La portada de mañana
Acceder
Empresas y administraciones se resisten al teletrabajo pese a la explosión de contagios
El panorama para quien suceda a Salvador Illa
Opinión - Romper el tablero, por Esther Palomera

Carmona: "Contemplamos un plan específico y singular para Malasaña"

Carmona, durante la entrevista con Somos Malasaña | Foto: Raquel Angulo
  • "Malasaña puede ayudar a Madrid aportándole mucho valor añadido, pero Madrid debe ayudar a Malasaña"
  • "Queremos revitalizar la zona a través de la cultura, que es su signo de identidad y lo que la hace singular"

"El ruido es un problema de convivencia,juntaremos a empresarios y vecinos en una comisión permanente"

Antonio Miguel Carmona, candidato del PSM a la alcaldía de Madrid, presume de haber nacido en la calle Madera y, por lo tanto, de ser malasañero de pura cepa. Recuerda cómo de niño bajaba con un balón la pendiente que por San Andrés lo conducía a la plaza del Dos de Mayo y cómo ya de no tan niño alguna que otra noche cerró la Vía Láctea de La Movida. Desde sus 17 años no reside en el barrio, aunque sigue conservando la vivienda familiar y asegura que ahí será donde regrese algún día a cerrar el ciclo de su vida. Los 30 minutos de entrevista que en principio nos iba a conceder se convirtieron en más de 60 de conversación: imposible seguir con él un esquema de preguntas.

-Hay problemas como el del ruido y la suciedad que son crónicos. Se suceden las legislaturas y siguen ahí. ¿Hay que resignarse?

De ninguna de las maneras. Con respecto al ruido producido por el ocio lo primero que haría al llegar a la alcaldía sería una auditoría del funcionamiento de la ZPAE para saber dónde está fallando y luego establecería una comisión permanente que reuniera por una parte a los vecinos, que tienen su legítimo derecho al descanso, y por otra, a los empresarios de hostelería y de ocio nocturno, para que llegaran a acuerdos y tomaran microdecisiones sobre problemas concretos que pudieran plantearse. La comisión estaría presidida por este alcalde. El tema del ruido es un problema de convivencia. He hablado con representantes de ambas partes y ambos desean llegar a acuerdos. El Ayuntamiento debe propiciar el marco para ello y mediar. No se trata de llegar con prohibiciones, sino de diálogo entre las partes y horarios acordados. Usted no lo sabe, porque aún no lo hemos anunciado, pero en mi programa contemplamos un plan específico para Malasaña en todos los sentidos. Queremos revitalizar la zona a través de la cultura, que es su signo de identidad y lo que la hace singular.

-Otro contaminante acústico es el tráfico rodado. ¿El PSM está a favor de instaurar el Área de Prioridad Residencial en el barrio, tal y como debería haber hecho ya el PP de haber cumplido con lo que prometió?

Absolutamente sí que estamos a favor y lo haríamos inmediatamente, dentro del primer año de mandato. Hay que reducir la intensidad del tráfico en la zona, aunque para ello también hay que crear antes plazas de aparcamiento para los residentes.

-En cuanto a la suciedad... ¿No merece una zona como ésta, que recibe tantos visitantes de todas partes, una limpieza más frecuente, la vuelta del baldeo de calles...?

Volvemos a lo del plan específico para Malasaña. Todo eso lo tenemos contemplado. También es esencial volver a recoger muebles y trastos viejos una vez al mes e incrementar la frecuencia de vaciado de contenedores de reciclaje. Está claro que aquí no se genera la misma cantidad de residuos de vidrio y de cartón, por ejemplo, que en otros lugares de la ciudad. Las características especiales de Malasaña exigen respuestas especiales, pero yendo más allá hay que preguntarse ¿por qué están tan sucias las calles de Madrid? Creemos que se limpia poco y es por eso que vamos a realizar una auditoría de gestión, denunciar los incumplimientos de contratos integrales si es el caso e, incluso, remunicipalizar el servicio si vemos que no se da bien. La cuestión de fondo es que quienes se adjudican las contratas municipales lo hacen, en ocasiones, con ofertas temerarias que luego les llevan a reducir personal y a empeorar las concidiones de los trabajadores. Desde el Ayuntamiento luego dicen que no hay problemas, que las calles están limpias y demás y es porque avisan de cuándo se van a hacer las inspecciones de funcionamiento del servicio. Existe una connivencia acojonante. Nosotros proponemos un plan inmediato de limpieza en los seis meses posteriores a nuestra llegada al poder, plan de limpieza que también contempla el cuidado de la decoración de los espacios públicos o la colocación de urinarios públicos, entre otras cosas.

-Con lo de revitalizar Malasaña a través de la cultura, como ha dicho antes, quiere decir que, por ejemplo, volverá la música en directo a los bares, algo que fue santo y seña de la zona y que ahora sólo es poco más que un recuerdo lejano?

Todo es un problema de equilibrio. Conciertos en directo sí, pero sin molestar a los vecinos. De ahí la importancia de la comisión permanente de trabajo y diálogo de la que he hablado. No hay que prohibir sino acordar. La cultura está en el ADN de Malasaña y vamos a fomentar que se desarrollen iniciativas de este tipo tanto en espacios privados como en espacios públicos. No faltan infraestructuras municipales en Madrid para darles cabida, véase sin ir más lejos el centro cultural Conde Duque, lo que faltan son contenidos. Para esos espacios de los que disponemos los madrileños prometemos una programación densa.

-¿Qué opina de la situación en la que se encuentra actualmente los proyectos del Patio Maravillas y del Solar de Antonio Grilo, iniciativas ciudadanas autogestionadas que pueden ser desalojadas en cualquier momento?

Pues que no son un problema sino un síntoma de lo que he dicho. Dentro de la legalidad, eso está claro, debemos dar espacio a proyectos que fomenten actividades culturales, sociales e, incluso, políticas. En Madrid tenemos muchos edificios, solares y espacios municipales cerrados y eso es algo que no se puede consentir.

-En unos días los vecinos de Malasaña celebraremos las fiestas del Dos de Mayo, un año más, autogestionadas y totalmente al margen del Ayuntamiento. ¿Levantaría el PSM esta especie de castigo que el gobierno del PP ha impuesto a las fiestas del barrio y que claramente supone un agravio comparativo con otras zonas de Madrid?

Estoy totalmente a favor de la recuperación popular de estas fiestas y me encanta que sean los vecinos quienes se hayan puesto al frente de las mismas. El Ayuntamiento debe apoyarlas al 100% tanto logística como financieramente y debe, además, decirlo públicamente. Por convencimiento personal y, además, porque si no lo hiciera mi madre me mataría, apoyaremos la celebración del Dos de Mayo.

-¿Qué otros componentes encierra ese plan especial para Malasaña del que presume?

Malasaña tiene que proyectar una imagen cuidada, una imagen pública atractiva con la que puede ayudar a Madrid aportándole mucho valor añadido propio de una singularidad famosa en todas partes, pero Madrid debe ayudar a Malasaña. Lo que quiero que tengan claro los vecinos de Malasaña es que voy a cuidar especialmente este barrio.

Nuestro plan para Malasaña incluye también el ajardinamiento de los espacios públicos, una ordenanza de terrazas que evite la invasión de esos espacios públicos que ahora están abandonados y con un mobiliario inadecuado, la proyección y visibilidad del talento que hay en la zona, así como medidas -esto es un objetivo estratégico- en materia de vivienda como la del alquiler social para jóvenes; las piedras no revitalizan un barrio, lo hacen sus gentes y no se debe permitir que el mercado expulse a los jóvenes de un área que se quiere mantener viva. En este mismo sentido, hay que decir que en Madrid hay unos 40.000 pisos vacíos propiedad de los bancos, a los que contemplamos aumentar el IBI en un 50% o más si no los sacan al mercado, y quién sabe si no plantearemos incluso una expropiación del usufructo temporal de esas mismas viviendas. Tampoco permitiremos que fondos buitres expulsen a vecinos que viven en Malasaña en régimen de alquiler social en inmuebles como los que hay en las calles Santa Lucía y Madera.

Por otra parte, la apertura a los vecindarios que proponemos de los espacios de los colegios, fuera de horario escolar, ayudaría a paliar, entre otras cosas, la falta de lugares en la zona donde practicar deporte al aire libre. También cuidaremos de la Escuela de Arte de la calle Palma, un valor del barrio poco explotado y al que encima el PP quiere arrebatar el bachillerato artístico que ahora imparte; hay que mostrar lo que hacen sus alumnos, darles lugar en las plazas del barrio para que muestren su arte.

-Dejando a un lado ya los temas específicos de Malasaña, ¿cómo ve como candidato sus posibilidades reales de llegar a la alcaldía y si cree viable recortar esos 10.000 votos, más o menos, que de manera constante viene siendo la distancia que en las últimas citas electorales les saca el PP en el distrito Centro?

La mayoría de sondeos que manejamos como partido nos dan firmes posibilidades de ganar la Alcaldía, pero queda mucho trabajo por hacer. Está claro que la candidata del PP, "La Madre de la Corrupción", mantiene un núcleo de simpatizantes fieles que la votarán, pero también está claro que el 70% del electorado está a favor de un cambio de Gobierno. De ese 70%, estimamos que hay un 40% de indecisos.

-¿Cómo valora la irrupción de nuevas y pujantes fuerzas políticas?

La diversidad es buena y se abre la posibilidad de un abanico de pactos. Tras las elecciones, pondremos nuestro programa sobre la mesa y hablaremos con quien quiera votarlo.

Con el candidato del PSM a la alcaldía de Madrid hemos iniciado la serie de entrevistas que realizaremos a los alcaldables de la ciudad que se presten a someterse a nuestras preguntas. La próxima será con Begoña Villacís, de Ciudadanos.

Entrevistas con los alcaldables de Madrid:

Etiquetas
Publicado el
20 de abril de 2015 - 14:35 h

Descubre nuestras apps

stats