eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

La derrota en Hesse profundiza la larga crisis de la socialdemocracia alemana

La derrota en Hesse profundiza la larga crisis de la socialdemocracia alemana

La derrota en Hesse profundiza la larga crisis de la socialdemocracia alemana

El resultado del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) en las regionales de Hesse -el peor desde 1946- es un golpe más para esta formación en medio de la larga crisis que atraviesa desde el fin del Gobierno del canciller Gerhard Schröder (1998-2005).

La presidenta del SPD, Andrea Nahles, atribuyó el varapalo de Hesse en parte a que el partido no ha logrado mostrar un perfil propio de la gran coalición de Gobierno.

"La política federal no ha proporcionado viento a favor sino viento en contra. No hemos podido hacer visible nuestro propio perfil como partido dentro del Gobierno", dijo Nahles.

Sin embargo, basta con mirar los resultados de las elecciones generales desde 2005 para confirmar una clara tendencia a la baja que viene de más atrás.

El comienzo de la crisis se había incubado antes -de hecho, Schröder había tenido que convocar elecciones anticipadas tras perder sucesivos comicios regionales- pero la caída en picado vino después y el SPD no ha encontrado fórmula para detenerla.

Mientras que en 2005 el SPD, con Schröder a la cabeza, obtuvo el 34,2 % de los votos, sólo un punto por debajo del bloque conservador de la Unión Cristianodemócrata (CDU) y la Unión Socialcristiana (CDU/CSU) en los comicios generales posteriores ha estado siempre claramente por debajo del 30 %.

Las encuestas de intención de voto apuntan incluso a que si las elecciones generales fueran hoy el partido bajaría del 20 %, que a duras penas alcanzó en 2017 con Martin Schulz como candidato a la cancillería.

A la hora de buscar las razones de la crisis suelen señalarse dos factores fundamentales.

El primero es el desgaste sufrido como socio minoritario de la CDU/CSU de la canciller Angela Merkel en tres grandes coaliciones. Ante ello algunos, con el jefe las Juventudes Socialdemócratas (JUSO), Kevin Kühnert, a la cabeza, proponen poner fin a la alianza para que el partido se regenere en la oposición.

Nahles rechaza esa opción aunque hoy ha puesto como condición "una clara hoja de ruta" para el trabajo del Gobierno en los próximos meses.

El segundo factor es la crisis de identidad que afecta al partido desde que, en su último periodo de Gobierno, Schröder sacó adelante su programa de reformas -que incluía una serie de recortes sociales- contenido en la llamada Agenda 2010.

Ya durante el Gobierno de Schröder, la Agenda 2010 generó divisiones en el partido y llevó a que se creara el partido La Izquierda, producto de una fusión entre disidentes del SPD -con el expresidente de la agrupación Oskar Lafontaine al frente- y los postcomunistas del Partido del Socialismo Demócratico (PDS).

Tras el fin de la era Schröder, el SPD no supo qué hacer con la herencia de la Agenda 2010 y desde entonces han estado a la cabeza del partido tanto defensores de la misma, como Franz Müntefering, como otros que fueron críticos ante las reformas desde el comienzo, como la actual presidenta Andrea Nahles.

En su participación en los gobiernos de coalición con Merkel el SPD ha logrado sacar adelante una serie de medidas de típico corte socialdemócrata, como la introducción de un salario mínimo interprofesional o el llamado freno al precio de los arrendamientos.

Esas medidas suelen presentarse como correcciones a la Agenda 2010, que dentro de la agrupación se defiende o se ataca tibiamente mientras se busca un nuevo rumbo.

Paralelamente, la CDU/CSU ha recogido la herencia de la Agenda 2010 y ya en su primera legislatura Merkel no tuvo problemas en agradecer a Schröder por haber sentado las bases de la recuperación económica de Alemania, que se ve ante todo en el continuo descenso de las cifras del paro.

El desgaste de la CDU/CSU durante la era Merkel no le ha servido de nada al SPD. La protesta contra Merkel viene o bien de la derecha, con el surgimiento de la Alternativa por Alemania (AfD), mientras que Los Verdes se perfilan como un nuevo centro, quitándole votos tanto al SPD como a los conservadores.

En la situación actual, queda la tentación de seguir la idea de Kevin Kühnert y pasar a la oposición para regenerarse.

No obstante, la última vez que el SPD estuvo en la oposición, entre 2009 y 2013, no hubo una recuperación notable.

Aunque el SPD subió del 23 %, alcanzado en 2009, al 25,7 %, obtenido en 2013, quedó a años de la CDU/CSU que en ese año obtuvo el mejor resultado de la era Merkel con el 41,5 %.

La CDU/CSU también esta ahora lejos de esos resultados lo que se debe a que el panorama político alemán se ha diversificado. Sin embargo, de momento sigue como el partido más votado mientras que el SPD ya pierde el segundo lugar en muchas encuestas de intención de votos.

Rodrigo Zuleta

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha