La portada de mañana
Acceder
Los expertos de Sanidad consideran que el pasaporte COVID no reduce contagios
Las tres palabras que dinamitaron el acuerdo entre el Gobierno y ERC
Opinión - Almudena Grandes: recuérdalo tú y recuérdalo a otros, por Olga Rodíguez

Una mujer ha sido asesinada

Protesta contra la violencia machista/ EFE

No es otra mujer muerta a manos de un hombre. Es Cristina Iglesias, profesora de 36 años de Torre Pacheco, asesinada el viernes 10 de junio en Torre Pacheco por un vecino que estaba obsesionado con ella. Intentó violarla y, ante su resistencia, terminó matándola.

Murcia es la tercera comunidad con mayor tasa de denuncias por violencia de género

Murcia es la tercera comunidad con mayor tasa de denuncias por violencia de género

“A mi hija la mataron porque se resistió a su violador. La degolló como si fuese un animal en el matadero. Estas leyes que tenemos en España amparan a los asesinos, no a las víctimas”, dijo María Betanzos, madre de Cristina, en un acto de repulsa a los crímenes machistas que se celebró en la plaza de Belluga el lunes.

"Estas leyes que tenemos en España amparan a los asesinos, no a las víctimas. Como este desgraciado, que se ampara en que se tomó dos chupitos. Desgraciadamente, mi hija no va a ser la única. Esos no son hombres. No los puedo llamar hombres porque no lo son. Sólo puedo pedir apoyo para recoger las firmas y cambiar las leyes", añadió la madre de Cristina Iglesias.

Muchos medios de comunicación informaron sobre este caso de violencia de género como `otra mujer más muerta´. “En los medios no encontramos expresiones como `otro robo a mano armada´. Al utilizar la palabra `otro´ lo que hacemos es normalizar y marcar distancia con la mujer asesinada”, apunta Loola Pérez, presidenta de Mujeres Jóvenes de Murcia (Mujomur).

"Hablamos de la otra, la que no ha pedido ayuda, pero hay que entender que la violencia de género es algo muy complejo", afirmó Pérez. “Cuando damos cursos de prevención de violencia de género explicamos que en esas situaciones se da algo parecido a la relación de dependencia entre secuestrador y secuestrado del síndrome de Estocolmo. Hay un enganche psicológico y, en muchos caso, también una dependencia económica”, añadió la conocida en Twitter como Doctora Glas.

“La violencia machista tiene que ver con un problema de autoestima y con este aspecto se puede hacer mucho trabajo tanto desde la educación como desde los medios de comunicación”, añadió la presidente de Mujomur.

El último informe publicado por la Fundación ANAR el pasado 7 de junio señaló que la violencia intrafamiliar contra niños y adolescentes había aumentado un 40% en 2015 respecto al año anterior. López realiza una lectura también positiva de los datos al considerar que “existe una mayor concienciación de la violencia de género”. “También me parece muy positivo que las jóvenes cuenten con ídolos como Beyonce o Taylor Swift, quienes reivindican el feminismo”, añadió López.

En el acto de repulsa a la violencia machista a raíz del asesinato de Cristina Iglesias Fina Lucerga, del sindicato Sterm, señaló que “el dolor, la rabia y la sensación de impotencia que nos invaden son inmensos. Necesitamos medidas, no minutos de silencio”.

La diputada regional de Podemos María Ángeles García Navarro señaló que con la reforma de la Ley de Igualdad y contra la violencia de género impulsada por Podemos y aprobada por la Asamblea Regional el pasado 2 de junio, el asesinato de esta mujer en Torre Pacheco “sí que estaría contemplado como violencia machista”. “El problema en este caso es que aún no se ha publicado la ley”, añadió García Navarro.

Con la reforma de la Ley de Igualdad, se ha ampliado el ámbito de aplicación así como la definición de la violencia de género a fin de proteger y tratar todos los casos de las violencias ejercidas sobre las mujeres como “violencia machista”.

Cuando entre en vigor la reforma de la ley tendrá la consideración de violencia sexual y abusos sexuales “cualquier acto de naturaleza sexual no consentido por las mujeres, incluida la exhibición, la observación y la imposición, mediante violencia, intimidación, prevalencia o manipulación emocional, de relaciones sexuales, con independencia de que la persona agresora pueda tener con la mujer una relación conyugal, de pareja, afectiva o de parentesco”.

Murcia es la tercera región con mayor tasa de víctimas de violencia de género. Por otra parte, desde 2010 a 2016, se ha disminuido en la Región en más de un 76% el importe destinado a las políticas de igualdad.

La diputada de la formación morada señaló que “es necesario acabar con los recortes en materia de Igualdad, apostar por implementar las políticas de género y aplicarlas transversalmente en el desarrollo de todas las políticas públicas, con fondos específicos y evaluaciones de gasto, destinar recursos a la prevención, así como a la educación en esta materia”.

Gloria Alarcón, presidente del Forum de Políticas Feministas de la Región de Murcia, advirtió de que “la reforma de la ley se queda en una cuestión terminológica y es claramente insuficiente”. “Hay que invertir más en infraestructuras”, añadió la profesora de la UMU.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats