eldiario.es

Menú

Bicis públicas para casi todos

Las capitales vascas avanzan a distinto ritmo en su apuesta por integrar las bicicletas a su red de transporte.

San Sebastián, con 5.900 abonados, prueba estos días su renovada flota y Bilbao, con 10.300 abonados, ha introducido mejoras.

Vitoria, Green Capital 2012, lleva sin bicicletas de alquiler más de un año pese a que Industria le concedió 839.000€ en ayudas.

- PUBLICIDAD -
Un ciudadano recorre la ciudad andando en bicicleta por la acera. /EFE

Un ciclista discurre por la acera de una gran ciudad. /EFE

La implantación de los servicios públicos de alquiler de bicicletas avanza a ritmos diferentes en las tres capitales vascas. El uso de estos vehículos gana peso como opción de movilidad frente a la de recreo, pero pese a esta apuesta común por integrar las dos ruedas a la red de transporte público, son notables las diferencias entre las tres ciudades.

Bilbao se ha decantado por la financiación pública ,100% municipal, para costear el sistema. Bilbon Bizi cuenta con más de 200 bicis y con 10.300 personas dadas de alta, lo que supone para el ayuntamiento vizcaíno, una muestra de la  “consolidación del servicio de préstamo”. El pasado año incorporaron una serie de novedades para mejorar el funcionamiento del sistema. Ahora presumen de una media de 871 usos diarios, aunque hay días que se dispara hasta los 1.300 usos.

En San Sebastián el servicio de alquiler de las dos ruedas tiene un coste cero para las arcas municipales porque lo sacó a concurso público el pasado año. De la instalación, gestión y mantenimiento se ocupa la empresa adjudicataria.

A partir de ahora cobrará, a parte del bono anual, el uso por tiempo. “Será un precio simbólico. Se cobrará 0,10 céntimos por un máximo de veinte minutos”, explican portavoces del ayuntamiento donostiarra. Esa será una de las fuentes de ingresos de la firma junto a las ganancias por publicidad y patrocinios externos.

Los donostiarras prueban estos días la nueva flota que se exhibe en el Boulevard hasta que se inaugure el nuevo servicio en unas semanas. Han pasado de 150 bicicletas -algunas eléctricas- a 250, de 190 puntos de anclajes a 400 y de nueve estaciones a 25. Además, disponen de un horario flexible que en julio y agosto se ampliará hasta las 24 horas. El sistema, que tuvo desde su comienzo una gran acogida, cuenta con 5.900 abonados y de media se realizan 250 usos diarios.

En Vitoria, en vía muerta

En Vitoria, capital autoproclamada por el propio Ayuntamiento como “ciudad de la bicicleta”, las bicis de alquiler continúan aparcadas en vía muerta desde que, en febrero del 2012, quedara clausurado uno de los primeros sistemas de préstamo totalmente gratuito vigente desde el año 2004. 

La Green Capital no cuenta ni va a contar, al menos, en un futuro próximo, con un servicio municipal de alquiler de estos vehículos. El Gobierno de Javier Maroto no renuncia a este sistema pero siempre que el grueso de la financiación corra a cargo del Ejecutivo vasco, que ya en su día concedió 839.000 euros para abordar el proyecto de la capital alavesa. Pero esta cantidad nunca llegó a las arcas municipales porque no presentaron en el plazo estipulado la documentación requerida para recibir la ayuda. El alcalde suspendía entonces, temporalmente, la firma del nuevo contrato de bicis.

Pero a día de hoy, y a falta de menos de una semana para que la Green Capital celebre el Congreso Con-Bici 2013, los vitorianos siguen esperando la llegada de la flota de bicicletas, mientras sus vecinos de Bilbao y San Sebastián disfrutan de sistemas recién renovados.

El popular Javier Maroto prometió 450 robustas bicicletas de titanio y acero, disponibles en 50 puntos distribuidos por toda la ciudad. La instalación prevista iba a permitir, a través de anclajes,  que los usuarios pudiesen recoger o depositar los vehículos con una simple tarjeta de crédito, en el caso de los turistas, o a través de una tarjeta de abonado como existe en otras capitales. En el caso de Vitoria la idea era poder aprovechar la tarjeta BAT que sirve a los vitorianos tanto para el acceso a los tranvías como a los autobuses urbanos.

De momento, mientras en otras ciudades el coste las bicicletas de alquiler bien lo asumen los ayuntamientos o bien se saca a concurso público, en Vitoria el problema se traslada a otra institución y, la ciudadanía sigue privada de este servicio público.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha