El anticiclón condena a Andalucía a cerrar enero como uno de los más secos de los últimos 20 años

Una mujer abrigada en Córdoba

Desde 2005 Andalucía no vivía un mes de enero tan seco como el actual. Entonces, como ahora, la dorsal anticiclónica imponía su dominio sobre toda la Península Ibérica. Aquel año la mayoría de los observatorios meteorológicos andaluces cerraba enero a cero en el registro de precipitación acumulada, marcando el inicio de la última de las grandes sequías que afectasen al sur peninsular y que se prolongaría hasta el año 2008. Hoy, a falta de escasos once días para que el mes termine, Andalucía va camino de cerrar enero en 2005, lo que lo situaría como uno de los más secos de las últimas dos décadas.

La ausencia de lluvias en el inicio de año prolonga la sequía en Andalucía con las reservas hídricas al 31%

La ausencia de lluvias en el inicio de año prolonga la sequía en Andalucía con las reservas hídricas al 31%

Actualmente ninguna estación meteorológica de la red principal alcanza los 10 litros de acumulado. La dinámica de altas presiones condena a la región a una sucesión de jornadas de sol y frío a primeras horas de la mañana, con heladas generalizadas, algunas de ellas especialmente intensas, en la mayor parte del interior del territorio. A mediados de semana el termómetro ha llegado a bajar de manera recurrente hasta el entorno de los 3 ó 4 grados bajo cero en cotas medias del centro y el tercio oriental. Hasta el momento, la mínima absoluta andaluza se ha dado en Baza con -7.5 °C registrados la madrugada del pasado día 19.

Anticiclón a medio gas hasta finales de enero

Ese frío, especialmente intenso en la mitad oriental de la región, y la estabilidad atmosférica, seguirán siendo la tónica dominante durante el último tercio de enero. La única novedad llegará por la vertiente mediterránea andaluza, donde la presencia de un área de baja presión muy poco profunda generará algo de inestabilidad durante el fin de semana a lo largo del litoral.

El aumento de nubosidad podrá derivar en precipitaciones de carácter débil, que serán más probables durante las jornadas de sábado y domingo tanto en el área mediterránea del Estrecho como en la Costa del Sol y el levante almeriense. Junto a las lluvias localizadas en el litoral mediterráneo el otro protagonista será el viento. Desde el fin de semana el levante soplará con relativa fuerza, llegando a alcanzar rachas de hasta 60 o 70 km/h en el área del Estrecho, pudiendo dejar mala mar y oleaje, ante lo que la Agencia Estatal de Meteorología ha activado el aviso amarillo para la jornada del sábado 22.

El resto de la Comunidad permanecerá al margen de dicha inestabilidad, con un notable aumento de nubosidad de tipo medio como único síntoma de la presencia de dicha baja. La estabilidad seguirá siendo manifiesta, lo que permitirá que las temperaturas mínimas sigan alcanzando valores notablemente bajos, dejando heladas en cotas bajas y medias de buena parte del interior andaluz. El congelador natural del altiplano de Baza seguirá copando las temperaturas más bajas durante los próximos días, pudiendo llegar hasta los -6 grados durante la mañana del viernes, y ante lo que la AEMET mantiene activo el aviso de nivel amarillo por heladas y bajas temperaturas.

Contraste térmico entre Andalucía occidental y oriental

Aunque el frío matinal se notará en la mayor parte de la región, habrá un claro contraste con el tercio occidental y toda el área litoral. Así, el interior de provincias como Sevilla, Cádiz o Huelva mantendrán unas mínimas en el entorno de los 5 grados durante el fin de semana, elevándose hasta los 10 ó12 grados a lo largo de la costa mediterránea. Ese contraste también se notará en la zona alta del termómetro, con máximas que llegarán hasta los 18 ó 20 grados en el tercio occidental, bajando hasta los 13 ó 15 grados en Sierra Morena y hasta los 9 y 11 grados en el interior oriental.

Con el comienzo de semana seguirá la ausencia de precipitaciones en la mayor parte de Andalucía. Solo el litoral mediterráneo concentrará aún algunas lluvias débiles, siendo éstas más probables en el Campo de Gibraltar. En el resto del territorio los cielos permanecerán enturbiados por la presencia de nubosidad de tipo medio, lo que provocará un aumento significativo de las temperaturas. Las heladas desaparecerán del mapa andaluz desde la mañana del martes 25 y el miércoles 26, pudiendo acumular un ascenso medio de unos 5 grados.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats