eldiario.es

Menú

València aprueba el proyecto del parking 'fantasma' de la plaza Ciudad de Brujas

El Ayuntamiento también dará el visto bueno la semana que viene el pliego de licitación de las obras del aparcamiento que comenzó a construirse en 2008 y se paralizó meses después.

La infraestructura dispone de un total de 356 plazas para coches, 11 de ellas para personas con movilidad reducida, 29 para motos y 46 para bicicletas.

- PUBLICIDAD -
La rampa del aparcamiento construida en la avenida del Oeste

La rampa del aparcamiento construida en la avenida del Oeste Facebook Mercat Central

La Junta de Gobierno Local (JGL) del Ayuntamiento de València ha aprobado este viernes el proyecto del aparcamiento de la plaza de la Ciudad de Brujas, junto al Mercado Central.

El concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, ha avanzado, además, que la semana que viene la JGL aprobará el pliego de licitación de las obras, aunque aún no se han ofrecido plazos de inicio de los trabajos.

La Generalitat Valenciana, entonces gobernada por el PP, comenzó a construir en el año 2008 esta infraestructura que debía albergar una estación para la línea T-2 en último sótano y cuatro plantas por encima dedicadas al aparcamiento.

Sin embargo, a los pocos años, la crisis y la falta de liquidez de las arcas autonómicas dejaron las obras paralizadas (al igual que sucedió con el resto de la líne aT-2), quedando un inmenso agujero con la estructura y los cimientos de la estación y el parking.

En todos estos años, hasta que se produjo el cambio de gobierno en las instituciones en 2015, ni la Generalitat ni el Ayuntamiento, entonces en manos del PP, lograron ponerse de acuerdo en la fórmula para financiar las obras y poder terminar el proyecto.

Sin embargo, tan solo un año después de tomar posesión de sus cargos, la consellera de Obras Públicas, María José Salvador, y el alcalde de València, Joan Ribó, firmaron un convenio que por fin desbloqueó la ejecución del aparcamiento, tan demandado por los vecinos y vendedores del Mercado Central.

En virtud del acuerdo, el Ayuntamiento asumía la propiedad del parking a cambio de los 11,3 millones de euros que ha costado la obra, básicamente la excavación con los cinco sótanos y una de las rampas de acceso a la avenida Barón de Cárcer. Los pagos se ralizarán en 10 años a razón de 1,1 millones de euros al año.

Además,  el Consistorio invertirá otros 4,5 millones procedentes del Plan Confianza para acometer la rampa que falta por construir, la comunicación con el vestíbulo del Mercado Central y los equipamientos de la instalación, que tendrá una gestión municipal pública y directa, como el de la plaza de la Reina.

En cuanto a la reurbanización en superficie de la plaza Ciudad de Brujas, que incluirá también la plaza del Mercado y el entorno de La Lonja y de la iglesia de Santos Juanes, está pendiente del concurso de ideas convocado por la Conselleria.

"El gobierno de Joan Ribó es un gobierno que cumple. Tenemos palabra y los hechos demuestran nuestro compromiso para mejorar la ciudad. Buena muestra de esto será poder convertir un agujero negro, como el pozo que dejó el PP en la plaza
de Bruges, en un aparcamiento que dará servicio a la ciudadanía, en general, y a
comerciantes y clientes del Mercado Central, en particular", ha explicado Grezzi.

El edil ha agradecido el trabajo realizado desde el servicio municipal de Movilidad y ha afirmado que a continuación se trabajará de la mano de asociaciones vecinales, del Mercado Central y de comerciantes del centro histórico junto con las personas responsables de la redacción del proyecto.

Detalles del proyecto

La infraestructura consta de cinco plantas y una rampa de salida para vehículos, situada al oeste de la plaza de la Ciutat de Bruges y orientada hacia la avenida del Oeste.

Para poder hacerla funcional ahora es necesaria la construcción de una rampa de entrada de vehículos en el tramo final de la calle Editor Manuel Aguilar, que afecta también al inicio de la avenida del Oeste.

Para ejecutarla habrá que desviar canalizaciones eléctricas, semáforos, teléfonos, agua de baja y alta presión y tuberías de gas.

Además, hay que ejecutar el acondicionamiento interior de las instalaciones y, al margen de este proyecto, realizar la urbanización de la plaza y su entorno.

El acondicionamiento interior del aparcamiento supone la ejecución de todas las instalaciones necesarias para la puesta en funcionamiento y explotación del aparcamiento.

Se tienen que acabar y revestir el interior de las cinco plantas, la instalación eléctrica y la iluminación, el centro de transformación, la protección contra incendios, la ventilación, la fontanería y el saneamiento, los ascensores y otras instalaciones especiales.

También incluye barreras, sistema de caja y detección de plazas libres y la dotación de 40 puestos de recarga para vehículos eléctricos.

Las comunicaciones interiores entre plantas del aparcamiento se realizarán mediante rampas de subida y bajada en la zona norte. Hay prevista, además, la comunicación del aparcamiento y el vestíbulo de la estación de metro con el sótano del Mercado Central.

El aparcamiento de la plaza de la Ciutat de Bruges dispone de un total de 356 plazas para coches, 11 de ellas para personas con movilidad reducida, 29 para motos y 46 para bicicletas.

Por su parte, la primera planta se destinará a logística de mercancías, como por ejemplo carga y descarga. El aparcamiento dispone de tres accesos para peatones desde la superficie y hay, además, cuatro ascensores para acceder.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha