La destrucción de la cancha para privatizar el polideportivo del Parque Móvil llega al pleno de Cibeles

Un campo de fútbol callejero montado durante la manifestación por la cancha del Parque Móvil

La derrota política sufrida por la Junta de Chamberí hace unos días, durante el pleno del distrito, puede agrandarse este martes en el pleno del Ayuntamiento de Madrid. Allí, el PP deberá defender la propuesta de su concejal Javier Ramírez para desmantelar la pista de baloncesto construida en el futuro polideportivo del Parque Móvil y convertirla en un gimnasio. Algo a lo que se oponen los partidos de la oposición, también Ciudadanos, y la comunidad educativa chamberilera.

La privatización polideportiva que se le atraganta a Almeida en Chamberí

La privatización polideportiva que se le atraganta a Almeida en Chamberí

Una propuesta del PSOE reproducirá el debate que ya se produjo en la Junta de Distrito y en el que el PP se quedó solo defendiendo un cambio que acabaría con una de las pocas pistas cubiertas para deportes colectivos en Chamberí. Los socialistas reclaman “que se mantenga el proyecto inicial del Centro Deportivo Municipal del Parque Móvil, manteniendo la pista polideportiva para albergar deportes de equipo, produciéndose su apertura lo antes posible”. 

Hace unas semanas, los vecinos de esta céntrica zona de la capital descubrieron que la cancha de baloncesto y fútbol sala que se estaba construyendo en las instalaciones junto al Parque Móvil sería troceada para convertirla en un gimnasio. El motivo de esta inesperada actuación era el de aumentar la rentabilidad del polideportivo, que también contará con piscina, de cara a privatizar su gestión. La Junta de Chamberí, responsable de la actuación, calculaba que la empresa concesionaria podrá ingresar 864.474 euros en cada temporada.

En esta parte de Madrid apenas hay espacios deportivos, mucho menos cubiertos. Poder utilizar la cancha de baloncesto del Parque Móvil era una antigua reivindicación de sus vecinos y de los alumnos de colegios cercanos, que tienen que viajar a otros distritos para poder practicar deportes de equipo. Así que, al enterarse de las intenciones del equipo de Almeida, las familias del colegio público San Cristóbal, situado junto al polideportivo, se movilizaron rápidamente: primero organizando una recogida de firmas que alcanzó los 1.400 apoyos, luego pidiendo reuniones con todos los partidos políticos, y después se manifestaron de forma visible para sacar a la calle su causa, movilización que repitieron este miércoles frente a la Junta de Chamberí.

El concejal de distrito intentó una solución in extremis para salvar su proyecto de la censura política: horas antes del último pleno de Chamberí, ofreció a las familias del colegio San Cristóbal, situado junto al polideportivo y sin apenas espacio para las clases de gimnasia, el uso de una de las salas de musculación para estas y una hora semanal de piscina. Además, les dijo que la Comunidad de Madrid podría ceder algún espacio deportivo más en Islas Filipinas. Pero el Ampa no aceptó la propuesta y se emplazó a una nueva reunión con el edil, según fuentes de las familias consultadas por este periódico.

Los representantes del Ampa pidieron al concejal “mantener la pista para todos los colegios del distrito”, y afirmó contar con el apoyo de tres clubes deportivos de Chamberí y de cientos de vecinos de la zona. “Estoy segura que en una democracia no hay trámite irreversible y que con voluntad política encontrará la manera”, le reclamó la presidenta del Ampa al concejal Ramírez.

Si Ciudadanos defiende la misma posición que hace unos días, votará a favor de mantener la cancha y en contra de sus socios de gobierno, al igual que harán Más Madrid, PSOE y Grupo Mixto. Habrá que ver también la postura de Vox, que en Chamberí decidió no dar el sí y criticó la forma de hacer del concejal de distrito, Javier Ramírez (PP), con una “solución que no favorece a nadie”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats