La portada de mañana
Acceder
El Gobierno afronta el 'segundo asalto' en la batalla por subir el salario mínimo
Mapa del mayor éxodo de la última década: así se mueve la población en pandemia
Opinión - Lo que se vende y se compra con la información manipulada, por Rosa María Artal

El otro debate de San Vicente: ni vencedores ni vencidos, "ganan los militantes" y "gana el PSOE de Andalucía"

Espadas y Díaz, a su llegada al debate

Sin vencedores ni vencidos, al menos así se manifestaron sus protagonistas, terminó el debate de las primarias socialistas para asaltar la Presidencia de la Junta de Andalucía, en manos de PP y Ciudadanos desde enero de 2019. Juan Espadas, Susana Díaz y Luis Ángel Hierro, por orden de llegada, idéntico al de salida, no se colgaron la medalla de ganador pese a que el galardón suele autocolgarse en este tipo de formatos tan televisivos. "Ganan los militantes", dijo Espadas antes de marcharse de la sede del PSOE andaluz, en la calle San Vicente de Sevilla. "Hoy, más que nunca, ha ganado el PSOE de Andalucía", ha comentado la expresidenta de la Junta. Luis Ángel Hierro, el último en llegar y en salir, el mismo lugar que le auguran los entendidos en estas primarias, considera que era "un debate necesario". Y ha advertido: "No sé si soy ganador pero lo que no hemos sido ha sido perdedores, porque hemos aportado lo que no han aportado los otros".

ENCUESTA | ¿Quién ha ganado el debate de las primarias del PSOE de Andalucía?

ENCUESTA | ¿Quién ha ganado el debate de las primarias del PSOE de Andalucía?

"Impresiones muy gratas" y "un placer debatir" para Espadas, que ha destacado la "sinceridad de las tres partes". "Solo asi se puede conseguir un partido fuerte", del que resaltó "las preguntas de los militantes como guinda del pastel", sin dejar pasar la oportunidad de mostrarse como "el cambio frente a la continuidad". "Sentirse propietario de las bases es una ligereza", advirtió antes de marchar. Para Díaz, que agradeció a la gente "de la casa" el esfuerzo para organizar un encuentro "vivo", no se bajó hasta el final de "la ola imparable de ilusión y emoción que canalizaremos para recuperar el Gobierno de Andalucia". A juicio de Hierro, el debate discurrió de manera "muy razonable". "Nuestra función ha sido determinante. El proyecto prpgramático une y lo que separa son las personas", señaló al abadonar la sede del debate, que espera le sirva "para proyectarse al exterior".

Pero el otro debate, el que no se ve por streaming, también se empieza a escribirse desde el principio. Juan Espadas fue el primero en llegar a San Vicente. A pie, a las 19.25 horas, le esperaban en la esquina con la calle Baños una veintena de militantes con las camisetas rojas de ‘Socialistas con Espadas’, que no es la primera vez que se ha dejado ver en campaña. Al grito de "se nota, se siente, Espadas presidente", Espadas fue el primero en ser recibido por el secretario de Organización de los socialistas andaluces. Con camisa blanca, vaqueros y zapatos, y acompañado por María Márquez y Ángeles Férriz, portavoz y coordinadora respectivamente de la campaña del alcalde de Sevilla, Espadas chocó uno a uno el puño de cada uno de sus seguidores, que también le esperaron a la salida, con ovación cerrada.

Susana Díaz, cinco minutos más tarde, hizo acto de presencia acompañada de Carmelo Gómez, coordinador del equipo de la candidatura de la expresidenta de la Junta. Blusa verde y pantalón blanco, también a pie pero desde el lado opuesto, desde la calle Juan Rabadán, cruzándose con los seguidores de Espadas, a quienes dejó a sus espaldas a la entrada. Recibida igualmente por uno de sus más estrechos colaboradores en el partido durante su etapa al frente de la administración andaluza, la llegada de Díaz fue más silenciosa que la de Espadas quien, eso sí, y desde poco antes de arrancar el debate, tuvo que ‘padecer’ el megáfono de una decena de personas que reivindicaba fijeza para los interinos del Ayuntamiento hispalense que lidera. Agentes de la Policía Nacional se tuvieron que personar a las puertas de San Vicente cuando los ánimos se encendieron de más, una vez ya se estaba desarrollando el debate.

Luis Ángel Hierro, el tercero en discordia, también fue el tercero en llegar a la cita, poco después de Díaz. Junto a su jefa de campaña, tampoco se paró ante los reporteros gráficos que desde una hora antes esperaban a las puertas de la sede del PSOE-A pese al calor aún reinante. Fue el único de los candidatos que hizo uso de un abanico durante el debate, "de cuando era diputado en el Parlamento", entre 2000 y 2004. Con todos ya en el lugar del debate, hicieron la prueba de plano para el equipo de realización, e incluso posaron para las cámaras antes de comenzar a analizar sus propuestas para asaltar la Presidencia de la Junta, en manos de PP y Ciudadanos desde enero de 2019.

Etiquetas
Publicado el
8 de junio de 2021 - 22:22 h

Descubre nuestras apps

stats