Laura Sam: "Siento que puedo decir grandes mentiras y grandes verdades con la poesía, con muy pocas palabras"

Laura Sam

Laura Sam, poeta murciana, ha publicado su poemario `Incendiaria´ en la editorial Arrebato Libros, una recopilación de poemas orales, que viene avalado por una sólida trayectoria de su autora en recitales de poesía y a través de las redes. Con un estilo personal, recopila sus poemas orales y los plasma ahora en formato papel.

Paul Pen, escritor: “Son muy interesantes los personajes que caen en la tentación”

Paul Pen, escritor: “Son muy interesantes los personajes que caen en la tentación”

La potente portada, diseñada por Alfonso Álvarez, adelanta algunas características de este libro. Fuerza, contraste, sencillez de elementos, sugerencia conceptual, impacto inesperado del algo que nos llega inevitablemente y que puede arrasar. Aunque su libro tenga que compartir espacio en las mesas de novedades con jóvenes poetas que parecen dedicarse a juntar frases de carpeta de instituto, Laura Sam ha escrito una obra original, sólida y viva, que pide ser leída en voz alta y que, afortunadamente tiene poco que ver con esos otros libros. El próximo 12 de junio en Cartagena y el 13 en Murcia, presentará `Incendiaria´.

Sé que eres de Totana y que vives en Bilbao. ¿Cómo llegas allí? ¿Porqué Bilbao? Además de a la poesía ¿a qué te dedicas?

Llegué a Bilbao con una beca para terminar la carrera de Bellas Artes. Bilbao con 21 años me parecía, por aquel entonces, lo suficientemente desconocido para saciar mis inquietudes de universitaria aburrida. También parecía lo más lejos posible dentro de mis opciones. Así llegué hasta aquí.

Ahora estoy casi de forma imperativa de año sabático porque tuve problemas de salud. Al margen de mis recitales, cuando vuelvo a la rueda intento sobrevivir en el ecosistema de la gestión cultural de la ciudad. Durante el curso académico trabajo como mediadora en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, haciendo guías y dando talleres de expresión poética y oral a grupos de estudiantes. También dirijo un festival de poesía oral en Bilbao (Spoken Word Bilbao). Al final todo tiene que ver con la poesía.

¿Qué es `spoken word´?¿Tiene una relación tan estrecha con el rap o Leonard Cohen como pone en la wikipedia?

Spoken word es el juego al que nos somete la palabra cuando cobra vida. Para mí es una necesidad -casi primitiva -de comunicarse física, emocional y verbalmente. Esto puede manifestarse de muchas formas desde la voz creadora, que establece un diálogo con el público de una manera u otra mediante el tono, el ritmo, el movimiento. Aquí evidentemente confluyen la palabra y el sonido, el lenguaje y el mensaje, la voz y el poema. Todo lo que he aprendido sobre spoken word ha sido haciendo y viendo hacer, y lo único que sé es que las posibilidades son ilimitadas. Tengo la sensación de que la poesía siempre ha tenido una relación estrecha no solo con la música, sino con el resto de disciplinas. Quizá ahora empezamos a verlo con más nitidez.

Te escuché por primera vez en un curso de verano de la Complutense, te había invitado el escritor y crítico Ricard Ruiz, en el verano de 2016, interpretando `Esquizofrenia´, uno de los poemas que incluye tu libro. ¿Cómo llegas a este curso?¿Qué has hecho desde entonces?

Creo que Ricardo me conoció a través de algún vídeo en Youtube. Concretamente un vídeo en el que recitaba este poema que mencionas, cuando fui invitada a recitar a Caixa Forum por la Fundación Manantial. Si no me equivoco ellos también me conocieron por las redes.

Es curioso, pero creo que gracias a la exposición en estas plataformas he recitado en contextos muy diversos y he tenido oportunidades increíbles. Desde entonces…varias cosas. He continuado escribiendo y llevando mis textos a festivales, tanto a nivel nacional como internacional, estoy trabajando en otros dos poemarios, he tenido la oportunidad de dirigir una muestra de poesía nacional y otra internacional, he conocido a mucha gente que me ha inspirado para seguir avanzando y aprendiendo, he sacado mi primer libro, ¡he vivido!

¿Cuándo escribes los poemas de este libro?¿Cómo los has seleccionado?

Este libro es una selección de todos los poemas orales que he escrito e interpretado desde que empecé a subirme a los escenarios. Algunos tienen ya unos años, otros los escribí hace tan solo unos meses. En el libro hay un prefacio y quince poemas. A la hora de hacer la selección deseché varios textos con los que había perdido el vínculo emocional, poemas que de alguna manera ya no me pertenecían, no me encontraba cómoda con ellos en los directos. Con el tiempo cambiamos y con nosotros cambia también la mirada. Cuando armé el libro decidí quedarme con los más representativos y con algunos inéditos que aún ni si quiera he recitado en público.

¿Qué le ocurre a una poeta para tener que crear? ¿De dónde surge en tu caso la necesidad de escribir? La cita inicial de `Incendiaria´, de Annie Ernaux, `La ausencia de sentido de lo que se viven el momento en el que se vive es lo que multiplica las posibilidades de la escritura´ ¿da pistas sobre esto?

Recuerdo que cuando aún era una preadolescente me aburría mucho y dialogaba bastante conmigo misma, supongo que como todos a esa edad. Era muy inconformista y el mundo me parecía hostil y frustrante. Tengo la imagen en mi cabeza: pasar tardes enteras en mi habitación escribiendo (todo muy pedestre claro está) para intentar desencriptar todas esas emociones contenidas de quien no sabe muy bien qué hace aquí. Por aquel entonces aún no era una gran lectora, pero tenía una relación muy estrecha con el rap y me gustaba componer temas para divertirme y desahogarme. Luego fui creciendo y en el instituto descubrí la poesía. Creo que así empezó todo. Lo demás vino solo, la verdad. En cuanto a la cita de Ernaux, me sedujo para dar inicio al poemario por lo paradójico y lo simple, por lo bien que define el absurdo y porque creo que me devuelve a aquella chavala que pasaba las tardes en un cuarto dándose cabezazos contra la pared, escribiendo sinsentido para que el sinsentido no la llevara consigo. Suelo decirme que escribo contra la nada, entonces lo hacía. Y creo que no ha cambiado mucho.

¿Porqué poesía?

Me gusta su forma abstracta y el viaje íntimo que ofrece.

A veces siento que puedo decir grandes mentiras y grandes verdades con la poesía, con muy pocas palabras. Eso me da algo de vida. Soy impaciente y la inmediatez del poema me facilita la relación con mi personalidad nerviosa. Es cierto que con el tiempo mi proceso creativo ha cambiado y escribir un poema no es precisamente una creación ligera, ahora le dedico más tiempo; ya no solo al texto, sino al diálogo interno, pero aún así no estamos hablando de construir una historia, una estructura narrativa, etc… De momento no tengo paciencia para adentrarme en otro género. Aunque algo me dice que tarde o temprano intentaré una novela.

Si tuvieses que inscribirte en una genealogía de creadores, poetas o artistas en general, ¿a quienes reclamarías como tus antecesores?¿De quién has robado? Y dentro de los poetas actuales ¿a quién lees?¿con quién te identificas?

No sé si realmente puedo decir que me hayan influido de una forma radical, o si he robado mucho de ellos y ellas, pero siempre digo que cada vez que leo un poema que me sacude o que disfruto con algún artista “me llegan ondas” y de alguna forma su obra se instala en mí. Con esto de los antecesores siempre creo que me dejo cosas en el tintero. Me es muy complicado dar cuatro nombres y salir corriendo sin puntualizar ciertas cosas. Pero vaya, hablando en este caso de poetas que he leído o que sigo con especial interés y cuya obra me parece extraordinaria, podría nombrar a Walt Withman, Emily Dickinson, Edith Södergran, Miguel Hernández, Luis Cernuda, Ángel González, Ramón Irigoyen, Inger Christensen, Hölderlin, Klaus Rifbjerg, Pizarnik, Pessoa, Cavfis…

Y si hablo de autores y autoras actuales a los que siempre vuelvo o algunos que en algún momento me dieron una bofetada, diría Raymond Carver, Michel Houllebeq, Sharon Olds, Manuel Vilas, Antonio Gamoneda, Pía Juul, Chantal Maillard, Julia Escobar, Angélica Lidell, Almudena Vega, Maria Sotomayor, Tulia Guisado…entre otros.

Saliendo un poco de la palabra escrita y centrándome más en lo oral, no puedo pasar por alto a algunas raperas cuyo trabajo me fascina: Kate Tempest, Little Simz, Reverie, Noname, Gata Cattana..

¿Y la poesía `de instagram´? ¿Corremos el riesgo de que escribas una novela y te den el premio biblioteca breve?

Hoy he leído en un muro de Facebook que la poesía es lo contrario al marketing. Pues todo dicho. Con lo del biblioteca breve se pone en evidencia la mafia que hay detrás de todo esto. Basta leer la primera página del libro premiado. Creo que ahora me voy a escaquear pasándote este enlace.

`Incendiaria´ :¿qué gana y qué pierde al ser leída en lugar de ser escuchada en directo?

Diferencio mucho entre lo que escribo para llevarlo a lo oral, y lo que escribo para que sea leído. Los poemas de `Incendiaria´ son poemas orales que han vivido siempre en los directos. Me parecía necesario agrupar esta selección y llegar a esta conclusión en formato libro. Después de estos años recitando, me daba cuenta de que la gente me preguntaba por el poema y yo solo lo tenía en la memoria, pero muchos necesitaban volver a leer para detenerse en alguna parte del texto y darle otra vuelta. Evidentemente creo que siendo poemas orales, podemos decir que su máxima reside sobre un escenario. No creo que sea una cuestión de qué se gana o qué se pierde. Pero considero interesante que si existe la posibilidad, además de leer, la gente escuche Incendiaria. Incluso que lean los textos en voz alta. Me gusta pensar en este poemario como un artefacto o un objeto, un testimonio físico que sirve para repensar el poema, para volver de alguna manera a la magia del escenario.

En la presentación de Murcia del próximo 13 de junio, si te pido que recites ¿lo harás?

De hecho, creo que más que hablar, recitaré.

Etiquetas
Publicado el
11 de junio de 2019 - 11:33 h

Descubre nuestras apps

stats