eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Ciudadanos garantiza la investidura del próximo alcalde del PP en Santander

El partido naranja da un cheque en blanco a los populares y no pondrá condiciones ni exigirá medidas extraordinarias al sustituto de Íñigo de la Serna

El concejal David González descarta un pacto de legislatura con el PP, al tiempo que anuncia su apoyo a los próximos presupuestos municipales para 2017

- PUBLICIDAD -
Los concejales David González y Cora Vielva votando durante un pleno en Santander. | CIUDADANOS

Los concejales David González y Cora Vielva votando durante un pleno en Santander. | CIUDADANOS

El Partido Popular mantendrá la Alcaldía de Santander sin ninguna dificultad tras la renuncia de Íñigo de la Serna, que fue nombrado ministro de Fomento por Mariano Rajoy la semana pasada después de estar casi una década al frente del Consistorio. Los populares no tendrán que hacer grandes esfuerzos negociadores ni deberán asumir condiciones leoninas para superar la nueva investidura, dado que el apoyo tácito de Ciudadanos permitirá al PP retener el bastón de mando.

De esa manera lo certifica David González, concejal y portavoz de C's en la ciudad, que en conversación con eldiario.es ha garantizado que su partido mantendrá la misma posición que tuvo en junio del año pasado, cuando una "abstención técnica", como la definen desde el partido naranja, permitió a De la Serna conservar el poder por tercer mandato consecutivo, a pesar de que su partido perdió la mayoría absoluta por primera vez en casi tres décadas.

Desde entonces, el PP gobierna en Santander en minoría, con 13 de los 27 ediles de la Corporación, pero recurriendo a los votos favorables de los dos concejales de Ciudadanos cuando los necesita. Así fue, por ejemplo, en la aprobación de los últimos presupuestos municipales de 2016 y así será en la tramitación definitiva de las cuentas públicas del año que viene, que cuentan ya con el visto bueno de la formación que dirige Albert Rivera.

En la práctica, lo que hicieron en la pasada sesión de investidura los concejales de Ciudadanos fue votar a su propio candidato, rompiendo cualquier posibilidad de un proyecto alternativo al que encarnaba De la Serna. Ahora, tras su salida del Ayuntamiento, repetirán la misma estrategia dejando vía libre a la persona que designen desde Joaquín Costa, sede del PP de Cantabria.

En aquel momento hubo intentos por parte de Pedro Casares, cabeza de lista de los socialistas de Santander, de forzar la aritmética para desalojar al PP, que ha gobernado en la ciudad sin ningún tipo de alternancia en el poder. Esa opción se descartó muy pronto por la oposición de Ciudadanos a integrarse en un 'pentapartito' en el que tendrían que convivir junto a PSOE, PRC, Ganemos e Izquierda Unida. Ahora ni siquiera está sobre la mesa esa posibilidad.

Apoyo a cualquier candidato

"Le deseamos la mejor de las suertes a Íñigo de la Serna en su nuevo cargo, pero a nosotros no nos afecta en gran medida su marcha. Siempre hemos mantenido una relación muy fluida con todos los concejales del PP en Santander y pensamos que seguirá siendo así, con independencia de quién sea el nuevo alcalde", reconoce González.

El edil de Ciudadanos prefiere no decantase por ninguno de los nombres que suenan insistentemente como sucesores naturales de De la Serna: el actual alcalde en funciones y concejal de Obras, César Díaz, o la responsable de Turismo y Relaciones Institucionales y número dos del PP en las pasadas elecciones, Gema Igual. "No tenemos favoritos, en serio, nos da igual", insiste González.

El partido naranja renuncia así a reabrir cualquier tipo de negociación y no pondrá condiciones ni exigirá medidas extraordinarias al sustituto de Íñigo de la Serna. "Estamos satisfechos con lo conseguido hasta el momento. El balance de legislatura es bueno y nos deja un buen sabor de boca este 2016", subraya su portavoz municipal de Ciudadanos.

En esta línea, y a pesar de las vías de diálogo abiertas con el PP a lo largo del último año y medio, González descarta llevar más allá la colaboración y explorar un posible pacto de legislatura que garantice la estabilidad municipal al nuevo equipo de Gobierno. "Creemos que no es necesario. En su momento, desde la dirección del partido en Barcelona se decidió no entrar en gobiernos de coalición y nosotros respetamos siempre estas directrices", aclara el edil.

Apoyo presupuestario

Lo que sí garantizará Ciudadanos al PP es su voto favorable a las cuentas públicas de 2017, un proyecto presupuestario que incorpora  tres enmiendas sociales del partido naranja consistentes en el aumento de la partida del programa del Centro de Acogida, pasando de 25.000 a 50.000 euros; el incremento de la partida de gastos menores, de tal forma que de 170.000 pasará a 200.000, y la creación de una nueva partida denominada gastos diversos mayores por un importe de 40.000 euros.

Sin embargo, sobre los presupuestos de Santander planea la sombra de la anulación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) por parte del Tribunal Supremo, una certeza de la que falta conocer los detalles de una sentencia aún en redacción. González considera "una buena noticia" que los tribunales tumben el planeamiento urbanístico del PP, contra el que se posicionaron en campaña electoral pidiendo incluso su derogación, pero defiende que "no tendrá efectos sobre los ingresos del Ayuntamiento".

"El tiempo nos ha dado la razón. Habrá que hacer un nuevo plan más realista, porque la base sobre la que se sostenía el anterior era irreal, pero probablemente no lo veamos siquiera en esta legislatura, porque es un proceso largo, complejo y costoso", asegura el concejal de Ciudadanos.

Regeneración democrática

González acepta que el clima general en el Ayuntamiento de Santander durante los últimos meses "no ha sido muy agradable", con enfrentamientos continuos entre los distintos grupos y con plenos municipales muy tensos. "La hostilidad como norma no debería ser un recurso", asegura, a pesar de que el último rifirrafe lo ha tenido a él mismo como protagonista

Por eso, desde Ciudadanos reivindican el documento de compromiso para la regeneración democrática firmado por el PP a instancias del partido naranja tras su llegada a la Corporación y que provocó que los entonces alcaldes en funciones de Astillero, Carlos Cortina, y Santa María de Cayón, Gastón Gómez, ambos imputados en diferentes causas, dimitieran de los cargos que ostentaban en los órganos de dirección del PP autonómico.

Según Ciudadanos, "el documento buscaba recuperar el prestigio de la política y luchar contra la corrupción" e incluía nueve puntos, algunos de los cuales no eran de competencia municipal pero que, para cumplirlos, bastaba con comprometerse a promover e instar a los órganos competentes para que se lleven a cabo.

"Ese decálogo se está cumpliendo, como quedó demostrado con la expulsión de la concejala Noelia Espinosa cuando se descubrió su desfalco en la empresa pública Santurban. No creo que haga falta tocar nada", concluye David González.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha