Iglesias alega los informes que han desmontado la “tesis” del juez sobre la tarjeta de su excolaboradora para seguir siendo ‘perjudicado’ en el caso Villarejo

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. EFE/Chema Moya/Archivo

Pablo Iglesias sigue intentando recuperar la condición de perjudicado en la pieza del caso Villarejo abierta para indagar si el comisario se encuentra detrás del robo del teléfono de su excolaboradora Dina Bousselham y de la difusión de su contenido. El vicepresidente ha enviado este miércoles un nuevo escrito a la Audiencia Nacional para ampliar el recurso que presentó en junio y en el que arguye dos informes aportados a la causa que alejan las sospechas sobre él como causante de los “daños” en la tarjeta de Bousselham, que es una de las líneas de investigación abiertas por el juez tras retirarle la condición de víctima. 

Un informe policial aleja las sospechas sobre Pablo Iglesias como causante de los “daños” en la tarjeta de su excolaboradora Dina Bousselham

Un informe policial aleja las sospechas sobre Pablo Iglesias como causante de los “daños” en la tarjeta de su excolaboradora Dina Bousselham

El magistrado ha atribuido dos posibles delitos a Iglesias —revelación de secretos y/o daños informáticos— por la retención injustificada del contenido del móvil durante al menos seis meses y el supuesto daño al dispositivo. La defensa de Iglesias reconoce que “dado el actual estado de la tarjeta, no se puede precisar si existía daño alguno previo”, pero insiste en que “ha quedado acreditado que la supuesta destrucción externa era ajena a la tesis del instructor que la consideró base y elemento para la retirada de la condición de perjudicado”. 

Para sustentar esta argumentación, el vicepresidente alude en su escrito a un informe del 12 de agosto en el que la Policía Científica concluyó que los “daños” de la tarjeta de Bousselham fueron producidos por un tipo de “lijado” que se corresponde con las técnicas que realizan “los laboratorios especializados en recuperación de información de este tipo de dispositivos”.

Es decir, que son compatibles con la manipulación del dispositivo que hizo la empresa de tecnología de Gales a la que recurrió la pareja de Bousselham para intentar recuperar su contenido después de que se lo diera Iglesias y que ya informó de que había llegado a sus instalaciones "físicamente intacto". De hecho, este informe de la empresa de tecnología de Gales es el segundo que aporta Iglesias para intentar que se revoque la decisión del juez de retirarle la condición de perjudicado.  

El magistrado acordó el 25 de mayo retirarle esa condición a petición de la Fiscalía Anticorrupción y tras admitir Bousselham en sede judicial que ella misma había hecho y enviado algunos de los pantallazos de las conversaciones de Telegram que acabaron publicados en Okdiario, El Confidencial y El Mundo. Iglesias había sido aceptado en un primer momento como perjudicado al coincidir el material del móvil robado a Bousselham con esas publicaciones que según afirmó él mismo en sede judicial tenían el objetivo de perjudicarle a él y al partido justo cuando Podemos hacía una oferta de Gobierno de coalición al PSOE en 2016. 

El juez consideró "insostenible" mantener esa condición "toda vez que las diligencias practicadas no han permitido concretar en qué medida resulta ofendido o perjudicado de infracción penal alguna". Y a partir de entonces estableció como prioridad resolver qué hizo el político con la tarjeta del móvil de su antigua colaboradora o una copia, con independencia de que Villarejo guardara otra y tres medios publicaran parte de su contenido, según recogió un informe de Asuntos Internos.

Etiquetas
Publicado el
2 de septiembre de 2020 - 16:59 h

Descubre nuestras apps

stats