eldiario.es

Menú

La 'doctrina Parot' bien vale una mariscada

El magistrado Javier Gómez Bermúdez defiende la doctrina que acaba de tumbar el tribunal de Estrasburgo, pero también dice que la Audiencia Nacional ha "actuado impecablemente" al excarcelar a los presos de ETA y al resto de reclusos.

Amaia Izko, la letrada de la exetarra Inés de Río, mantiene que la decisión de "retener" a los presos etarras con la aplicación de la 'doctrina Parot' fue un "pacto" entre el poder político y el judicial, algo que Bermúdez desmiente.

- PUBLICIDAD -

Que los vascos son muy de apostar, no lo dudaba nadie. Pero quien ha roto el pronóstico en los XV Encuentros jurídicos penitenciarios en San Sebastián ha sido el juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez, que se ha apostado una mariscada, con la 'doctrina Parot' como telón de fondo, a pagar a todos los presentes en estos encuentros. Junto a él se ha sentado en la mesa redonda, la letrada de Inés de Río, Amaia Izko, que ha mantenido que la decisión de "retener" a los presos etarras con la aplicación de la 'doctrina Parot' fue un "pacto" entre el poder político y el judicial. Algo que Bermúdez ha desmentido con rotundidad. De hecho, el magistrado ha dejado exponer su teoría a la letrada y al término de su intervención, con ese estilo característico que le ha hecho famoso, Gómez Bermúdez, ha sentenciado: "Ahora os voy a contar la verdad", lo que arranco una sonora carcajada entre los asistentes a los encuentros, organizados por el Colegio de Abogados de Gipuzkoa y el Consejo General de la Abogacía.

"Soy yo el que me cargué las redenciones penitenciarias, pero motivadamente". Bermudez ha explicado que cuando el PP, en mayo de 2003, aprueba la ley de cumplimiento íntegro de las penas y crea el Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria -que le cae a Bermúdez- él ya estaba intentado aplicar una idea: que no podía ser que un delincuennte social ordinario y un gran delincuente, terrorista o narcotraficante, con delitos y condenas muy diferentes, tuvieran el mismo tratamiento en las redenciones ordinarias y en los permisos carcelarios. Y ha revelado que en esas fechas los políticos no le llamaban por teléfono -"no se atrevía a llamarme ningún político", ha asegurado-, aunque sí le "llegaban las campanas por otro lado, pero eso es otra cosa", dice.

"Sin impulso político"

"No he tenido impulso político en mis actuaciones", ha zanjado en una sesión en la que tanto el magistrado como la letrada se han interpelado, cuidando las formas, y el público ha podido intervenir, preguntar e incluso discutir con ambos dos sobre la aplicación de la Parot y otros temas jurídicos y penitenciarios. De hecho, Izko ha intentado en todo momento hacer lecturas políticas de lo que suponer la sentencia de Estrasburgo y de lo que supuso la resolución de la Audiencia Nacional y luego del Tribunal Supremo que alumbró y ratificó, respectivamente, la no excarcelación de los presos en los tiempos previstos y la retroactividad de su decisión. Algo que ahora Europa ha tumbado definitivamente. Lo cual dejó a numerosos reclusos en prisión durante más de cinco y seis años, los mismos que ahora están siendo excarcelador por orden de la Audiencia Nacional entre las críticas de las víctimas y de los sectores más conservadores de la sociedad española.

Gómez Bermúdez ha defendido con argumentos e interpretaciones jurídicas la doctrina que acaba de tumbar el tribunal de Estrasburgo, pero también ha subrayado que la Audiencia Penal ha "actuado impecablemente" al excarcelar a los presos de ETA y al resto de reclusos a los que se les habia aplicado ilegalmente la doctrina. "Las sentencias, no hay que respetarlas, que me parece una chorrada, hay que aplicarlas y punto", ha sostenido firmemente el magistrado de la Audiencia Nacional, frente a las voces que han exigido el no cumplimiento de la resolución sobre Inés de Río del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo.

"Yo no tengo ningún interés que de que nadie se pase 30, 20 o 40 años en la cárcel", ha señalado el magistrado, para desmentir a los que le acusan de pretender una especie de "ley del Talión". De hecho, Bermúdez e Izko coincidieron es descalificar la prisión perpetua revisable que el PP ha planteado en su nueva reforma del Código Penal español y ambos han defendido que no hay ninguna duda de que hay que aplicar la resolución de Estrasburgo y que ésta supone de hecho el final de la doctrina Parot.

El debate, de guante blanco, pero intenso y muy vivo, ha finalizado al filo de las 13.30, cuando todos los asistentes se han hecho la foto de familia antes de ser recibidos por el diputado general de Gipuzkoa, el miembro de Bildu Martín Garitano. Y Gómez Bermúdez, ante la insistencia del público por la mariscada, ha señalado para terminar: "Lo de la mariscada es interpretable", como si de una sentencia judicial se tratara o un artículo del Código Penal.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha