eldiario.es

Menú

Los vascos se aferran al estereotipo falso de que los inmigrantes viven de las ayudas sociales

Aunque mejora la actitud de los vascos hacia los inmigrantes gracias a la recuperación económica, todavía persisten algunos prejuicios.

La mayoría rechaza que las mujeres lleven burka ni el velo que cubre toda la cabeza excepto los ojos.

- PUBLICIDAD -
Personas migradas en una manifestación por sus derechos, en Madrid. (Foto: Olga Rodríguez)

Año tras año se consolida la mejoría en las actitudes que los vascos mantienen hacia los inmigrantes, en una tendencia que discurre paralela a la recuperación económica. Sin embargo, cuando se escarba un poco más se puede comprobar que persisten en el imaginario colectivo de la ciudadanía una serie de prejuicios hacia la población extranjera, como el hecho de que la mayoría viven de las ayudas sociales que se aprovechan de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI). Estas son algunas de las conclusiones recogidas por el Observatorio Vasco de la Inmigración-Ikuspegi.

Los resultados del barómetro de Ikuspegi reflejan que solo un 12,6 % de la población vasca menciona la inmigración como uno de los tres principales problemas que tiene Euskadi (tras el paro y las cuestiones económicas), frente al 12,3 % que lo hacía en 2016. También son cada vez menos quienes creen que los inmigrantes quitan el trabajo a los autóctonos: es lo que piensa un 23% de los vascos, 7,7 puntos menos que en la encuesta del pasado año.

En cambio, cuando se pregunta a los vascos sobre los inmigrantes y las prestaciones sociales, la percepción mayoritaria (hasta un 51%) es que "se aprovechan" de la Renta de Garantía de Ingresos.  Entre los estereotipos más relevantes que circulan en la sociedad vasca y resultan erróneos, el de que los inmigrantes "viven de las ayudas sociales" es el más extendido (44,6%).

Para Gorka Moreno, director de Ikuspegi, la generalidad de los datos obtenidos con este informe no reflejan actitudes xenófobas hacia los inmigrantes como se aprecian en otros países de Europa. “En Euskadi se produce una especie de extremismo de bar, en el que los ciudadanos expresan unas posiciones contra los inmigrantes que luego no tienen correlación en su vida cotidiana”. Lo que no varía encuesta tras encuesta, es el porcentaje de vascos que piensa que deben ser los inmigrantes quienes deben esforzarse en adoptar las costumbres de los autóctonos: hasta un 83,5% piensa de esa forma. Con respecto a los refugiados, las posiciones más favorables de los vascos bajan ligeramente, ya que el 27 % estima que hay que acogerlas "sin restricciones" (en 2016 lo pensaba un 29,8 %). Para un 60 %, hay que acogerlas con condiciones: "si están realmente perseguidas" (41 %) y en función de "cuotas" (19 %).

Sobre la procedencia de los inmigrantes, el menor grado de simpatía es hacia las personas de origen pakistaní, rumano y magrebí. Este último colectivo es el que muestra año tras año el menor grado de simpatía en el Observatorio. En esta línea,
a la gran mayoría no le parece adecuado llevar ni nicab -velo que cubre toda la cabeza excepto los ojos- (82,2% de los encuestados) ni burka -todo cubierto- (82,5 %).

El trabajo de campo para el Barómetro de 2017 se llevó a cabo entre los pasados meses de marzo y abril a partir de 600 encuestas personales domiciliarias efectuadas en 25 municipios vascos (3 alaveses, 10 guipuzcoanos y 12 vizcaínos).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha