La portada de mañana
Acceder
La normalidad pre-COVID volverá como pronto a finales del próximo verano
Los documentos de Amazon: "Es un periodista crítico y muy próximo a los sindicatos"
OPINIÓN | El virus que agrava una sociedad infantilizada, por Rosa María Artal

Así se vivió la Manifestación del Orgullo 2016

Alrededor de un millón y medio de personas participaron el sábado 2 de julio en uno de los actos centrales del Orgullo LGTBI: la manifestación estatal, que un año más regresó al Paseo del Prado y el de Recoletos para reivindicar los derechos de lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales con disfraces, pancartas, música y muchísimo color.

Un encuentro más politizado de lo habitual: representantes de todas las formaciones políticas (salvo el PP) y de los principales sindicatos del país encabezaban la pancarta de cabecera dedicada a la Igualdad Real del colectivo LGTBI con la que se han comprometido en la pasada campaña electoral.

Uno de los más aclamados fue Íñigo Errejón, de Podemos, a quien tanto jóvenes como no tan jóvenes aplaudieron y vitorearon a lo largo de todo el recorrido, acompañados del grito de guerra de la formación "¡Sí se puede!". Algunos incluso se acercaban al cordón de la manifestación para hacerle alguna fotografía o hacerse un selfie con él de fondo.

Aunque desde el Partido Popular acusaron a los organizadores de vetarles, en el escenario del fin de la manifestación y junto a Manuela Carmena estaba Carlos Izquierdo, Consejero de Políticas Sociales y Familia, que se mostró encantado de la invitación y de que Madrid cuente con uno de los mejores Orgullos LGTBI del mundo.

Con algo de retraso sobre lo previsto, la marcha partió de Atocha en torno a las 18:45 horas, aunque las carrozas (sin duda el mayor atractivo del Orgullo), no salieron hasta casi media hora después y fueron acumulando retrasos a lo largo del recorrido debido a la afluencia de personas, que les dificultaban el tránsito.

"¡Yo soy bisexual, bisexual, bisexual!", fue la principal banda sonora de la Manifestación del Orgullo 2016, el segundo de los lemas de la marcha de este año y que convierte a 2016 en el Año de la Bisexualidad, una orientación sexual que cada vez reconocen más personas pero que aún está muy estigmatizada y llena de prejuicios.

No solo el colectivo LGTBI se acercó hasta la Manifestación del Orgullo. Allí también se pudo ver a muchas personas mayores, parejas heterosexuales de mediana edad, jóvenes e incluso niños, que se dejaron llevar por el espíritu festivo que se respira y la curiosidad de lo diferente.

Un fuerte dispositivo de limpieza

Tras el paso de las carrozas un fuerte dispositivo de limpieza entró en acción para hacer desaparecer las toneladas de basuras generadas durante la manifestación.

A pesar de que se facilitaron numerosos contenedores de basura adicionales y que la alcaldesa pidió un año más que cuidaran de la ciudad y no ensuciaran, muchos de los residuos terminaron sobre la calzada.

Empleados del SELUR tuvieron que proceder la retirada de las montañas de botellas, vasos, banderas, envases y envoltorios diversos para devolver la normalidad a la vía en el menor tiempo posible.

Etiquetas
Publicado el
5 de julio de 2016 - 18:04 h

Descubre nuestras apps

stats