El cura de La Bañeza apartado por abusos se querella contra sus víctimas

Emiliano Álvarez, entrevistado por 'Save the Children España' en 2018

Parece el mundo al revés. Ángel Sánchez Cao, sacerdote apartado por la diócesis de Astorga después de considerar que las denuncias por abusos sexuales contra él resultan 'fundadas', se ha negado a seguir las directrices impuestas por su obispo, el recientemente fallecido Juan Antonio Menéndez, y ha presentado una querella criminal por calumnias e injurias contra una de sus víctimas en el seminario menor de La Bañeza, Emiliano Álvarez.

"El cura abusaba de nosotros por las noches, continuamente"

ENTREVISTA | "El cura abusaba de nosotros por las noches, continuamente"

El escrito, recibido esta misma mañana por Álvarez, llama a una conciliación que la víctima no va a aceptar. "Esto es una aberración, resulta denigrante. Nos veremos en los tribunales, cara a cara, con mi familia, con mi madre" responde, indignado, a la llamada de eldiario.es.

Indignado, y triste, también, ante la actuación de la Iglesia. "Esto no habría pasado si en estos últimos tres años y medio el Obispado de Astorga y la Santa Sede hubieran concluido la investigación. Nos habrían evitado todo este dolor repetido". Hasta el momento, Roma no ha remitido a la diócesis el dictamen definitivo sobre la causa canónica, que podría concluir con una condena contra Sánchez Cao similar a la que tuvo el otro sacerdote de Astorga condenado, Ramos Gordón, quien fue 'desterrado' de la diócesis durante diez años.

Hasta el momento, desde la diócesis nadie se ha dirigido a Emiliano, que duda si el propio Obispado conoce la existencia de esta querella. Una querella que, hace unas semanas, el propio Sánchez Cao anunciaba en una entrevista con La Voz de Galicia. En la misma, el clérigo -no ha sido expulsado, solo suspendido en sus funciones- denunciaba que las acusaciones contra él "carecen de consistencia, no se sostienen".

"He sido calumniado gravísimamente durante más de dos años, y los hechos están siendo investigados por los cánones de la Iglesia, sin haber -que yo sepa- ninguna respuesta ni resolución hasta ahora", subraya Sánchez Cao. Pese a todo, la diócesis considera creíbles las declaraciones de las víctimas, y por eso apartó al religioso.

"La Iglesia ha de seguir las pautas oficiales, que yo acato y respeto, pero también tengo que defender mi honra y honor, ante la sociedad y todos mis feligreses", sostenía Sánchez Cao, que ha cumplido con su amenaza.

"No tenía previsto hacer nada, solo esperar a la resolución vaticana. Pero ahora vamos a empezar otra vez. Y si hay que salir con la pancarta saldremos", responde Emiliano Álvarez. "Y si hay que plantar una tienda de campaña frente al Obispado hasta que llegue la resolución, lo haremos".

La querella prevé un acto de conciliación a la que la víctima no acudirá. "No voy a tener ninguna conciliación con ese señor. Vamos a ir a juicio, con testigos y con todo. Se va a sentar en el banquillo delante de mí". "La verdad no tiene vuelta de hoja, por mucho que nos amenace este señor", concluye Emiliano. "Ya no le tenemos miedo".

Toda la información en www.religiondigital.org

Etiquetas
Publicado el
7 de junio de 2019 - 12:07 h

Descubre nuestras apps

stats