eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Con la venia, señoría

La justicia del siglo XIX se están dando de bruces con el mundo del siglo XXI en el Tribunal Supremo, igual que la idea del Estado-Nación se estrella con la realidad del proceso de construcción europeo y las múltiples identidades que acarrea consigo

31 Comentarios

Los doce líderes independentistas en la sala del Supremo

Los doce líderes independentistas en la sala del Supremo EUROPA PRESS

Si la idea de llevar el juicio a la sede del Tribunal Supremo era impresionar al mundo con la pompa y la circunstancia de los nobles salones de tan jurídica institución, apabullar a los observadores con la grandeza que atesora la tradición de sus estancias, la Justicia española se está quedando lejos del éxito.

La imagen de esa sala sobrepasada y atiborrada, con los acusados embarcados en una especie de balsa a la deriva en medio del tribunal, con los defensores y acusadores agolpados, sin siquiera suficientes superficies planas donde apoyar para escribir, y los magistrados del Tribunal desparramados a lo largo y ancho de la Presidencia como si fueran becarios y no hubiera sillas altas para todos, transmite de todo menos solemnidad y ceremonia.

La justicia del siglo XIX se están dando de bruces con el mundo del siglo XXI en el Tribunal Supremo, igual que la idea del Estado-Nación se estrella con la realidad del proceso de construcción europeo y las múltiples identidades que acarrea consigo. Otro ejemplo más de cómo, muchas de nuestras dificultades e incertidumbres ante la realidad, provienen de este empeño de usar ideas e instituciones del siglo pasado para afrontar y resolver problemas del siglo presente, como si nada hubiera cambiado y fueran a funcionar exactamente igual.

Las televisiones quieren dar espectáculo y parecen echar de menos un regidor que agilice los engorrosos trámites de una justicia penal, que no ha sido concebida para el entretenimiento de las masas. Donde hay procedimiento y garantías procesales, comentaristas y comunicadores ven elementos dramáticos buenos o malos para el share y el ritmo de la función. La justicia deviene una puesta en escena, el derecho penal se vuelve opinable, defensas y acusaciones son tratados como actores, cuyas frases se aplauden o abuchean igual que si actuaran en una comedia de situación y la ley fuera la máquina de activar las risas y aplausos enlatados.

Aún más inquietante resulta que el presidente de la Sala parezca tener que obligarse a recordar a cada paso que está ordenando un proceso penal, donde unos cuantos hombres y mujeres se juegan varias decenas de años de cárcel, no dirigiendo una superproducción para un canal de pago. El presidente se sienta en la silla más alta y más solemne solo para garantizar que se cumpla la ley, no los plazos de un calendario marcado por una, dos o media docena de convocatorias electorales. No se trata de dirigir un juicio histórico, o político, o mediático, muchos menos la última línea de defensa del Estado o de la Nación. Se trata de presidir un proceso penal, señoría, con la venia, están en juego los derechos más fundamentales y preciados de un ser humano; no lo olvide.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha