Puigdemont llama a pasar de la "resistencia" a la "ratificación del mandato del 1-O" en las próximas elecciones catalanas

El ex president de Catalunya Carles Puigdemont y los ex consellers Toni Comín, Meritxell Serret, Clara Ponsatí y Lluís Puig, en la plaza de Luxemburgo de Bruselas, el 1 de octubre de 2020.

"El mandato del 1 de octubre está vigente, y cualquier urna sirve para ratificar ese mandato". Así ha resumido el expresident de Catalunya Carles Puigdemont, el horizonte hacia las nuevas elecciones catalanas a consecuencia de la inhabilitación de Quim Torra por no retirar unos lazos amarillos del palacio de la Generalitat durante la última campaña electoral.

"Ahora tenemos una oportunidad, seguramente la mejor", ha proseguido el ahora eurodiputado en una concentración frente al Parlamento Europeo para recordar el 1-O de 2017, "para ratificar aquel mandato y comprometer la acción del independentismo institucional. Hemos estado tres años manteniendo abierta esta ventana de esperanza. Nos toca pasar de defender la posición de resistir a la represión a avanzar, siendo muy conscientes de que España nunca abrirá una mesa para solucionar este conflicto de forma dialogada".

Las próximas elecciones, de momento, se presentan con cuatro opciones independentistas: ERC, Junts, PDeCAT y la CUP: "La unidad ya no se repitió el 21 de diciembre y sin embargo, con todo en contra el independentismo catalán, se consiguió la mayoría absoluta. Creo que hoy, 3 años después, con toda la represión, con la ausencia de alternativa por parte de España, hay muchas más razones para que mucha gente entienda que el único camino de la supervivencia como nación, como sociedad para garantizar la justicia, el bienestar y el progreso es la independencia".

"Sólo podemos hacerlo de una forma", ha dicho Puigdemont: "Ser mayoritarios en las urnas, aunque vayamos en listas separadas. Pero creo que todos compartimos el mismo objetivo, ver la República catalana reconocida internacionalmente".

Este miércoles se ha publicado el primer informe de la Comisión Europea sobre el respeto al Estado de Derecho en cada uno de los 27 países de la UE. Y en el capítulo de España no hace referencia al conflicto catalán: "No podíamos esperar nada de la Comisión Europea. Se callaron cuando más motivos tenían para poder sacar como mínimo una tarjeta amarilla a uno de sus miembros, que se comportaba como un salvaje, como una bestia. Y no lo hizo. Como catalán, como europeo, me siento muy decepcionado: hay un doble rasero y eso es una amenaza al proyecto de la Unión Europea".

En el acto, que terminó entonando L'Estaca y Els Segadors, han participado otros miembros del Gobierno de Puigdemont, como los eurodiputados Toni Comín y Clara Ponsatí, así como la delegada del Govern en Bruselas, Meritxell Serret y el ex conseller Lluís Puig.

Etiquetas
Publicado el
1 de octubre de 2020 - 14:57 h

Descubre nuestras apps

stats