eldiario.es

Menú

Denuncian que Lanbide puede perder más de 50 millones por mala gestión

El Servicio Vasco de Empleo tiene pendiente la reclamación de cerca de 53 millones de euros por cobros indebidos en Renta de Garantía de Ingresos.

Muchos de los expedientes, procedentes del fraude o del retraso en la tramitación de expedientes, podrían prescribir por la falta del personal necesario para ejecutar dichas reclamaciones pendientes.

A 1 de noviembre de 2013 no se ha solicitado a los perceptores ni un solo reintegro en Lanbide desde que este servicio es competente de la RGI.

- PUBLICIDAD -
Colectivos sociales y sindicatos se manifiestan contra los recortes en Lanbide

Colectivos sociales y sindicatos se manifiestan contra los recortes en Lanbide

El Servicio Vasco de Empleo, Lanbide, tiene pendiente la reclamación de cerca de 53 millones de euros por cobros indebidos en Renta de Garantía de Ingresos (RGI) según han notificado a los grupos parlamentarios fuentes conocedoras de la situación en una nota a la que ha tenido acceso eldiarionorte.es. Las mismas fuentes aseguran que a 1 de noviembre de 2013 no se ha tramitado ni un solo reintegro de los supuestos cobros indebidos generados por Lanbide desde que es competente de la prestación. Lanbide, consultada por este periódico, ha declinado hacer declaraciones.

La situación actual del servicio, saturada por la excesiva carga de trabajo y "los insuficientes" recursos humanos existentes podría desencadenar la pérdida por parte de Lanbide de la totalidad o parte de esas cantidades que se deben a la Administración. "Muchos de estos expedientes podrían prescribir por falta de personal para ejecutar dichas reclamaciones pendientes. Esto implica que, aun contando con apoyo externo, numerosos procedimientos que exige el servicio RGI se encuentren sin desplegar o claramente saturados", han declarado dichas fuentes.

Los motivos que causan estos abonos incorrectos son varios. El intento de fraude está detrás de algunos de esos casos y otros son consecuencia del retraso en la tramitación de expedientes y de la demora de las actualizaciones de la cuantías. Muchos beneficiarios siguen cobrando pese a que ya no tienen derecho a la prestación porque ha mejorado su situación económica.

Además, la falta de medios humanos para atender la avalancha de tramitaciones y de atención al público que se produce tras el desarrollo de nuevos procedimientos, tiene como consecuencia que Lanbide no esté en condiciones de enviar los avisos para tramitar la renovación bienal que por ley está obligado a realizar, según relatan las mencionadas fuentes. Tampoco se realizan las revisiones periódicas de los expedientes. "Lo que es más preocupante es el retraso en la resolución de recursos de alrededor de 10 meses, a pesar de que la ley establece que han de resolverse en un mes, dejando indefensas a muchas personas".

Panorama desalentador para los trabajadores

Otro de los factores que evidencia el número insuficiente de personal en Lanbide para gestionar la RGI, es el hecho de que la Administración haya recurrido "sistemáticamente" a contratar los servicios de una empresa privada, que se ocupa de la tramitación, gestión y resolución de solicitudes de RGI.

Ahora mismo, la plantilla de Lanbide la forman 875 personas y la RPT (plantilla de personal) que ultima el Gobierno vasco, según informó eldiarionorte.es, contempla un recorte hasta llegar a los 795 puestos de estructura. Hace dos años, cuando Lanbide asumió la gestión de la RGI, se contrató a 210 personas.

Los trabajadores han vuelto a advertir que de cumplirse los planes del Departamento de Empleo y Políticas Sociales, del que depende Lanbide, de prescindir de parte de la plantilla actual que se ocupa de dichas gestiones o  de la totalidad según apuntaban los sindicatos, la situación en la gestión de la RGI, empeoraría aún más.  "Si esta es la realidad de la situación del servicio de RGI con el personal actual, ya formado y con dos años de experiencia, el panorama que se espera con un número inferior de trabajadores sin experiencia ni formación específica alguna es desalentador y no puede tolerarse en un servicio público esencial como éste".

Los afectados exigen que todos los puestos de trabajo actuales se mantengan en la estructura que Lanbide aprobará a finales de año "cumpliendo así su doble promesa de dar estabilidad laboral a los empleados públicos y garantizar un servicio de calidad a los perceptores de RGI".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha