eldiario.es

9

100 años de comunismo con nombre y apellidos

Con 100 años recién cumplidos, Rafael Martínez Ruiz es el militante más longevo del Partido Comunista en Andalucía.

Homenajeado por su siglo de vida y su activismo político, este comunista recuerda su exilio en Francia y su vuelta a España tras la dictadura sin dejar nunca de “trabajar por el partido”.

Rafael Martínez, testigo de la política del siglo XX, se declara “optimista” pese a la situación actual: “Veo una lucecita de esperanza que hacía mucho había desaparecido”.

Rafael Martínez recibe el aplauso de la militancia del PCA en el homenaje por sus cien años de vida.

Rafael Martínez recibe el aplauso de la militancia del PCA en el homenaje por sus cien años de vida.

“Yo soy el pasado”. Rafael Martínez Ruiz (Córdoba, 1914) dice esta frase no con añoranza ni pena, sino como una descripción objetiva de los cien años de vida que acaba de cumplir. Un siglo entero que le convierte en el militante más longevo en el Partido Comunista en Andalucía, que ahora le homenajea por su trabajo y su dedicación.

Rafael conserva una mente lúcida y la memoria de todo lo que ha vivido, testigo de la historia de España, de la República, de la Dictadura y de la construcción de la Democracia. Desde que en 1931 se incorporara a la Juventud Comunista de Écija (Sevilla) donde por aquel entonces trabajaba en la construcción de carreteras, su vida ha ido en paralelo al devenir del comunismo en nuestro país. Por eso, tras la República y la Guerra Civil, buena parte de sus años los vivió exiliado en Francia, algo que no le impidió “jugarse el tipo” muchas veces cruzando la frontera hacia España de manera clandestina para hacer llegar propaganda comunista hasta quienes permanecían a este lado de los Pirineos.

En el país vecino, mientras tanto, también seguía su lucha colaborando en la organización sindical de la Central General de Trabajadores de Francia (CGTF). Y a su regreso a España, en la etapa que se abrió con el fin de la dictadura franquista, Rafael volvió del exilio y se incorporó a la tarea que nunca había dejado de hacer, pero ahora ya formando parte del PCA. “Yo siempre he trabajado para el partido, que no es lo mismo que trabajar para aprovecharse del partido”, indica con picardía quien no ocupó nunca altos cargos en la dirección del partido pero que desempeñó “importantes y delicadas responsabilidades”, como le reconocen ahora desde el PCA.

Desde su partido, en un homenaje en vida –en estos días que tanto se asocia el homenaje a la muerte- cargos y militancia se unen para intentar devolverle a Rafael lo que él ha dado al PC. Y en ese agradecimiento en el que se unen varias generaciones, los jóvenes toman la palabra ante quien les sirve de ejemplo para seguir su senda.

Rafael agradece los elogios. “Estoy muy agradecido”, señala pero, consciente plenamente de la realidad actual, repite: “Yo soy el pasado. No el presente. El porvenir no está en el pasado. Está en el presente y en lo venidero. Y ahí hay muchos jóvenes que tienen que coger las riendas”, dice, ante la situación actual de crisis y políticas de recortes de los derechos sociales que a su juicio vive el país.

“¿Cuál es el camino de la libertad? El de las antípodas al mío”

Una situación, sin embargo, ante la que se declara “optimista”. “Hablo con la gente y me parece que empiezo a ver una lucecita de esperanza que hacía mucho tiempo que había desaparecido”, apunta sobre la lucha social, los movimientos de la gente del pueblo que reivindican sus derechos. Y lo dice quien durante toda su vida ha visto cómo esos derechos le eran denegados para luego conseguir que se reconocieran y, ahora, ver nuevamente pasos atrás. 

“Hay que coger las riendas. De mí pueden coger un buen pensamiento, un buen ejemplo, pero es la juventud la que tiene que empezar a moverse”, advierte. “Y lo están haciendo, porque les falta el trabajo y les están haciendo la vida imposible”. Esa es la “lucecita”a la que Rafael se refiere, la que ve moverse delante de sus ojos centenarios: “Hay que acabar con la explotación que tenemos y cortarle las alas a quienes les están robando el futuro. Hay que estar en la brecha para caminar hacia adelante”, señala este luchador vital a quien parece no pesarle su siglo de vida ni física y mentalmente.


Un vídeo con su propio relato sobre su vida y el testimonio de quienes han compartido con él vida y tareasirve de regalo para este comunista sonriente, emocionado en su homenaje y agradecido por el cariño de tanta gente. A ellos, a su vez, él les regala un consejo irónico que resume el sufrimiento y la batalla librada durante toda su vida: “¿Cuál es el camino de la libertad? Yo les diría que el camino en las antípodas al mío. No seas bueno y, sobre todo, no pidas libertad”.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha