Objetivo: "tumbar" a Podemos

Iglesias acusa al PP de estar "fuera" de la Constitución al rechazar los pactos que propone Sánchez

"Estamos ante un Gobierno fallido y el destino de los proyectos fallidos es el de ser olvidados y, en último término, sustituidos. Si [Pedro] Sánchez plantea los pactos como una forma de apuntalar su fórmula de gobierno con Podemos y los demás acompañantes, simplemente fracasará. Si el PSOE se abre a una cooperación leal, abandonando iniciativas y compañías desestabilizadoras del marco constitucional y con una hoja de ruta razonable y pactada para salir de la crisis que tenemos encima, la aritmética parlamentaria no debería ser su mayor preocupación". El entrecomillado es del último editorial de FAES, la fundación que lidera el ex presidente José María Aznar, quien además ejerce una notable influencia sobre la estrategia del PP y esta misma semana dictaba la senda por la que debe transitar ante la crisis del coronavirus Pablo Casado.

Calvo se incorpora a distancia al Comité de Gestión del coronavirus al seguir convaleciente

Calvo se incorpora a distancia al Comité de Gestión del coronavirus al seguir convaleciente

¿Reunión con Pedro Sánchez para la reconstrucción nacional? Sí, pero siempre que antes el presidente ofrezca la cabeza de Pablo Iglesias en bandeja de plata. Se puede decir más alto pero no más claro. Negro sobre blanco lo ha escrito el otrora jefe de la derecha española y ha conseguido de inmediato la réplica que pretendía. Los populares ya defienden sin ambages que tras la oferta de Sánchez para reeditar una especie de segunda versión de los pactos de La Moncloa no hay más que una treta del Gobierno de coalición para un "cambio de régimen". Casado no ha sido tan explícito como el texto que FAES ha publicado bajo el título 'Hablando de pactos', pero el fondo de sus intervenciones esconde el mismo propósito de deslegitimación del Gobierno que su padrino político.

La cantinela se repite en algunos sectores económicos y mediáticos de la capital durante los últimos días. Los mismos que ya se opusieron a la entrada de Unidas Podemos en el Gobierno tras las últimas elecciones y que llevan muchos meses clamando por la fórmula de la gran coalición. Pese a ello, Sánchez negó ayer mismo haber recibido ninguna presión al respecto: "Nadie me lo ha planteado, pero tampoco hubiera dejado que me lo planteasen. El Gobierno que lidera España desde hace muy pocos meses lo está haciendo con unidad de acción, generosidad, responsabilidad y un compromiso respecto a la sociedad española absoluto, más allá de las cuestiones que puedan salir en los medios de comunicación"

En La Moncloa son conscientes, no obstante, de que hay importantes actores políticos, mediáticos y empresariales que utilizan la crisis de la COVID-19 para romper una coalición que nunca vieron con buenos ojos e intentaron evitar por todos los medios tras las últimas elecciones generales. Y todos presionan para que el PSOE rompa con Unidos Podemos y abra un escenario político de nuevas alianzas por la derecha, bien con el PP o bien con Ciudadanos.

La posición de Inés Arrimadas desde que empezó la epidemia tiene precisamente mucho que ver con esa estrategia, y no solo para recuperar el sentido de Estado y la centralidad perdida por Albert Rivera, sino para salir de la irrelevancia política en que el partido quedó tras las últimas elecciones con un nuevo carácter pactista. La nueva líder del partido, que fue la primera en situar en el marco de la crisis la necesidad de reeditar los pactos de La Moncloa de 1977, sostiene ahora que "no necesitamos un cambio de régimen" ni "unos pactos para que triunfe la ideología de Pablo Iglesias en España". En una entrevista en El País esta semana, Arrimadas trataba de limar asperezas con el presidente del Gobierno: "Sánchez nos ha maltratado, pero no me dejaré llevar por rencillas". La mano tendida al Gobierno le separa de Casado, pero la estrategia de fondo es idéntica a la narrativa de los populares: la solución pasa por excluir a Unidas Podemos.

Lo que hay sobre la mesa de algunos despachos no es un Gobierno de "emergencia nacional" sino la esperanza de un nuevo escenario que abra la posibilidad de tejer nuevas alianzas con las que diluir a Podemos, pero también al independentismo catalán de ERC como socios prioritarios del PSOE. Una hipótesis que en todo caso solo con los 10 diputados de Ciudadanos haría inviable la legislatura y dejaría al Gobierno en minoría. Sobre todo si el PP de Casado mantiene la oposición frontal a Sánchez mientras compite con Vox por el electorado más ultra.

Nada de ello, salvo un pacto para unos Presupuestos de "reconstrucción nacional", pasa hoy por la cabeza de Pedro Sánchez, sino más bien lo contrario, aclaran en La Moncloa. De hecho esta misma semana el presidente decidió incorporar a Podemos al comité de gestión técnica de la COVID-19 que se reúne a diario. Era el primer cambio, para incluir a los cuatro vicepresidentes, que se hacía en la configuración de un órgano que nació a raíz de la declaración del estado de alarma y del que inicialmente quedó excluida la formación de Pablo Iglesias, lo que dio lugar a todo tipo de rumores sobre la falta de confianza entre socios de gobierno, pero también a una retahíla de quejas de los del partido morado por que el presidente les excluyera del epicentro de la gestión de la crisis.

El ruido de fondo sobre la necesidad de apartar a Iglesias de la escena política, no obstante, se mantiene. Y a ello no solo han contribuido Aznar, Casado, Abascal, la propia Arrimadas y algunos editoriales de varios medios y grandes comunicadores. También lo ha sugerido el ex presidente Felipe González, que ha pedido a Sánchez que "no tolere intentos de romper las reglas de juego" al tiempo que ha advertido a Podemos de que si cree que es el momento de "romper el marco constitucional en medio de la pandemia", se estará "autoexcluyendo" de cualquier acuerdo nacional.

A pesar de que la situación es completamente nueva y distinta a la de 1977, el ex dirigente del PSOE cree que ahora hay incluso "más mimbres" que entonces para que se dé un acuerdo de Estado, si bien añadió que si "durante el diálogo, alguno de los socios o no socios del Gobierno creen que es el momento para cambiar el modelo constitucional o romper las reglas de juego con la UE, se están autoexcluyendo y el Gobierno no puede ni debe tolerarlo". González hizo estas declaraciones en medio de la polémica por un hilo que Pablo Iglesias hizo el 14 de abril para ensalzar los valores republicanos, con el que encendió las críticas de toda la oposición.

Lejos de las maniobras que tramen algunos tótem de la política del siglo pasado, Iglesias asegura que todos los intentos por desestabilizar al Gobierno se han traducido en todo lo contrario a sus pretensiones, esto es que la crisis, en lugar de desunir, está sirviendo "para estrechar lazos entre los socios del Ejecutivo".

Sea cierto o no, lo que sí dicen las encuestas que estos días manejan los demoscópicos es que el tablero electoral permanece en stand-by, igual que la ciudadanía, y que en momentos de crisis, como recuerda José Pablo Ferrándiz, de Metroscopia, suele producirse ese efecto que pomposamente (y en inglés) se llama Rally-around-the-flag. Todos en torno al Gobierno y a la espera de ver cómo reacciona. Hasta el momento, en los peores días de la crisis (con mayor número de muertes y mayor colapso en los hospitales) la evaluación de Pedro Sánchez bajó, si bien siempre estuvo mejor evaluado que el resto de líderes. Y ahora que la curva empieza a aplanarse, su puntuación mejora, según los datos de que dispone Metroscopia, que también indica que el Ejecutivo gana en valoración a medida que transcurre la crisis. En estos momentos, el 55% de los españoles aprueba su gestión, el porcentaje más alto desde el inicio de la pandemia, si bien el mismo porcentaje considera un desacierto el regreso al trabajo de las actividades no esenciales.

Etiquetas
Publicado el
18 de abril de 2020 - 22:23 h

Descubre nuestras apps

stats