las empresas que facturan hasta dos millones. El Gobierno italiano ha previsto suspender el pago de facturas, impuestos e hipotecas para aliviar la presión sobre las pequeñas empresas y los hogares.

La medida es similar a la aplicada en España, donde el decreto establece una moratoria en el pago de impuestos para las empresas en apuros por la crisis del coronavirus.

En Francia, así mismo, el Gobierno ha previsto suspender el pago de facturas, impuestos e hipotecas para aliviar la presión sobre las pequeñas empresas y los hogares. Suspensión temporal de las obligaciones fiscales de empresas y ciudadanos.

Etiquetas
Publicado el
18 de marzo de 2020 - 22:13 h

Descubre nuestras apps

stats